Bentley Motors Limited
Fabricantes de Europa

Fundada por Walter Owen Bentley en Inglaterra en 1919, quien anteriormente había creado junto a su hermano un comercio para el fabricante de automóviles francés DFP bajo el nombre de Bentley & Bentley. Apasionado de las competiciones automovilísticas, W.O. Bentley ganaría varias carreras con los que coches que vendía convenientemente preparados para la competición, raíces que posteriormente serian la seña de identidad de la compañía, y cuyos primeros modelos carrozados por los hermanos Bentley comparables en diseño y lujo a los Daimler o Rolls-Royce de la época.

El primer vehículo con el emblema de Bentley, saldría de los talleres del fabricante en 1920, el modelo 3 Litre, que presentaría un motor de aluminio de cuatro cilindros y 3 litros, diseñado por el propio W.O. Bentley gracias a la experiencia adquirida durante la Primera Guerra Mundial construyendo este tipo de motores para aviones. Este primer modelo daría a la marca una buena reputación por su línea simple y reconocible y la robustez, a la vez que ligereza, del motor lo que obligaría a la compañía a trasladarse a una nueva fábrica en Cricklewood, donde a partir de septiembre de 1921, se comenzaron a fabricar en serie los primeros automóviles a un precio de venta bastante competitivo de 1.125 libras esterlinas.

La pasión por el automovilismo deportivo de Bentley pronto se abriría paso entre las prioridades de la compañía y ya en 1922 una versión especial del 3 Litre pilotada por Douglas Hawkes terminaría 13ª en las 500 Millas de Inidianápolis y un a ño más tarde, el modelo haría su debut en la primera edición de las 24 Horas de Le Mans, prueba que ganaría en 1924 con el 3 Litre pilotado por John Francis Duff y Frank Clement y consecutivamente de 1927 a 1930 con una versión mejorada del 3 Litre en 1927, manejado por John Dudley Benjafield y Sydney Charles Davis, la evolución de éste en 1928, el Bentley 4.5 Litre y con el innovador motor de aluminio de seis cilindros y caja de cambios de seis velocidades del Bentley Six las ediciones de 1929 y 1930, todas las victorias obtenidas por Joel Woolf Barnato acompañado por Bernard Rubin en el primer año, Henry Birkin en el segundo y Glen Kidston en el último.

Los recursos utilizados para las competiciones deportivas serían enormes, por lo que a pesar de estos éxitos, la empresa se enfrentaría a una falta de liquidez a la que haría frente Barney Barnato, padre de Joel Woolf Barnato y propietario de varias minas de diamantes en Sudáfrica, quien compraría en 1926 por 100.000 libras la mayoría de las acciones de la compañía, quedando el papel de W.O. Bentley al diseño de motores y automóviles de mayor prestigio y Woolf Barnato como presidente de la misma. En 1929, la delicada situación económica de la compañía empeoraría tras la caída del mercado de valores de la Bolsa de Nueva York y Barnato se vería obligado a limitar la producción de modelos financiando la creación del Blower, diseñado en 1928 por Henry Birkin sobre la base del Bentley 4.5 Litre para la competición y de un nuevo motor de ocho cilindros para el lujoso modelo de calle Bentley 8 Litre, un digno competidor del Rolls-Royce Phantom que, sin embargo, debido a su alto precio de venta y al fracaso de los Blower en las 24 Horas de Le Mans, harían que en julio de 1931, Barney Barnato decidiera retirar su apoyo financiero a Bentley entrando la compañía en proceso de liquidación.

