Alvis Car and Engineering Company Ltd
Fabricantes de Europa

Los orígenes de Alvis como fabricante de automóviles se remontan a 1919, cuando Thomas George John, que hasta entonces se dedicaba con su empresa a la fabricación de motores y motocicletas, compraría el negocio de los hermanos Holley en Coventry (Reino Unido) asociándose con Geoffrey de Freville, ingeniero que trabaja en el diseño de motores de cuatro tiempos. De esta unión, nacería Alvis, cuyo nombre proviene de la combinación de las palabras aluminio y vis que significa fuerza en latín, y cuyo primer coche sería el conocido como Alvis 10/30, estableciendo para la marca una reputación de calidad y rendimiento que la a acompañaría hasta el fin de sus días en 1968 después de ser adquirida por el Grupo Rover dos años antes.

En 1922, ya con la compañía conocida como Alvis Car and Engineering Company Ltd, crearía el Buckingham Cyclecar que sería un intento de entrar en el segmento de los utilitarios que sería abandonando poco después. Dos acontecimientos acaecidos en apenas dos años cambiarían para siempre el destino de Alvis como constructor de vehículos. Por una parte, en 1923 el capitán George Thomas Smith-Clarke se uniría a la recién creada compañía como Ingeniero Jefe y Gerente y William Dunn como Jefe de Diseño y en 1924 llegaría Arthur Lowes Dickinson a presidir la compañía después de que esta fuera puesta en administración judicial, permaneciendo Thomas George John como Director Gerente.

De este nuevo organigrama nacerían en los siguientes años los modelos que harían de Alvis una de las marcas más reputadas por la calidad de sus vehículos. A ello también ayudaría el Alvis 14.75, con el primer motor de seis cilindros de la compañía, y los de cuatro cilindros de la serie 12 de tracción delantera, uno de los cuales ganaría su categoría en las 24 Horas de Le Mans de 1928 terminando sexto en la clasificación general, siendo estos coches técnicamente muy avanzados incluyendo las primeras cajas de cambios totalmente sincronizadas del mundo, suspensión delantera independiente y frenos servo asistidos. A esta serie, le seguirían los Silver Eagle, Crested Eagle y Silver Crest que se mantedrían en producción hasta 1940.

También durante la década de 1930, la serie Speed 20 de Alvis llevaría a sus deportivos a alcanzar velocidades de más de 145 km/h y el más rápido de todos antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, los Speed 25 que podían llegar hasta los 161 km/h de velocidad punta. En el tiempo de la contienda mundial, Alvis se centraría en la construcción de vehículos militares y por este motivo se convertiría en un blanco importante para los aviones de la Luftwaffe, siendo la fábrica de automóviles bombardeada en noviembre de 1940. La producción de automóviles se reanudaría a partir de 1946 con versiones actualizadas de los modelos anteriores a la guerra y no sería hasta entrada la década de 1950 cuando Alvis comenzara a producir nuevos modelos ya con Dunn como Ingeniero Jefe. A esta época pertenecen las serie 21 con motores de seis cilindros de 3.0 litros que, al igual que los modelos anteriores, serían carrozados por distintas empresas especialistas, encargándose Alvis de la fabricación del chasis y de los elementos mecánicos del coche.

La serie 21 sería la última producida por Alvis antes de ser adquirida por Rover en 1965 y contaría con carrocerías sedán (TA21) fabricadas por Mulliners y Tickford y versiones especiales creadas por el carrocero suizo Graber. De los diseños de este último nacería el TD21 de cuya imagen se encargaría Park Ward, afamados carroceros de Rolls-Royce, Bugatti y Bentley entre otros fabricantes de automóviles de lujo que continuarían a partir de este modelo, el TD21, con el diseño del TE21 y finalmente el TF21, el último coche fabricado por Alvis producido en 1966 y que sería el automóvil más veloz jamás construido por la compañía, llegando hasta los 204 km/h de velocidad máxima.

