Automobiles Delage
Fabricantes de Europa

Fundada por Louis Delage en 1905, esta empresa francesa se dedicaba solamente al ensamblaje de vehículos, comprando motores y chasis de otros fabricantes para revestirlos con carrocerías propias. Poco tiempo después, y al igual que otros muchos constructores de la época como Renault o Peugeot, iniciaría su participación en competiciones deportivas para promover su marca, orientando sus productos hacia el mercado de los coches de gran lujo llegando a su apogeo después de la conclusión de la Primera Guerra Mundial.

Combinando la producción de automóviles de lujo de alta calidad y los coches de carreras, rivalizaría con la propia Bugatti. Sin embargo, las cada vez más sofisticadas mecánicas de los modelos de competición unido al lanzamiento del Delage D8, el buque insignia de la marca, y sobre todo a la Gran Depresión harían que Delage sufriera problemas económicos de los que sería rescatado por otro fabricante francés, Delahaye, que adquiría la empresa en 1935. Bajo el ala protectora de esta último, Delage pudo continuar su producción, pero a un precio muy alto ya que cerraría su planta de ensamblaje, pasando la fabricación de los coches a la de Delahaye.

En este periodo, los automóviles Delage eran poco menos que Delahaye con detalles ornamentales diferentes. El fin de Delage llegaría tras el final de la Segunda Guerra Mundial cuando Delahaye sería adquirida por Hotchkiss en 1953, compañía que también se llevaría en el lote a Delage. Hotchkiss, eliminaría la marca de su catalogo y continuaría brevemente con Delahaye en la fabricación de camiones hasta 1956, año en el que esta última también desaparecería del mercado.


Delage D8

El vehículo
Después de la Primera Guerra Mundial, Delage se convertiría en una de las principales marcas de automóviles de Francia involucrándose con éxito en el automovilismo deportivo donde ganarían varias pruebas y campeonatos, además de establecer diferentes récords de velocidad, a la vez que su modelo Type GL de seis cilindros se convertía en un objeto de deseo de la clase más pudiente francesa. Para reemplazar al Type GL y seguir con su posición de privilegio, Delage presentaría en el Salón del Automóvil de París en 1929 el modelo D8 de ocho cilindros y 4.0 litros de capacidad con una caja de cambios de cuatro velocidades.

Al modelo básico de la gama se le uniría poco después el modelo D8-S o Grand Sport, con un chasis más bajo y un motor más potente con una culata de nuevo desarrollo más orientado hacia una conducción deportiva y que, usualmente, montaría carrocerías de dos puertas. Asimismo, Delage también construiría una pequeña cantidad de D8-SS o Super Sport con un motor con mayor potencia y una distancia entre ejes corta. Estos primeros Delage D8 se comercializarían con tres tamaños de batalla diferentes: la más corta era de 3.167 milímetros, la intermedia era 3.467 y el más largo de 4.066.

Por otra parte, el D8-S se construiría sobre un chasis de tipo deportivo con una distancia entre ejes acortada hasta los 2.837 milímetros para enfatizar las cualidades de agilidad y manejo en la carretera. La estructura del motor en estos modelos era similar, ocho cilindros en línea con árbol de levas central y distribución de las 16 válvulas en cabeza. La potencia máxima era de 102CV para la versión básica y de 120CV para la variante D8-S. La tracción era trasera y la caja de cambios manual con cuatro marchas de las cuales la tercera y la cuarta estarían sincronizadas. El sistema de frenos contaba con cuatro tambores mientras que las suspensiones eran las tradicionales de la época con eje rígido tanto delante como detrás y ballestas semielípticas con amortiguadores de fricción.

El bastidor del nuevo modelo se entregaría con todos los elementos mecánicos a los carroceros más prestigiosos de la época como Letourneur & Marchand, Henri Chapron, Jacques Saoutchik, Figoni & Falaschi, Marcel Pourtout, De Villars o Fernández & Darrin entre otros, compitiendo con modelos de fabricantes tan prestigiosos como Hispano-Suiza, Bentley, Packard, Duesenberg o Bugatti, todos ellos con modelos de ocho cilindros en aquel entonces.

Sin embargo, la Gran Depresión de principios de la década de 1930, golpearía de manera extremada en el mercado de los coches de lujo y Delage sería una victima más del nefasto clima económico ocasionado por la crisis, sufriendo enormes pérdidas que le llevarían a cerrar su planta de ensamblaje en 1935 no sin antes tratar de mantenerse en el mercado con tres modelos de ocho cilindros pero de un cubicaje menor: el D8-15 con motor de 2.7 litros y el D8-85, también con una unidad de 2.7 litros y el D8-105 con un motor de 3.6 litros de desplazamiento.

