SA des Anciens Établissements Chenard et Walcker
Fabricantes de Europa

Chenard et Walcker fue una marca de automóviles francesa que hoy en día es recordada por ser el fabricante del coche que ganaría la primera edición de las 24 Horas de Le Mans en 1923. Sus orígenes se remontan al año 1888 cuando Ernest Chenard, ingeniero ferroviario por aquel entonces, abriría un pequeño taller para la reparación y fabricación de bicicletas, triciclos y cuadriciclos. Precisamente de estos últimos, vendería una licencia para su fabricación a un constructor británico que le reportaría beneficios suficientes para expandir su negocio al mundo de los automóviles.

Henri Walcker, un ingeniero de minas apasionado de los coches y cliente de Chenard, le sugeriría a éste formar una sociedad limitada para continuar con la fabricación de vehículos y así, y junto al apoyo financiero necesario de Jacques Donnay, un financiero e inversor francés., en 1899, nacía la Chenard-Walcker et Cie cuyo primer coche estaría listo para la venta en 1901.

Debido al éxito de sus modelos, Chenard et Walcker, ascendería su posicionamiento en el mercado de manera gradual hacia los primeros puestos de la incipiente industria automotriz francesa y en 1906 la compañía pasaría a ser denominada como Societé Anonyme des Anciens Établissements Chenard et Walcker, dando paso a nuevos inversores cuyo dinero ayudaría a expandir la oferta de productos ofertados por los dos socios fundadores y a comprar la compañía Société Parisienne de Carrosserie Automobile que se convertiría en el carrocero exclusivo de la marca.

Los primeros modelos manufacturados por Chenard et Walcker, se caracterizarían por sus bastidores de madera con refuerzos de acero pero sobre todo por los motores equipados con válvulas de admisión controladas mecánicamente y un doble eje trasero que consta de un eje motriz y un eje portador unidos uno detrás del otro, sistema que se utilizaría hasta 1927 para una clientela que buscaba automóviles deportivos con cierto lujo.

Los planes de la compañía sufrirían un revés importante cuando en 1912, Henri Walcker falleciera de una apendicitis descubierta demasiado tarde. Donnay pasaría a tomar las riendas de la parte comercial de la firma mientras que Chenard asistido por Henri Toutée, otro ingeniero de minas, se encargaría de la parte técnica de los coches que continuaría con cinco modelos con motores de cuatro cilindros y uno de seis. La Primera Guerra Mundial, obligaría a detener la fabricación de coches y la factoría se reconvertiría para fabricar proyectiles y motores para aviones Hispano-Suiza, bajo la dirección de Paul Clouet, yerno de Ernest Chenard.

Tras el conflicto, Chenard et Walcker reanudarían la fabricación de coches con el nuevo modelo, el Sport 3-Litre, un deportivo equipado con motor con válvulas en cabeza y frenos delanteros. En 1922, fallecería Ernest Chenard y su segundo hijo, Lucien Chenard, asumiría las labores técnicas y de gerencia de la firma el cargo junto a Donnay y Toutée que verían un año más tarde como André Lagache y René Léonard terminar por delante de la competencia de Bentley y Lorraine-Dietrich en las 24 Horas de Le Mans con el Sport 3-Litre. Ya antes de esta significativa victoria, los automóviles de la compañía francesa ganarían numerosas carreras y hasta 1937 lo seguirían haciéndolo aunque ninguna de tanto calado como la lograda en el trazado de La Sarthe.

En 1925, la compañía empleaba a cerca de 4.500 obreros para fabricar sus coches pero la creciente competencia por parte de Citroën y Renault, con productos similares a un precio más bajo, llevaría a Lucien Chenard a firmar en 1927 un acuerdo con Delahaye que duraría apenas tres años y en el ambos constructores fabricarían los mismos modelos vendidos cada uno con sus respectivos distintivos.

Durante el periodo común con Delahaye, Chenard et Walcker comenzaría asimismo la producción de modelos más económicos y a partir de 1931 iniciaría la construcción de camiones ligeros de 2, 2,5 y 3,5 toneladas de carga útil. La gama de coches se incrementaría en años posteriores con los Aiglon y los Aigle, este último sería el primer modelo de la firma en montar un motor con disposición V8, pero estos modelos padecerían de problemas de fiabilidad y las ventas caerían en picado lo que llevaría en 1936 a que Chenard et Walcker fuera absorbida por la Société des Usines Chausson.