Rover no tenía interés en la continuación de la marca Alvis y dejaría que la producción expirara junto con el stock completo de repuestos y más de 50,000 hojas de datos técnicos y archivos aunque todavía desarrollaría el Rover-Alvis P6-BS, un automóvil deportivo de motor V8 central, subsistiendo Alvis como fabricante de equipos blindados para el ejercito, renombrada como Red Triangle en alusión al logotipo corporativo del fabricante y que también se encargaría del mantenimiento de los coches Alvis, hasta que en 1981 esta división fuera pasando de mano en mano por distintas compañías hasta ser comprada en 2004 por BAE Systems, compañía resultante de la fusión de British Aerospace con Marconi Electronic Systems, que en 2009 reviviría la marca como Alvis Car Company dedicándose desde entonces a fabricar réplicas de los modelos históricos del fabricante británico conservando todo su carácter y calidad de la época pero utilizando tecnología moderna para cumplir con las restricciones en el campo de las emisiones contaminantes y entregar aún más potencia de su motor de 4.3 litros y seis cilindros basado fielmente en el diseño del producido en 1936.


Alvis 4.3 Litre

El vehículo
En agosto de 1936, Alvis presentaría el nuevo motor de 4.3 litros y 137CV diseñado por George Smith-Clarke basado en el 3.5 litros montados en el Speed 25. Este nuevo motor contaría además con siete cojinetes de apoyo, válvulas superiores y carburadores triples, que llevaría al coche a una velocidad punta de 161 km/h, sería el coche más rápido construido por Alvis hasta entonces. El chasis, con refuerzo cruciforme, también incorporaría elementos del modelo anterior como la suspensión delantera independiente de amortiguadores hidráulicos controlados por el conductor, la caja de cambios totalmente sincronizada de cuatro velocidades, introducida en el Speed 20 anterior, y frenos servo asistidos. Asimismo, el Alvis 4.3 estaría disponible con distancias entre ejes de 3.150 milímetros para las versiones cupé y de 3.226 para los sedanes contando además con una suspensión trasera de eje rígido con ballestas longitudinales semielípticas.

Robustamente construido y dotado de una distancia entre ejes generosa, el Alvis 4.3 sería carrozado por varias compañías, por ejemplo la miniatura que acompaña a este texto está basada en el modelo construido por Offord & Sons Ltd en Londres. A un precio de entre 750 y 1.100 libras esterlinas de la época, dinero únicamente disponible para los estamentos más altos de la sociedad, aunque más barato que automóviles similares como el Lagonda V12 o el Bentley de 4 litros. A pesar de este mejor precio, solamente se producirían 198 automóviles hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial, todos ellos en versión descapotable con techo de lona enrollable (Drophead en inglés) a excepción de algunas versiones cupé que contarían con techo rígido según el carrocero encargado del coche.

1938
Alvis 4.3 Litre Drophead Convertible
IXO Models/Altaya
Colección: Los más bellos Coches De Época - Nº 43/50

La miniatura
A finales de 2006, Altaya pondría a la venta la colección Los más bellos Coches de Época en España que incluiría las mismas 50 miniaturas que compusieron similar la versión francesa, editada en agosto de 2005 con el nombre de Voitures Classiques y que más tarde también vendería en Portugal con el nombre de Carros Clássicos. La colección comprendería los principales fabricantes de coches construidos hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial en la que es considerada por muchos aficionados como la época dorada del automóvil. Las miniaturas estarían fabricadas por IXO Models en China, que posteriormente utilizaría algunos modelos para crear otra línea de negocio llamada IXO Museum (MUS) que cuenta con modelos de esta y otras colecciones con modelos de este periodo en diferente color y mejores acabados que las originales puestas a la venta por las editoriales que incluían detalles más toscos sobre unos moldes correctos y un buen acabado general considerando su bajo precio de venta, 10,95€ en España y que muchos modelos eran inéditos en escala 1/43 en ese momento.