W.O. Bentley y Barnato ya habían entablado conversaciones para la venta de la empresa con Napier & Son, compañía que había introducido el característico color verde en los coches de competición británicos, el llamado British Racing Green. La compañía había renunciado a su propia producción de vehículos en 1926 y se dedicaba en este momento a la fabricación de motores de avión. La oferta de Napier sería de 103.675 libras en un procedimiento que debería arreglarse en una vista judicial. Una compañía completamente desconocida llamada British Central Equitable Trust Limited presentaría una oferta más alta que Napier en esa audiencia pública de venta, 125.256 libras, perdiendo Napier la compra en el último momento. Días más tarde se sabría que British Central Equitable Trust Limited actuó en nombre de Rolls-Royce por lo que Bentley pasaría a formar parte de la empresa de vehículos de lujo como una subsidiaria de esta.

Rolls-Royce, cerraría el departamento de carreras de Bentley en 1935, con W.O. Bentley todavía trabajando en su antigua compañía antes de irse a Lagonda y Aston Martin donde lograría más éxitos en las carreras. En este periodo y hasta la Segunda Guerra Mundial, comenzaría la fabricación de nuevos modelos Bentley, en esencia Rolls-Royce con el emblema de Bentley en el capó, hasta que la disponibilidad de piezas de la fábrica de Cricklewood se acabó, cerrando Rolls-Royce la planta y trasladando la producción a sus instalaciones en el condado de Derby, fábrica que tras la guerra se modificaría para la construcción de motores llevándose la de los chasis a Crewe, donde hoy se montan los Bentley y hasta 2002 los de Rolls-Royce que trasladarían su producción en 2003 a Goodwood en el sur del país.

También con posterioridad a la Segunda Guerra Mundial, Rolls-Royce comenzaría a desarrollar sus propias carrocerías de fábrica lo que permitiría a las dos compañías entregar a sus clientes vehículos completos y no sólo chasis para ser carrozados por especialistas. El primer modelo ofrecido por Bentley con el nuevo cuerpo de acero estándar sería el Bentley Mark VI de 1946 que también contaría con versiones realizadas por afamados carroceros tales como Mulliner y Park Ward entre otros. Las similitudes entre las gamas de los dos fabricantes continuaría creciendo con el tiempo, aunque con la introducción del Bentley Continental en 1952, la marca se dedicaría a ofrecer unos modelos de características más deportivas que los presentados por la casa matriz.

En 1965 y con la introducción del Bentley T-Series, la compañía comenzaría la construcción de chasis autoportantes y la introducción frenos de disco y suspensiones independientes en todos sus vehículos. Sin embargo, la producción de modelos Bentley seguiría cayendo en número frente a la de Rolls-Royce y la marca como tal estaría a punto de desaparecer. Únicamente una legión de compradores nuevos, y especialmente más jóvenes que la clientela objetiva de Rolls-Royce, buscando coches de lujos más deportivos en la década de 1980 mantendría a la compañía con vida con modelos como el Mulsanne, nombrado así por la recta de Les Hunaudières del circuito de La Sarthe y que es el nombre con el que la conocen los británicos, o el Turbo-R a los que seguirían el Brooklands, nombrado tras el histórico circuito del sur de Londres, y el Arnage, de nuevo una mención al circuito de La Sarthe, en este caso una de sus curvas más famosas.

Este resurgimiento de la marca Bentley no impediría que fuera adquirida por Volkswagen en 1998 por cerca de 736 millones de euros con la participación minoritaria de BMW, que ya tenía acciones en Rolls-Royce y que a su vez suministraba los motores a ambos fabricantes. Como parte del relanzamiento de la marca ahora perteneciente al Grupo VAG, se comenzaría a desarrollar un programa deportivo conjunto con Audi, también parte del grupo alemán, que desembocaría en el Bentley EXP Speed 8 que participaría en las 24 Horas de Le Mans, ganando de forma absoluta la edición de 2003 con Rinaldo Capello, Tom Kristensen y Guy Smith al volante y la de la categoría GTP en 2001 y 2002 con Andy Wallace, Robert Leitzinger y Eric van de Poele en ambos años.

