Austin-Healey
Fabricantes de Europa

Austin-Healey debe su nombre y reputación a la inventiva de Donald Healey, ingeniero de aviación y piloto aficionado con bastante éxito, de hecho ganaría el Rally de Monte-Carlo de 1931 con un Invicta S Type de manera absoluta y dentro de su categoría un año antes. Ya antes de la Segunda Guerra Mundial, diseñaría varios modelos para Triumph y durante la conflagración mundial desarrollaría un carburador para motores de aviones y trabajaría con la empresa Humber para la que diseñaría elementos mecánicos para sus vehículos blindados. Allí, conocería a Achille Sampietro, un especialista en chasis para automóviles de alto rendimiento que se uniría a la recién creada Donald Healey Motor Company con sede en un antiguo hangar de las Fuerzas Aéreas Británicas (RAF) en Warwick.

Con un marcado carácter competitivo, los primeros Healey comenzarían a salir de la línea de montaje en 1946 y de manera inmediata asentarían la reputación de la firma con victorias en clase en las carreras de la época incluida la Targa Florio utilizando primero motores Riley y más tarde Nash, uno de los cuales ganaría su categoría en las 24 Horas de Le Mans de 1952 terminando tercero de la clasificación general. Durante ese periodo, Healey produciría un nuevo automóvil deportivo moderno de alto rendimiento para llenar un vacío en el mercado británico y estadounidense con un precio ajustado. El coche sería presentado en el Salón del Automóvil de Londres de 1952 y llamaría la atención de Leonard Lord, a la sazón Director Ejecutivo de Austin Motor Company Limited y parte del recién creado grupo British Motor Corporation (BMC), con el que acordaría un contrato de fabricación que duraría veinte años y que sería el impulso definitivo de la marca hasta 1968, cuando desaparecería como parte de British Leyland Motor Corporation (BLMC).

Este primer automóvil construido en asociación con la compañía perteneciente a BMC sería el Austin-Healey 100 que se convertiría en un éxito de ventas inmediato en el Reino Unido y se exportaría con gran éxito especialmente a los Estados Unidos. Al 100, le seguirían modelos como el Austin-Healey 3000 y el pequeño deportivo económico Austin-Healey Sprite, ambos modelos en producción prácticamente hasta que la compañía pasara a formar parte de BLMC en 1972 tras expirar el acuerdo con Austin y Donald Healey se uniera a Jensen Motors Limited, compañía encargada de fabricar los modelos 100 y 3000, poniendo punto final a la contribución de Austin-Healey a la industria automotriz británica.

Más miniaturas e información de Austin-Healey en las siguientes secciones


Austin-Healey 100

El vehículo
El Austin-Healey 100, primero de los modelos fabricados tras el acuerdo de la compañía de Donald Healey y Austin dirigido a un nicho de mercado entre el MG T y la gama XK de Jaguar con un rendimiento similar pero a un precio más económico. Fabricado en la planta de Longbridge de Austin, el 100 contaría con un chasis rígido de escalera construido a partir de tubos huecos de sección rectangular con dos vigas longitudinales principales con un miembro transversal delante y detrás y una sección cruciforme fuerte justo detrás de donde se instalaría la caja de cambios. Soldada a la parte superior del chasis estaría la carrocería biplaza de chapa metálica, el piso y los pilares A y B y un mamparo alrededor del túnel de transmisión que daría una rigidez extra a la plataforma del Austin-Healey 100 que contaría con paneles en las puertas, capó y tapa del maletero de acero, mientras que el capó en si mismo y la cubierta del maletero serían de aluminio fabricados por Jensen Motors.

Mecánicamente, el Austin-Healey 100, que recibiría este nombre de la velocidad máxima que alcanzaría: 100 millas por hora o 160 km/h en el sistema métrico, montaría el motor de cuatro cilindros y 2.66cm³ del Austin A90, originalmente utilizado en camiones y furgonetas y más tarde en los populares taxis de Londres, y que desarrollaría una potencia de 90CV con una caja de cambios manual de tres velocidades y una sobremarcha opcional para la segunda y tercera marcha. En agosto de 1955 habría mejoras que darían como resultado a la segunda generación del modelo, la BN2 ,que contaría con una caja de cambios de cuatro velocidades con sobremarcha en la tercera y cuarta velocidad y se introduciría el que posteriormente sería uno de los rasgos identificativos de los Austin-Healey: el esquema de pintura de dos tonos, incorporando además versiones más potentes del motor y nuevos frenos de disco deportivos fabricados por Dunlop. En 1956, llegaría el motor de seis cilindros en línea para los modelos nombrados a partir de entonces como 100-6, series BN4 y BN6, que posteriormente servirían como base del Austin-Healey 3000 cuya producción comenzaría en 1959 tras cesar la del 100-6 ese mismo año.

Ofertado a un precio de 750 libras esterlinas, un Jaguar XK120 de la época costaba 1.130 en comparación, el Austin-Healey 100 sería un éxito inmediato de ventas especialmente en el mercado externo y en apenas un año la producción alcanzaría más de 100 unidades producidas a la semana acompañadas por varios récords de velocidad para demostrar las excelencias del modelo que darían como resultado el desarrollo del modelo 100S, la S representa al circuito de Sebring donde Donald Healey y Carroll Shelby batirían varios registros de velocidad. La primera generación del Austin-Healey 100 (BN1) estaría en producción hasta 1955 con cerca de 10.000 ejemplares producidos mientras que del BN2 se construirían alrededor de 4.600. Del total de ambas series combinadas, menos del 10% se pondrían a la venta con el volante a la derecha y de estos apenas un 3,5 por ciento serían automóviles para el mercado interno del Reino Unido, mientras que de las series BN4 y BN6 se fabricarían un total de 15.826, de nuevo con la mayoría de ellos destinados a la exportación.

1953
Austin-Healey 100 BN1
Universal Hobbies/Delprado
Colección: Car Collection - Nº 58/70

La miniatura
En 1999, la editorial española DelPrado publicaría la primera colección de miniaturas vendida en kioscos conjuntamente con un fascículo. De aparición semanal, la llamada Car Collection incluiría 70 modelos, en otros países también sería publicada con un número de 85 modelos en Francia (con el mismo nombre que la colección española) y el Reino Unido (como Car Collection Series), que repasaban la historia del automóvil desde la década de 1900 hasta la de 1990. Las réplicas, realizadas en China, contarían con moldes fabricados por Universal Hobbies que utilizaría tanto los suyos propios como de otros fabricantes como Kyosho, Anson o Biante entre otros fabricantes. La colección, sería reeditada en España en el año 2003 con un primer número doble al precio de 5,95€, costando el resto de entregas 8,95€, y que incluirían los 70 modelos anteriores de la primera edición con algunos pequeños retoque como antenas o cambio de color. Las miniaturas incluidas en la obra contaban con un buen nivel de acabados en sus moldes y una aceptable calidad general habida cuenta su bajo precio, hasta tres veces inferior en productos similares disponibles en tiendas, y que como punto a favor tenía el poner en manos del coleccionista réplicas nunca antes realizadas en escala 1/43.