Alvis Car and Engineering Company
Fabricantes de Europa

Tom G. John Ltd. adquirió el negocio de los Hermanos Holley en Coventry (Reino Unido) en 1919 y construyó un motor de scooter de 50 cc conocido como el Stafford Mobile Pup. La empresa fue también un agente de motores estacionarios de la Hillman Motor Car Company, este organismo sobrevivió hasta 1921. Sobre la base de los diseños para un motor de 4 cilindros de Geoffrey de Freville, que había estado asociado con los hermanos Bentley , el primer coche Alvis, el 10/30, apareció a principios de 1920 y pronto estableció la reputación de calidad y rendimiento que le hizo famoso.

En 1922, ya con la compañia conocida como Alvis Car & Engineering Company Ltd. creó el Buckingham Cyclecar que fue un intento de entrar en el segmento de los utilitarios, pero pronto fue abandonado. En 1923 el Capitán Smith-Clarke se unió como ingeniero jefe y gerente y pronto se sumaron W. M. Dunn como jefe Dibujante. Esta asociación duró 25 años y fue responsable de muchos diseños. A pesar de la calidad de sus productos Alvis fue puesta bajo administración judicial, en junio de 1924 y se reorganizó la Junta con Sir Arthur Lowes Dickinson, como presidente, mientras que Tom John se mantuvo como director gerente.

Durante la década de 1930 la serie Speed 20 de Alvis llevó a una serie de coches deportivos a circular a más de 145 km/h, y, finalmente, el más rápido antes de la Segunda Guerra Mundial, el Alvis 4.3 litros de seis cilindros que podía alcanzar los 161 km/h. Durante la Segunda Guerra Mundial se centró en la construcción de vehículos militares, por este motivo, Alvis fue un blanco importante en tiempos de guerra para los aviones de la Luftwaffe, y la fábrica original de automóviles fue destruida en un bombardeo nocturno en noviembre de 1940. En 1950, la compañía anunció un muevo motor de 3 litros y 6 cilindros, este motor se utilizó hasta que la compañía cesó la producción de vehículos en 1967.


1938
Alvis 4.3 Litre Dropehead Convertible
IXO/Altaya
Colección: Los Más Bellos Coches De Época - Nº 43/50