En 1935, Delage sería adquirida por uno de sus competidores, Delahaye pasando a convertirse en la filial de lujo de este fabricante. Tras la adquisición de Delahaye, se presentaría una nueva versión del D8 basado en el Delahaye 135. El chasis del coche tenía suspensión delantera individual con ballestas transversales y frenos hidráulicos. El motor era casi una versión de ocho cilindros del Delahaye de seis y se fabricaría en dos variantes: el D8-100 destinado a carrocerías sedán y limusinas con una unidad de 4.3 litros y el D8-120 con un motor de 5.6 y con una distancia entre ejes más corta diseñado para carrocerías de dos puertas más espectaculares.

El D8-100 se construiría sobre un bastidor con dos variantes de distancia entre ejes: 3.388 y 3.667 milímetros, pero a partir de 1937 solo estuvo disponible la versión con la batalla más larga. A principios de 1939, el D8-100 recibiría un nuevo motor de 4.744 cm³, también de ocho cilindros y capaz de entregar 115CV, 25 más que la anterior versión, de potencia máxima a 4200 rpm. En 1940, el D8 100 dejó de producirse. El modelo de batalla corta, pasaría a denominarse como D8-120 que a partir de 1938 recibiría el nuevo motor de 4.7 litros, el mismo que se montaría al año siguiente en el D8-100, y como era característico de los modelos de Delage, los coches serían vestidos por los carroceros más caprichosos de la época según el estilo en boga en la segunda mitad de los años treinta

La producción de estos modelos cesaría en 1940 tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial y la requisa de las fábricas de Delahaye para apoyar el esfuerzo bélico del ejercito francés y con posterioridad al conflicto bélico, se fabricarían unas pocas unidades con los remanentes manufacturados antes de la guerra pero el Delage D8 ya no volvería a ser fabricado y en 1953, Hotchkiss adquiría Delahaye y pondría punto final a la marca Delage.

1932
Delage D8-SS Fernández et Darrin
IXO Models/Altaya
Colección: Los más bellos Coches De Época - Nº 32/50

La miniatura
A finales de 2006, Altaya pondría a la venta la colección Los más bellos Coches de Época en España que incluiría las mismas 50 miniaturas que compusieron similar la versión francesa, editada en agosto de 2005 con el nombre de Voitures Classiques y que más tarde también vendería en Portugal con el nombre de Carros Clássicos. La colección comprendería los principales fabricantes de coches construidos hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial en la que es considerada por muchos aficionados como la época dorada del automóvil. Las miniaturas estarían fabricadas por IXO Models en China, que posteriormente utilizaría algunos modelos para crear otra línea de negocio llamada IXO Museum (MUS) que cuenta con modelos de esta y otras colecciones con modelos de este periodo en diferente color y mejores acabados que las originales puestas a la venta por las editoriales que incluían detalles más toscos sobre unos moldes correctos y un buen acabado general considerando su bajo precio de venta, 10,95€ en España y que muchos modelos eran inéditos en escala 1/43 en ese momento.

1938
Delage D8-120S Pourtout Aero Coupé
IXO Models/Altaya
Colección: Voitures Françaises d'Autrefois - Nº 14/50

La miniatura
El 8 de agosto de 2012 se ponía a la venta esta miniatura dentro de la colección Voitures Françaises d'Autrefois (Coches Franceses de Antaño) publicada por Altaya en el país vecino desde enero de ese año y que a través de 90 entregas haría un repaso a los fabricantes de los años 1930 hasta 1990 poniendo especial atención a aquellos menos conocidos o marcas desaparecidas hoy en día como Facel-Vega, Monica, Panhard, SOVAM o Hommell entre muchos otros, sirviendo la colección como un formidable complemento de otras publicadas por la misma editorial como Voitures Classiques (Coches de Época en España) o la versión francesa de Nuestros Queridos Coches (Nos Chères Voitures d'Antan). Las miniaturas, al igual que las otras colecciones mencionadas, estarían realizadas por IXO Models en China y contaría para lo bueno y lo malo con la calidad típica de estos modelos vendidos masivamente en kioscos ofreciendo como ventaja, además de su bajo precio, la posibilidad de conseguir modelos nunca realizados anteriormente a escala 1/43.

1939
Delage D8-120 Letourneur & Marchand
IXO Models/Altaya
Colección: Los más bellos Coches De Época - Nº 10/50

La miniatura
A finales de 2006, Altaya pondría a la venta la colección Los más bellos Coches de Época en España que incluiría las mismas 50 miniaturas que compusieron similar la versión francesa, editada en agosto de 2005 con el nombre de Voitures Classiques y que más tarde también vendería en Portugal con el nombre de Carros Clássicos. La colección comprendería los principales fabricantes de coches construidos hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial en la que es considerada por muchos aficionados como la época dorada del automóvil. Las miniaturas estarían fabricadas por IXO Models en China, que posteriormente utilizaría algunos modelos para crear otra línea de negocio llamada IXO Museum (MUS) que cuenta con modelos de esta y otras colecciones con modelos de este periodo en diferente color y mejores acabados que las originales puestas a la venta por las editoriales que incluían detalles más toscos sobre unos moldes correctos y un buen acabado general considerando su bajo precio de venta, 10,95€ en España y que muchos modelos eran inéditos en escala 1/43 en ese momento.