La producción de automóviles terminaría en 1940 y después de la Segunda Guerra Mundial, la compañía produciría a través de Chausson camiones y furgonetas para Citroën, Peugeot y Renault y posteriormente desaparecería una vez que Chausson fuera adquirida por Renault, aunque legalmente la sociedad anónima no se disolvería como tal hasta 1992.

Más miniaturas e información de Chenard et Walcker en las siguientes secciones


Chenard et Walcker Aigle

El vehículo
Acuciada como muchas otras compañías por los efectos de la crisis económica generada tras la Gran Depresión de 1929 y también por lo obsoleto de sus bastidores y la poca fiabilidad de sus motores, Chenard et Walcker presentaría a principios de la década de 1930 los modelos Aigle y Aiglon que no lograrían el éxito esperado por la compañía y en 1935, Chausson adquiriría una participación en la empresa.

Chausson jugaría un papel fundamental para la adquisición de tecnología más moderna, de hecho, el carrocero francés ya se había encargado de vestir los chasis de del constructor Matford, una compañía creada por Mathis S. A. y la Ford Motor Company, y antes con licencias para la fabricación de carrocerías totalmente de acero de la Budd Company, uno de los principales carroceros de Ford en los Estados Unidos, y que también obtendría para fabricar los nuevos Chenard et Walcker Aigle y Aiglon que tendrían su estreno en 1935 con motores suministrados por Citroën y Ford.

El fabricante francés finalmente sería absorbido completamente por Chausson en 1936 que continuaría con la producción de los modelos Aigle 4S y Aigle 18 con motores Citroën de cuatro cilindros de 1.767 cm³ de desplazamiento, el Aigle 22 con un motor de 2.178 cm³, el Aigle 24 y Super Aigle 24 con 2.526 cm³ y el Aigle Huit con un motor V8 de Ford de 3.921 cm³ de capacidad, representando el 4S el modelo más básico de la gama, contando todos los modelos con suspensiones delanteras independientes, cajas de cambios COTAL electromecánica de cuatro velocidades y tracción trasera a excepción del Super Aigle 24 que montaría una tracción delantera diseñada por Lucien Chenard y Jean-Albert Grégoire.

En 1937, la gama de los Aigle y Aiglon, identificable por sus nuevas ranuras laterales de ventilación en el capó, se reduciría a tres únicos modelos: el Aigle 20, el Aigle 22 y el Aigle Huit que recibiría frenos de tambor accionados hidráulicamente y un año más tarde, solamente permanecería en el catalogo de Chenard et Walcker el Aigle 22 y el Aigle Huit y en 1939 desaparecería primero el Huit y más tarde el Aigle 22, poniendo punto final a la construcción de automóviles por parte de la compañía.

El Chenard et Walcker Aigle 22 se correspondería con un sedán de gama media que estaría disponible en varias versiones de carrocería: sedán de lujo con cuatro puertas y maletero exterior, Grand Touring con cuatro puertas y seis ventanas con dos filas de asientos plegables y el Grand Luxe Cabriolet Vue Totale de cinco plazas y el cupé cabriolet de dos. Los modelos, independientemente de su carrocería, utilizaría el motor del Citroën Traction Avant 11CV y contarían en el eje delantero con suspensión independiente con ballesta transversal y de eje rígido con ballestas longitudinales en la parte trasera y frenos de tambos mecánicos en las cuatro ruedas.

1937
Chenard et Walcker Aigle 22 Cabrio
IXO Models/Altaya
Colección: Voitures Françaises d'Autrefois - Nº 42/90

La miniatura
El 24 de septiembre de 2013 se ponía a la venta esta miniatura dentro de la colección Voitures Françaises d'Autrefois (Coches Franceses de Antaño) publicada por Altaya en el país vecino desde enero de 2012 y que a través de 90 entregas haría un repaso a los fabricantes de los años 1930 hasta 1990 poniendo especial atención a aquellos menos conocidos o marcas desaparecidas hoy en día como Facel-Vega, Monica, Panhard, SOVAM o Hommell entre muchos otros, sirviendo la colección como un formidable complemento de otras publicadas por la misma editorial como Voitures Classiques (Coches de Época en España) o la versión francesa de Nuestros Queridos Coches (Nos Chères Voitures d'Antan). Las miniaturas, al igual que las otras colecciones mencionadas, estarían realizadas por IXO Models en China y contaría para lo bueno y lo malo con la calidad típica de estos modelos vendidos masivamente en kioscos ofreciendo como ventaja, además de su bajo precio, la posibilidad de conseguir modelos nunca realizados anteriormente a escala 1/43.