Gruppo Bertone
Fabricantes de Europa

Bertone fue fundada en noviembre de 1912 en Turín (Italia), donde Giovanni Bertone abriría un taller especializado en la construcción y reparación de carros tirados por caballos. Durante la década de 1920, Bertone trabajaría con casi todos los fabricantes de aquella época, entre ellos FIAT y Lancia, en el diseño de sus coches y a los que aplicaría sus innovaciones estilísticas que harían de Bertone uno de los más importantes diseñadores de la historia, en una época en la que los fabricantes de automóviles entregaban a los carroceros los chasis y mecánica montados pero dejaban a estos relativa libertad con sus diseños.

A partir de los años 50, Bertone comenzaría a diseñar vehículos para algunos de los fabricantes mas prestigiosos, creando coches como el Alfa Romeo Giulietta SS, el Citroën XM, Lamborghini Countach, Lancia Stratos o FIAT X1/9 entre muchos otros, además de ediciones especiales de varios modelos. Pero Bertone es también fabricante, produciendo muchos de los coches directamente en su propia fábrica, como el Bertone Shake Buggy que sería construido utilizando el mismo chasis del SIMCA 1200 S y que sería presentado en el Salón de París de 1970.


Bertone Shake Buggy

El vehículo
El Bertone Shake Buggy fue un ejercicio de estilo de la firma italiana derivado de otro de dos de sus proyectos en la época, por una parte la versión cupé del SIMCA 1200 S y por otra la del coche conceptual Autobianchi Runabout ambos diseñados por Marcello Gandini para Bertone. El Runabout, inspirado en el mundo de las lanchas motoras de finales de la década de 1960 sería utilizado como base para el FIAT X1/9 que se lanzaría un par de años más tarde, pero la idea de crear un todoterreno para su uso fuera de carretera seguiría estando presente en el programa de Bertone. La popularidad de los buggies fabricados por Bruce Meyers, basados en la mecánica del Volkswagen Beetle y destinados principalmente a carreras de arena, derivaría en modelos similares como el FIAT 500 Jolly y el Mini Moke a los que Bertone aportaría el Shake, presentado en el Salón de París de 1970 y del que únicamente se construirían dos ejemplares, uno de los cuales resultaría destruido durante unas pruebas de choque y el segundo, el que se expondría en la feria, que permanecería en la compañía hasta su venta por 12.000€ en 2015.

Construido sobre un chasis SIMCA 1200 S, el Bertone Shake Buggy contaría con el mismo motor de cuatro cilindros y y 80CV de potencia del FIAT 128, motor que también utilizaría el Runabout, montado en la parte trasera central del coche. Con una distancia de ejes más corta que el SIMCA y un marco tubular de acero para dar rigidez al pequeño descapotable, el Shake heredaría buena parte del 1200 S aunque tendría unas suspensiones reforzadas para su su extremo fuera de la carretera. La carrocería en forma de cuña estaría realizada en fibra de vidrio con los faros montados sobre la barra antivuelco cromada situada en la parte posterior con un interior sin adornos, únicamente incluiría los relojes de velocidad, revoluciones y presión de aceite y temperatura, y unos asientos de tubos cromados forrados de cuero, teniendo el coche un peso de apenas 580 kilos y una velocidad máxima de 150 km/h gracias a los dos carburadores Solex que harían entregar al motor una potencia de 84 caballos.

1971
Bertone Shake Buggy
Solido/Hachette
>Colección: Un Siècle d'Automobiles - Nº 132/210

La miniatura
En agosto de 1999, los coleccionistas franceses verían en sus kioscos la primera colección por fascículos acompañada por una miniaturas a escala 1/43. La obra, publicada por Hachette con miniaturas fabricadas por Solido, haría un extenso repaso a la historia del automóvil, no sólo francés, sino también a las marcas más importantes de distintos países. Un Siècle d'Automobiles (Un Siglo de Automóviles en español) se convertiría con el tiempo en una las colecciones más longevas de todas las publicadas hasta hoy, llegando hasta los 210 números tras ocho años en el mercado. Los modelos elegidos, la mayor parte proveniente del catálogo de Solido, carecen en muchos casos de los acabados y detalles que tienen las miniaturas de coleccionables más modernos pero en su momento ponían al alcance de los coleccionistas miniaturas que estaban ya descatalogadas por el propio fabricante, e imposibles de encontrar al precio típicamente bajo de este tipo de colecciones respecto a los modelos de tienda, y en otros casos completamente inéditas lo que explica porqué la colección fue tan extensa.