BMC - Mini
(British Motor Corporation Limited)
British Saloon Car Championship

En 1952 nacía la British Motor Corporation Ltd. o BMC de la unión de Austin Motor Company y Morris Motor Company, fabricante que a su vez pertenecía a la Nuffield Organisation, que incluía a demás de Morris a la MG Car Company, Riley y Wolseley Motors Limited entre otras. Aún dentro del mismo conglomerado de empresas, cada marca era independiente y apuntaba aun sector diferente del mercado. En 1959, nacería el icono de la marca, el Mini, que hasta 1969 se vendería como Austin Seven Y Morris Mini para pasar a ser una marca propia dentro del grupo y atravesar por las distintas fusiones y ventas que a lo largo de los años sufriría BMC hasta su desaparición en 1986 tras ser renombrada como British Leyland Motor Corporation Ltd (BLMC) dentro del Rover Group plc que desaparecería en el año 2000 pasando Mini entonces a ser parte de BMW que seguiría con la producción del mítico modelo.

Tanto en su guisa como Morris, Austin o ya como Mini, el pequeño coche sería uno de los más exitosos competidores del escenario mundial del automovilismo deportivo., especialmente desde que John Cooper, fundador junto a su padre Charles de la Cooper Car Company se fijara en las posibilidades del coche en el mundo de la competición y creara sobre la base del Mini original primero la versión Cooper y más tarde la Cooper S con motorizaciones: una de 970cc y otra de 1275cc. En el Campeonato Británico de Turismos, el Mini Cooper sería uno de los automovilismo más exitosos de su época ganando dos campeonatos absolutos, el de John Love en 1962 con dos versiones con los emblemas de Morris y Austin y en 1969 con Alec Poole y un Austin Mini Cooper S 970. Ya en 1960 aparecerían los primeros modelos del Mini en los circuitos de la serie británica y en 1961, John Whitmore, ganaría el campeonato con un Austin Mini Seven puesto en pista por el Departamento de Competición de BMC ganando cuatro carreras en nueve citas.

Además de estos tres títulos absolutos, también sumarían varios campeonatos dentro de su categoría y así, en 1963 John Whitmore ganaría la Clase A con un Austin Mini Cooper S terminando como subcampeón en la general perdiendo el título de campeón por tan sólo tres puntos. En 1964, sería John Fitzpatrick quien obtendría el subcampeonato y el título de vencedor de la Clase A con un Morris Mini Cooper S. Un año más tarde, Warwick Banks y su Austin Mini Cooper S 970 empataría a puntos contra el Ford Mustang de Roy Pierpoint, pero el mejor balance de éste al terminar primero de la general en varias carreras decantaría la balanza hacia él. En 1967, John Rhodes volvería a conseguir un título dentro de la Clase B con un Morris Mini Cooper S finalizando el año como mejor tercer piloto y al año siguiente repetiría la misma hazaña al volante de un Austin Mini Cooper S. En los años posteriores, la presencia de los Mini iría decayendo aunque en 1970, Gordon Spice volvería a sumar un nuevo título dentro de su categoría para el emblemático coche y en 1978 y 1979 Richard Longman cerraría con broche de oro la historia de Mini en el BTCC ganando en esos años el campeonato con un Mini 1275 GT, venciendo en 21 carreras de las 24 que compondrían el calendario esos años, haciendo además a British Leyland campeona por fabricantes en el el último.

Tras la renovación del modelo por parte de BMW, en 2002 se crearía la Mini Cooper Challenge, copa monomarca a nivel europeo que en sus visitas al Reino Unido ha servido en ocasiones de carrera soporte del campeonato principal manteniendo viva la llama del quizá más reconocido icono del automovilismo británico.


1969
Austin Mini Cooper S 970 #261
Equipe Arden Engineering
Alec Poole
British Saloon Car Championship
/76 Puntos
PCT Collectibles/Atlas
Colección: British Touring Car Champions Nº 10/

El vehículo
John Cooper, propietario de Cooper Car Company y constructor de monoplazas para la Fórmula 1 y coches de rally, convencería a BMS para desarrollar una versión más deportiva del Mini, nacería así en 1961 el Mini Cooper que se vendería como Austin Mini Cooper y Mini Cooper Morris. Dos años más tarde, llegaría una versión aún más extrema, el Cooper S, que al igual que el modelo en el que se basaba se tendría su versión de Austin y Morris. En su primera versión, el Cooper S montaría un motor de 1.071cc con una ganancia de 15CV en relación a la versión normal. A finales de 1963, se añadirían dos nuevos motores a la gama, el de 970cc y el de 1275cc, siendo el primero el elegido para participar en los campeonatos de turismos dentro de la Clase A para motores de menos de un litro de capacidad mientras que la versión más grande se utilizaría particularmente en rally, siendo estos dos modelos del Cooper S los coches de más éxito de su época tanto en circuitos como en carreteras abiertas. En 1967, llegaría la segunda versión del Cooper S con numerosos cambios estéticos distinguibles por una ventana trasera más grande y nuevos pilotos al que sucedería la tercera versión en 1969 ya bajo el paraguas de la British Leyland Motor Corporation (BLMC) y sin distinción entre los modelos de Austin y Morris, dejando el modelo de fabricarse tres años después para ser sustituido por el 1275 GT. En el mundo de la competición, los Cooper y Cooper S, acapararían en su guisas de Austin y Morris más de treinta victorias en rally, siendo las más recordadas las tres que lograrían en el Rally de Monte-Carlo en 1964, 1965 y 1967, que podría haber sido también una más sino hubiese sido porque en la edición de 1966 los tres Mini Cooper S que coparon las tres primeras posiciones fueran descalificados. Asimismo, el modelo sería ganador del Campeonato de Rally Británico en tres ocasiones y dos el de Finlandia. En circuitos, lograría las victorias en el BSCC de 1962 con el piloto de Rodesia, John Love y en 1969 lo haría este Austin Mini Cooper S 970 conducido por Alec Poole.