En 2003, y tras ser elegida de nuevo como suministrador oficial de la Casa Real Británica con motivo del Jubileo de Oro de la reina Isabel II en 2002, el Grupo Volkswagen vendiera por completo Rolls-Royce Motors a BMW y conservaría la propiedad total de Bentley y su histórica fábrica en Crewe, llegando en este periodo el Bentley Continental GT y Flying Spur, el nuevo SUV Bentayga y la renovación del buque insignia de la compañía: el Mulsanne, que darían a Bentley la oportunidad de ampliar su gama de modelos y de mejorar la calidad de los mismos sin abandonar las señas originales deportivas y de lujo con la que Walter Owen Bentley creara su compañía hace un siglo.

Más miniaturas e información de Bentley en las siguientes secciones


Bentley Speed Six

El vehículo
Basado en el Bentley 3 Litre, el Speed Six se concebiría como una versión más deportiva del Bentley 6.5 Litre y se convertiría en el coche de carreras más exitoso de la compañía fundada por W.O. Bentley. El nuevo Bentley Speed Six, que se presentaría en 1928, contaría con un motor de hierro fundido de 6.597 cm³ y seis cilindros con un sistema de cuatro válvulas por cilindro capaz de generar 180CV y con actualizaciones posteriores derivadas de su participación exitosa en las 24 Horas de Le Mans, prueba que ganaría en dos ocasiones, hasta los 200 caballos de potencia. En su desarrollo tuvo mucho que ver precisamente el corredor que llevaría a la victoria final al coche, Joel Woolf Barnato, a la sazón presidente de Bentley después de que su padre, Barney Barnato, propietario de unas minas de diamantes en Sudáfrica adquiriese la mayoría de acciones de la compañía en 1926.

Utilizando como inspiración el Rolls-Royce Phantom, el Bentley Speed Six contaría con la particularidad de llevar el asiento trasero colocado longitudinalmente lo que le daría al coche una apariencia de cupé con la parte trasera del techo descendiendo hacia el habitáculo posterior que hacía las veces de maletero, destacando en su diseño la gran carrocería sin estribos y la cabina cerrada que realzarían el carácter deportivo de Bentley cuyo lema era: Ganar la carrera el domingo, vender el coche el lunes. El modelo se ofrecería con tres distancias entre ejes diferentes compartiendo la misma mecánica para ser carrozadas a petición del cliente por especialistas como Park Ward, Hooper, Vanden Plas y Mulliner entre otros, por lo que como muchos coches de esa época, no hay dos modelos iguales del total de 545 unidades fabricadas de las cuales 363 serían de la versión normal y 182 del Bentley Speed Six.

El motor de hierro fundido del Bentley Speed Six, con el bloque y la culata realizada en una sola pieza, traería consigo soluciones inéditas para la época, incluyendo pistones de aluminio, encendido de doble chispa, levas de alto rendimiento y un colector de admisión de sección cuadrada con carburadores gemelos SU. En el paquete mecánico también se incluirían dos pastillas de freno adicionales en los tambores de freno lo que permitiría al conductor ajustar la fuerza de frenado según las necesidades de la conducción y unas suspensiones de eje fijo con muelles semielípticos y amortiguadores de fricción. Entre las actualizaciones que recibiría el coche derivadas de sus dos victorias en las 24 Horas de Le Mans se incluiría un árbol de levas más fuerte, un cárter de aceite más grande y una caja de cambios de cuatro velocidades.

1930
Bentley Speed Six
IXO Models/Altaya
Colección: Los más bellos Coches De Época - Nº 8/50

La miniatura
A finales de 2006, Altaya pondría a la venta la colección Los más bellos Coches de Época en España que incluiría las mismas 50 miniaturas que compusieron similar la versión francesa, editada en agosto de 2005 con el nombre de Voitures Classiques y que más tarde también vendería en Portugal con el nombre de Carros Clássicos. La colección comprendería los principales fabricantes de coches construidos hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial en la que es considerada por muchos aficionados como la época dorada del automóvil. Las miniaturas estarían fabricadas por IXO Models en China, que posteriormente utilizaría algunos modelos para crear otra línea de negocio llamada IXO Museum (MUS) que cuenta con modelos de esta y otras colecciones con modelos de este periodo en diferente color y mejores acabados que las originales puestas a la venta por las editoriales que incluían detalles más toscos sobre unos moldes correctos y un buen acabado general considerando su bajo precio de venta, 10,95€ en España y que muchos modelos eran inéditos en escala 1/43 en ese momento.


