Cord Automobile
Fabricantes de Estados Unidos

La Cord Corporation sería fundada y dirigida por Errett Lobban Cord con una filosofía de construir coches innovadores, en la creencia de que se vendían bien y además se obtenían beneficios, sin embargo, esto no siempre funcionaría en la práctica para su compañía. Todo comenzaría en 1924, cuando Cord se haría cargo de la Auburn Automobile Company que estaba entonces en apuros económicos, y construiría un imperio automotriz mediante la fusión de otras empresas como Duesenberg, Lycoming y varias carroceras.

Los primeros modelos, serían basados en los Auburn y a continuación Cord, junto a los hermanos Duesenberg como ingenieros, el motor de Lycoming y la famosa tracción delantera con licencia de Harry Miller, presentaría en 1929 su primer automóvil propio: el Cord L-29 que debido a la Gran Depresión no se vendería bien y solamente se produciría durante tres años. En 1935 nacería el Cord 810, que tendía todas las características de los coches de ensueño con un diseño ejecutado por Gordon Beuhrig.

El coche sería presentado en el Salón del Automovil de Nueva York causando un gran furor y recibiendo numerosos pedidos a pesar de ser únicamente un estudio de chasis, carrocería y motor sin los demás elementos mecánicos necesarios para funcionar. Retrasos en la puesta a punto de la transmisión, harían que muchas de las peticiones de compra del modelo se cancelaran, mientras que otros potenciales compradores se dejarían convencer por la mala publicidad que el resto de la industria del motor estadounidense haría de un coche radicalmente diferente incidiendo sobre los peligros de sus elementos mecánicos..

Sin embargo, Cord conseguiría hacer realidad su sueño renunciando a un modelo de precio medio de mercado como el 810 y fabricando en su lugar un coche de lujo mediante la adición de un compresor y una serie de mejoras demasiado caras para la época. Este coche sería el Cord 812 que se vendería a un pequeño número de personas en una época en la que el dinero se contaba cuidadosamente, lo que en última instancia pondría en bancarrota al constructor que finalizaría la producción de vehículos en 1937.


Cord 812

El vehículo
En el Salón del Automóvil de Nueva York de 1935, haría su presentación el Cord 810 con la intención de salvar a la compañía de automóviles de la bancarrota y resurgir tres años después de que el Cord L-29 dejara de ser producido. El modelo estaría disponible como sedán con dos niveles de equipamiento, llamados Beverley y Westchester, así como convertibles de dos y cuatro puertas. Aunque la construcción de los primeros modelos comenzaría ese mismo, los primeros automóviles no se completarían hasta varios meses después lo que haría que muchos de los pedidos obtenidos durante la feria fueran cancelados.

Para participar en el evento Cord fabricaría cien unidades, las mínimas necesarias como para ser considerado por la organización un vehículo de producción, pero las muestras expuestas ni siquiera montarían transmisión ya que los desarrolladores, con el diseñador Gordon M. Buehrig a la cabeza, simplemente no tendrían tiempo para ensamblar los coches completamente. En relación al Cord L-29, el 810 tendría un capó en forma alargado de forma más rectilínea, limpiaparabrisas ajustables que se retraían en los guardabarros de los faros, los guardabarros en sí tenían la forma de flotadores montados en hidroaviones, y las puertas estarían unidas al pilar B con bisagras internas y el techo soldado a partir de siete elementos separados.

El automóvil sería construido con una carrocería monocasco en la que no haría una parrilla de radiador como tal y en su lugar habría nervaduras de acero alrededor del capó. Para este modelo, Lycoming diseñaría un motor V8 de 4.7 litros realizado en su mayor parte en aluminio y una potencia de 125CV transmitida al eje delantero con una caja de cuatro velocidades situada delante del motor. En ese momento, el Cord 810 sería el primer vehículo estadounidense de tracción delantera con suspensión delantera independiente pero estas innovaciones no harían que el modelo tuviera éxito en el mercado, la compañía prevería construir hasta mil coches al mes, pero la producción se ralentizaría debido a la complejidad de montar la transmisión. Incluso las unidades finalizadas y vendidas acarrearían a sus propietarios varios problemas con los engranajes del cambio y sobrecalentamiento del motor que desarrollarían una imagen muy negativa de un modelo del que se fabricarían 1.174 coches en un año.

No obstante, Cord seguiría empeñado en hacer de su coche el automóvil de producción más eficiente de los fabricados en los Estados Unidos en esa época y rediseñaría el concepto hacía un vehículo que se denominaría como Cord 812, en esencia el mismo coche en su apartado mecánico a excepción del motor Lycoming al que e añadiría un compresor Schwitzer-Cummins para desarrollar una potencia de 170CV, distinguiéndose el 812 sobre su predecesor en los tubos de acero inoxidable ondulado que emergían hacia el exterior desde el lateral del capó. El automóvil comenzaría a producirse en seis versiones diferentes con carrocerías sedán y convertible pero el modelo ya nacería arrastrando la mala imagen del 810 y tras vender alrededor de 3.000 unidades en total de los dos modelos, en 1937, Cord se declararía en bancarrota y sus activos serían comprados por Aviation Corporation.

1937
Cord 812 Supercharged Sportsman
IXO Models/Altaya
Colección: Los más bellos Coches De Época - Nº 24/50

La miniatura
A finales de 2006, Altaya pondría a la venta la colección Los más bellos Coches de Época en España que incluiría las mismas 50 miniaturas que compusieron similar la versión francesa, editada en agosto de 2005 con el nombre de Voitures Classiques y que más tarde también vendería en Portugal con el nombre de Carros Clássicos. La colección comprendería los principales fabricantes de coches construidos hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial en la que es considerada por muchos aficionados como la época dorada del automóvil. Las miniaturas estarían fabricadas por IXO Models en China, que posteriormente utilizaría algunos modelos para crear otra línea de negocio llamada IXO Museum (MUS) que cuenta con modelos de esta y otras colecciones con modelos de este periodo en diferente color y mejores acabados que las originales puestas a la venta por las editoriales que incluían detalles más toscos sobre unos moldes correctos y un buen acabado general considerando su bajo precio de venta, 10,95€ en España y que muchos modelos eran inéditos en escala 1/43 en ese momento.