DKW
(Dampf-Kraft-Wagen)
Fabricantes de Europa

En 1904, el ingeniero danés Jorgen Skafte Rasmussen junto con su socio Karl Ernst fundaría la empresa Ernst & Rasmussen en Chemnitz (Alemania) para vender máquinas y accesorios para máquinas de vapor. En 1906, Rasmussen compraría una planta en Zschopau y trasladaría la producción allí mientras que la oficina de ventas permanecería en Chemnitz. En 1913, ambos socios se separarían y Rasmussen cambiaría el nombre de la compañía a Zschopauer Maschinenfabrik JS Rasmussen.

Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, la empresa comenzaría a recibir contratos para la fabricación de material para el ejército alemán militares, lo que permitiría que la empresa se expandiera y comenzara un proyecto financiado por las autoridades militares alemanas para la fabricación de un automóvil impulsado por un motor de vapor que Rasmussen registraría como marca comercial con el nombre de Dampf-Kraft-Wagen o coche de vapor en español.

Tras la conclusión del conflicto bélico, el interés por esta tecnología se desvaneció y en 1921 se interrumpió el proyecto quedando únicamente las tres letras DKW. Casi al mismo tiempo que comenzó el desarrollo del automóvil de vapor, la compañía adquirió los derechos de un pequeño motor de dos tiempos a Hugo Ruppe, un ingeniero mecánico alemán, empresario y pionero del automóvil, que inicialmente se comercializó con 18 cm³ y 0,25CV para un coche de juguete como alternativa a la máquina de vapor con el nombre de Des Knaben Wunsch o el deseo del niño en español.

En 1921, la compañía se orientaría hacia la construcción de motocicletas, sector en el que sería una de las principales firmas alemanas, con un motor auxiliar de bicicleta llamado Das Kleine Wunder (el pequeño milagro) que se desarrollaría a partir del motor de juguete con 118 cm³ y una potencia de un caballo de fuerza. Más de 10.000 unidades se venderían en el primer año y sobre la base de este motor y utilizando un coche eléctrico Slaby-Beringer, Rasmussen construiría el primer automóvil DKW aunque no pasaría de la fase de prototipo.

Los primeros coches puestos a la venta no llegarían hasta 1928 y la producción de los mismos cesaría en 1966. La compañía adquiriría la planta de Audi en Zwickau gracias al apoyo económico del Banco del Estado de Sajonia que compraría una participación del 25% en DKW. Pero la compañía de Rasmussen se encontraría en condiciones financieras difíciles durante la Gran Depresión, y el banco y Rasmussen diseñarían un plan para fusionar DKW y Audi en Auto Union AG, consorcio que también incluiría al fabricante de automóviles de lujo Horch y al fabricante de automóviles de gama media Wanderer. A pesar de la nueva marca, DKW y las demás marcas conservarían sus nombres comerciales y solamente los coches para carreras de Gran Premio se producirían bajo la marca Auto Union.

En ese periodo, los automóviles DKW se caracterizarían por sus motores de dos tempos. Antes de la Segunda Guerra Mundial, los modelos más populares serían los modelos F1 y sus posteriores evoluciones hasta el F8 todos ellos con tracción delantera y motores de entre 600 a 700 cm³, una potencia comprendida entre los 18 a 20 caballos de fuerza y una carrocería de madera maciza encolada. También se producirían series menos conocidas con tracción trasera con motores de cuatro cilindros y dos tiempos. En 1939, aparecerían los primeros prototipos de motores de tres cilindros, pero el estallido de la guerra paralizaría el proyecto del que más tarde sería el IFA F9.

DKW, como Auto Union, se encontraba originalmente en Sajonia, que después de la Segunda Guerra Mundial pasó a formar parte de la República Democrática Alemana. Las fábricas en las ciudades de Zschopau y Zwickau serían nacionalizadas y producirían los primeros modelos F8 y F9 de antes de la guerra bajo la marca IFA que luego daría a automóviles nuevos y más modernos bajo las marcas Wartburg y Trabant.

En 1949, DKW se registraría en la República Federal de Alemania, primero como proveedor de repuestos y pronto reanudaría la fabricación y más tarde de las furgonetas Schnellaster (DKW F 89 L ) de nuevo desarrollo usando un motor F8 de antes de la guerra. El primer automóvil de pasajeros de la posguerra sería el F89, que utilizaría piezas del prototipo F9 y del F8 de antes de la guerra. A este modelo le seguirían el F91, en producción desde 1953 hasta 1955, y el F93 y un derivado de éste denominado Monza a partir de 1956. Ambos montarían un motor de tres cilindros y dos tiempos de 900 cm³ con 34CV.