Bentley Mark VI

El vehículo
Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, Rolls-Royce trasladaría la producción de Bentley a Crewe y comenzaría la construcción de automóviles completos y no únicamente de los chasis que luego entregaría a distintos carrozados. El primer Bentley en salir de la nueva planta, y también el primero producido tras la contienda, sería el Bentley Mark VI basado en el Mark V de 1939 diseñado por Park Ward. Como todos los modelos con el emblema de la empresa que en su día fundara W.O. Bentley, desde su adquisición por parte de Rolls-Royce, el Mark VI se basaría técnicamente en el Rolls-Royce Silver Wraith con una distancia de eje más corta, un motor modificado y el nuevo cuerpo construido en Crewe. Para la época, el Bentley Mark VI ya resultaba un coche caro, 4.038 libras esterlinas, el modelo sería un gran éxito y, aunque ofrecido como vehículo completo por Bentley, tendría un buen número de carrocerías diseñadas por Park Ward, Mulliner, Pinin Farina y Saoutchik que ofrecerían versiones cupés, limusinas y sedanes entre otras interpretaciones del modelo, contando el modelo ofrecido por Bentley asientos de cuero, interiores en chapa de nogal e instrumentación acorde al lujoso diseño de la marca.

Concebido como una berlina de lujo de cuatro puertas, el Bentley Mark VI estaría en producción entre 1946 y 1952, ofreciéndose inicialmente con un motor de seis cilindros en línea de 4.357 cm³ y en 1951 se introduciría la versión de 4.6 litros que posteriormente sería utilizada en el Rolls-Royce Silver Dawn y el Bentley R-Type. De motor delantero y tracción trasera, los 150CV de potencia que desarrollaría su motor se trasladarían al eje trasero a través una transmisión manual de cuatro velocidades sincronizadas, contando todos los motores con lubricación centralizada que permitía que el aceite alcanzara las partes móviles mecánicas a partir de un tanque central, con una velocidad máxima declarada de 160 km/h, una aceleración de 0 a 100 km/h de poco más de 15 segundos y unos consumos de 17,1 litros a los 100 kilómetros. Mucha de la mecánica sería heredada del Mark V, pero el Bentley Mark VI traería consigo varias novedades como el sistema de frenos mixto con frenos hidráulicos en el eje delantero y mecánicos en la parte trasera y las suspensión que utilizarían muelles en la parte trasera sobre un eje fijo y muelles helicoidales independientes en la parte delantera con un control en el centro del volante que ajustaba hidráulicamente la dureza de los resortes que actuaban sobre los amortiguadores traseros.

1950
Bentley Mark VI
WhiteBox
Referencia: WB185

La miniatura
WhiteBox es una marca comercial de la tienda online alemana Modelcarworld, que también es propietaria de BoS (Best of Show) y Neo, esta última adquirida en 2012. Las miniaturas a escala 1/43 vendidas con la denominación WhiteBox son en su mayor parte productos ya vendidos anteriormente en coleccionables de todo el mundo con modelos fabricados por PCT Collectibles, la casa matriz de IXO Models, J-Collection o IST Moldes entre otras marcas. Al basarse en moldes ya existentes, los modelos de WhiteBox se encuentran en la gama de precio medio-baja entre los fabricantes de miniaturas y ofrecen pequeñas mejoras en los acabados en relación a las mismas unidades vendidas como parte de una colección de fascículos, con el añadido de ser series limitadas generalmente a 1.000 ó 2.000 unidades. Con un origen tan diverso, en su gama se pueden encontrar desde coches clásicos a otros más modernos, incluyendo también versiones de competición, camiones y furgonetas de múltiples constructores de automóviles de los cinco continentes.