El piloto
Alec Poole, técnico para una subsidiaria de Britsh Leyland, comenzaría su carrera a mediados de los años 60 en las carreras de club de las Islas Británicas de las que pasaría a eventos de mayor calado en el Campeonato Europeo de Turismos (ETCC) o las 24 Horas de Le Mans, prueba que disputaría en dos ocasiones: 1968 con un Austin-Healey Sprite con el que sería 15º y tercero de su categoría y 1976 con un Porsche 911 Carrera RSR con el que habría de abandonar y con el que dos años más tarde ganaría la clase GTO de las 24 Horas de Daytona. Su mayor reconocimiento como piloto llegaría en la temporada de 1969 del Campeonato Británico de Turismos en el que con este Austin Mini Cooper S 970 lograría el título de campeón después de sumar siete victorias, cinco de ellas consecutivas, en la Clase A, además de tres segundos puestos en la misma categoría. En los años siguientes y hasta su retirada en 1979, competiría esporádicamente en varios eventos de larga distancia como las 24 Horas de Spa, el Tourist Trophy y seguiría acudiendo al ETCC, donde en 1976 sería vencedor en el circuito checo de Brno con un Ford Escort II RS 1600.

Resultados
El particular sistema de puntos del BTCC, en el que los coches clasificados en las distintas categorías reciben los mismo puntos sin relación a su posición en la general de las carreras, jugaría de nuevo a favor de los coches de menor cilindrada y por ende, menos potentes. El piloto irlandés Alec Poole se estrenaría en el campeonato pilotando este Austin Mini Cooper S 970 preparado por el equipo Arden Engineering que llevaría el pequeño motor del coche hasta los 115CV además de otras mejoras en el ya de por sí escaso peso del vehículo. Con cinco victorias consecutivas en las primeras carreras del campeonato, el piloto irlandés sentaría las bases para conseguir el campeonato. Su distancia en el campeonato se acrecentaría en las dos siguientes carreras terminando en la segunda plaza frente a Rob Mason en la prueba de Crystal Palace y Lawrie Hickman en Mallory Park, que también ganaría en Croft obteniendo Poole el que sería su peor resultado del año con un cuarto puesto, última posición que otorgaba puntos para el campeonato. En Silverstone, regresaría a la senda del triunfo y sumaría su sexta victoria en la serie siendo en ese momento campeón incontestable de la Clase A. En Oulton Park, volvería a ganar y matemáticamente se convertiría en ganador del campeonato por delante del Ford Escort 1300 GT de Chris Craft y del Ford Escort TC de Frank Gardner de las Clase B y D respectivamente. Con el título en el bolsillo, llegaría a Brands Hatch para la penúltima carrera del año en la que de nuevo sería segundo y optaría por no competir en la última, también celebrada en el circuito de Brands Hatch y abandonar el camnpeonato.

R1 R1 R1 R1 R1 R1 R2 R1 R2 R1 R1 R1 R1 R1
1 1 1 1 1 - 2 - 2 4 1 1 2 -

La miniatura
La miniatura pertenece a la colección que la editorial Atlas Editions, hoy desaparecida tras su compra por el grupo De Agostini, pondría a la venta en 2016 con una selección de los coches ganadores del Campeonato Británico de Turismos (BTCC) y que se vendría únicamente mediante suscripción en la que llegaría un modelo al mes. El orden de la colección variaría de acuerdo a la fecha de suscripción, en lugar de seguir una numeración lógica, y esto haría que distintos suscriptores recibieran números diferentes en el mismo mes hasta que la colección fuera cancelada tras el cese de las actividades de la compañía, siendo el número total de miniaturas puestas a la venta de 20 diferentes. Los modelos, fabricados por PCT Collectibles en su mayor parte utilizando moldes de Oxford y Vanguards, son fieles representaciones de los vehículos en los que se basan y, habida cuenta su precio, tienen unos acabados más que notables en comparación con otros modelos destinados a collecionables.