El F93 se fabricaría hasta 1959 y sería reemplazado por el AU1000. Durante este período, la producción se transferiría de Düsseldorf a Ingolstadt, donde Audi fabrica en la actualidad sus vehículos, Daimler-Benz AG adquiriría la mayoría de las acciones de Auto Union, financieramente débil, y se produciría el automóvil de pasajeros más exitoso de DKW, el Junior de la serie F12. En 1960, DKW comenzaría a utilizar un motor V6 de dos tiempos con una cilindrada de 1000 cm³, dos dos bancadas de tres cilindros con un cárter común. El último automóvil DKW sería el F102, predecesor del Audi F103, producido desde 1964 hasta 1966 como reemplazo del AU1000.

Con el apoyo financiero de Mercedes-Benz, desde 1957, VEMAG (Veículos e Máquinas Agrícolas S.A.) produciría algunos modelos de automóviles DKW en Brasil hasta su venta al grupo Volkswagen AG en 1967. En España, IMOSA (Industrias del Motor, S.A.) fabricaría bajo licencia los vehículos y furgonetas DKW en su planta de Vitoria, hoy perteneciente a Mercedes-Benz España, S.A., incluyendo la furgoneta DKW F 1000, más tarde conocida como Mercedes-Benz N1300.

Más miniaturas e información de DKW en las siguientes secciones


DKW 3=6 Monza

El vehículo
Después de numerosas victorias entre 1954 y 1955 del DKW F91 en campeonatos de turismo y rally en Europa, dos pilotos, Günther Ahrens y Albrecht W. Mantzel, desarrollarían una carrocería deportiva de plástico extremadamente ligera con baja resistencia al aire basada en el DKW 3=6 (F93). Este automóvil, fabricado por la compañía Dannenhauer & Stauss en Stuttgart, llevaría el nombre del circuito sede del Gran Premio de Italia donde los primeros coches de carreras de Auto Union lograrían un éxito sin precedentes.

Caracterizado por una carrocería más baja y perfilada que los sedanes F91 y F93 de los que deriva, el DKW 3=6 Monza sería un biplaza cuyo cuerpo estaría compuesto por dos carcasas de fibra de vidrio, en la práctica las áreas por encima y por debajo del vértice de los pasos de rueda, y ambas partes pegadas y remachadas al bastidor. Los cuatro primeros modelos construidos de un total cercano a los 230 ejemplares, se montarían sobre el chasis del F91, mientras que los restantes lo serían sobre el del F93 sobre el que más tarde el habitáculo del coche se expandiría para convertirse en un cupé 2+2.

Los primeros Monza producidos por Dannenhauer & Stauss se caracterizarían por una parte delantera en la que el capó incorporaba la rejilla, fina y ovalada, y el parabrisas y las ventanillas laterales con un diseño angular, una solución que terminó no agradando a Ahrens y Mantzel, por lo que luego se montarían ventanas con un diseño más redondeado. El interior difiere enormemente en los coches producidos ya que la mayoría de los vehículos fabricados serían realizados por encargo y equipados con accesorios y acabados adecuados al gusto y necesidades de los clientes por lo que se podría encontrar modelos con acabados de alta calidad y con interiores más espartanos destinados a competiciones.

Mecánicamente los DKW 3=6 Monza, a excepción de los modelos basados en el F91, estarían equipados con un motor de tres cilindros y dos tiempos de 981 cm³, 900 en los F91, y con 44CV de potencia, 40 en los cuatro primeros modelos. Gracias a la reducción de peso y, sobre todo, a la mejor conformación aerodinámica, el coche alcanzaría una velocidad máxima de 140 km/h, 15 km/h más que los sedanes en los que se basaba el modelo.

Con estos motores, el vehículo lograría los mejores resultados del mundo en la clase de 1100 cm³ en una distancia de 4.000 millas, 5.000 millas y 10.000 kilómetros. A pesar de su éxito en circuitos y de su popularidad, especialmente en los Estados Unidos, el DKW 3=6 Monza dejaría de fabricarse en 1958 después de que se introdujera el Auto Union 1000 Sp en 1957 y Auto Union se negara a proporcionar chasis nuevos para el Monza.

1956
DKW 3=6 Monza
Starline Models
Referencia: 517218

La miniatura
El fabricante de miniaturas Starline Models comenzó a producir modelos principalmete para los coleccionables que se vendían en Italia. La empresa fue fundada en 2005 por Roland Ender, el exdirector de Solido en Alemania, que es donde la compañía tiene su sede, aunque como muchos otros fabricantes de diecast, produce sus modelos en China. Las miniaturas de Starline Models suelen encontrarse a precios bajos, aunque están muy bien detallas, siendo su especialidad los vehículos italianos, tanto populares, como de lujo o deportivos, de los años 30 hasta hoy.