Bentley Continental GT

El vehículo
Presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2003, el Bentley Continental GT sería primer automóvil producido por la histórica firma británica bajo la dirección del Grupo VAG. Las raíces del modelo, diseñado por el belga Dirk van Braeckel inspirado en los R-Type Continental de la década de 1950, se encuentran en el Volkswagen Phaeton con el que compartiría plataforma y motor, aunque a diferencia del modelo de Volkswagen, el Bentley tendría turbocompresor. Fabricado en la factoría de Crewe, el Continental GT combinaría tecnologías de vanguardia con el acabado exclusivo de la fabricación manual y la atención al detalle, sello distintivo de todos los Bentley. Concebido para ser un cupé deportivo sin rival, el Bentley Continental GT también sería el primer diseño Bentley completamente nuevo y único de la marca tras ser utilizada durante 70 años por Rolls-Royce como una subsidiaria de sus propios productos a un precio más bajo.

Bajo su pesada carrocería de acero donde únicamente las dos puertas laterales son de aluminio, se esconde el motor Volkswagen W12 de 6.0 litros con doble turbocompresor, que transmite su potencia de 560CV a las cuatro ruedas a través de una caja de cambios automática secuencial de seis velocidades operada por paletas en la columna de dirección, ofreciendo un rendimiento deportivo combinado con un gran y lujoso espacio interior. Además del motor, el Bentley Continental GT cuenta con el mismo sistema de suspensión hidráulica del Audi A8 D3 así como buena parte de su sistema eléctrico y electrónico del mismo. Las más de dos toneladas de peso no impedirían al coche alcanzar los 100 km/h desde parado en apenas 4,8 segundos y alcanzar una velocidad máxima de más de 300 km/h.

En su versión de serie, el Bentley Continental GT incluiría un interior de cuero completo, controles en el volante, sistema de información y entretenimiento con sistema de navegación, reproductor de DVD y sistema de alta fidelidad de doce canales, control de clima multizona y asientos delanteros ajustables eléctricamente con memoria y por un dinero extra a añadir a las 110.000 libras esterlinas (alrededor de 1760.000€) del modelo básico se podía añadir llantas deportivas de aleación, logotipos bordados de Bentley en los respaldos de los asientos, palanca de cambios de diseño deportivo y pedales deportivos de aluminio perforado, haciendo del Bentley Continental GT todo un éxito de ventas que continuaría a lo largo de los años con la introducción en 2005 de la versión descapotable, en 2007 de la versión Speed y el Supersports entre otras, pasando por la versión Continental GT3 para la competición y las dos revisiones que sufriría el modelo en 2010 y 2015.

2003
Bentley Continental GT
PCT Collectibles/DeAgostini
Colección: Supercars - Nº 20/80

La miniatura
El 15 de noviembre de 2011, se ponía al venta en los kioscos de Rusia esta miniatura perteneciente a la colección que desde febrero de ese año el grupo editorial DeAgostini ofrecía a los coleccionistas rusos en la colección Supercars (СУПЕРКАРЫ en cirílico). La obra se compondría de 80 miniaturas acompañadas por su correspondiente fascículo en el que se hacía un repaso al modelo ofrecido con el mismo, así como información sobre los aspectos técnicos y momentos más significativos de la historia de la industria automotriz. Las miniaturas ofrecidas en esta colección incluirían los modelos fabricados por IXO Models ya utilizados por la editorial Altaya, perteneciente al mismo grupo, en su colección Dream Cars vendida en España, Francia y Portugal unos años antes. Las nuevas réplicas, estarían realizadas por PCT Collectibles, casa matriz de IXO Models, con una calidad algo menor que las miniaturas de Dream Cars, pero con los niveles generales de acabados y detalles característicos de las miniaturas de este tipo de productos.