FSO
(Fabryka Samochodów Osobowych)
Fabricantes de Europa

Tras la devastación sufrida por Polonia durante la Segunda Guerra Mundial llegaría la hora de emprender la reconstrucción del tejido industrial del país para lo cual, el Gobierno de Polonia crearía la compañía Fabryka Samochodów Osobowych (FSO) y comenzaría a buscar fabricantes que invirtieran en la reconstrucción del país mediante la fabricación de los primeros vehículos de la posguerra. El primer candidato sería FIAT con quien ya existían buenas relaciones antes de la guerra, para la producción de la licencia de un automóvil de pasajeros de la marca italiana.

La fábrica necesaria para ello fue construida por el gobierno polaco en 1949 cerca de la capital Varsovia. Sin embargo, debido a las difíciles condiciones políticas del momento, la cooperación planificada no se llevó a cabo ya que, a instancias del gobierno soviético bajo cuyo control político se proclamaría la República Popular de Polonia en 1944, el primer automóvil de pasajeros que se ensamblaría en la factoría sería el ruso GAZ M20 Pobeda que se fabricaría bajo licencia para el mercado interno polaco a partir de 1951 renombrado como FSO Warszawa.

Este sería el punto de partida de una compañía que durante los siguientes años fabricaría otros tres modelos más: el compacto FSO Syrena de diseño propio que estaría en producción desde 1956 hasta 1972 por parte de FSO y desde entonces y hasta 1983 por la compañía FSM, el Polski FIAT 125p gracias a una licencia del constructor italiano basada en el FIAT 1300 y FIAT 125 que estaría en producción entre 1967 y 1991, y el FSO Polonez, presentado en 1978 y que desaparecería del catalogo de FSO en 2002.

Además de la construcción de sus modelos, FSO también se encargaría del ensamblaje de otros coches como los FIAT 127, 128, 131 y 132, así como el Zastava 101. Esta tónica continuaría incluso cuando a finales de la década de 1980, los gobiernos comunistas de Europa del Este cayeron y el gobierno polaco quiso privatizar FSO. Para ello buscaría un socio adecuado entre los fabricantes de automóviles internacionales y encontraría candidatos como MG Rover Group, pero esta compañía se declararía en quiebra en 1994 y sus filiales serían vendidas a otros constructores.

Ese mismo año, FSO firmaría un contrato con General Motors (GM) para el montaje del Opel Astra y un año más tarde la empresa polaca sería adquirida por el fabricante de automóviles surcoreano Daewoo, creando la compañía Daewoo-FSO que montaría los Daewoo para el mercado europeo como el Nexia, Espero, Lanos y el Matiz, estos dos últimos vendidos también con el nombre de Daewoo-FSO, además de ensamblar el Opel Vectra para el mercado polaco.

El fabricante surcoreano quebraría en el año 2000 y sus activos a excepción de FSO, serían comprados por GM, que para entonces contaba con una factoría propia en Polonia, y dejaría al constructor polaco que siguiera fabricando y vendiendo los modelos Daewoo Lanos y Matiz bajo la marca propia FSO hasta 2007. No obstante, la falta de capital para el mantenimiento del modelo, provocaría una fuerte caída de las cifras de ventas, salvándose la fábrica después de un acuerdo con la compañía ucraniana AvtoZAZ para montar sus vehículos.

En 2007, GM adquiriría más del 40 por ciento de FSO y crearía una empresa conjunta llamada GM FSO que comenzaría la fabricación del Chevrolet Aveo hasta 2011, año en el que expiraría el contrato y se despediría a la práctica totalidad de la plantilla, subastándose gran parte de las máquinas, sistemas y herramientas, quedando FSO como fabricante de accesorios para automóviles.

Más miniaturas e información de FSO en las siguientes secciones


FSO Warszawa

El vehículo
El FSO Warszawa, producido entre 1951 y 1973 por Fabryka Samochodów Osobowych (FSO) en Varsovia, sería el primer vehículo de producción construido en Polonia después de la Segunda Guerra Mundial. Basado en el automóvil soviético GAZ M20 Pobeda, FSO iría desarrollando este modelo con el paso de los años que generarían diferentes versiones tanto del modelo de pasajeros, con los modelos M20-57, 201, 202, 203 y 204, y otras tales como variantes de furgón y camioneta, variedades especiales para coches de policía y ambulancias o las furgonetas FSC Żuk, ZSD Nysa y FSR Tarpan construidas sobre la base del Warszawa.

El FSO Warszawa M-20 se ensamblaría con piezas importadas de la URSS y contaría con una carrocería autoportante con un bastidor auxiliar para soportar el motor. La unidad de potencia sería un motor de cuatro cilindros en línea con un desplazamiento de 2.120 cm³ que generaría una potencia máxima de 50CV. Esta potencia se transmitiría a las ruedas traseras a través de una caja de cambios manual de tres velocidades, un embrague seco de un solo plato y un eje de transmisión de una pieza con dos juntas universales de tipo cardán. La suspensión que montaría el vehículo sería independiente en las ruedas delanteras con doble horquilla, resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos, mientras que en la parte trasera el eje motriz estaría suspendido sobre ballestas semielípticas y amortiguadores hidráulicos.

En 1956, el modelo recibiría sus primeras renovaciones, sobre todo dedicadas a reducir el peso de la carrocería y ya en 1957, se pondría a la venta el M20-57 en la que el FSO Warszawa equiparía una parrilla, molduras laterales y umbrales de puertas más modernos, así como luces indicadoras delanteras redondas más estéticas. Asimismo, el motor también se actualizaría aumentado su relación de compresión lo que permitiría aumentar la potencia en dos caballos de fuerza y la velocidad máxima hasta los 115 km/h frente a los 105 de la versión anterior.

A partir de 1960, se encontraría disponible el FSO Warszawa 201 con cambios en el apartado técnico como nuevos frenos delanteros, amortiguadores telescópicos en la suspensión delantera o un nuevo carburador, además de otros cambios estéticos que afectarían al diseño y posición del indicadores de dirección traseros y luces de freno, la forma del parachoques trasero y la introducción de la variante Lux caracterizada por una carrocería de dos colores, molduras laterales y un portaequipajes.

Dos años más tarde se presentaría el modelo 202 con el nuevo motor de válvulas en cabeza de 70CV (S-21) que FSO venía desarrollando desde 1958 basándose en el motor de 2.1 litros utilizado por el Renault Frégate. Con esta unidad de potencia y un eje de propulsión mejorado, el FSO Warszawa llegaría hasta los 130 km/h pero el efecto más positivo sería una mejor rendimiento y dinámica del automóvil pero para entonces, la estética del coche se había quedado atrás y FSO decidiría someter al modelo a una importante modernización.

Partiendo de tres prototipos construidos en 1961 con carrocería sedán, en 1964 se pondría a la venta el FSO Warszawa 203 con el motor S-21 y el 204 con el mismo motor de sus predecesores. Estos dos nuevos FSO Warszawa estarían equipados con una parrilla del radiador y parachoques diferentes y un parabrisas panorámico de una pieza y curvado. Las suspensiones también se mejorarían, contando la parte delantera con brazos transversales, resortes helicoidales, amortiguadores telescópicos y una barra estabilizadora transversal y el eje trasero rígido se basaría en resortes elípticos longitudinales y amortiguadores.

Un año después de su comercialización, se agregaría a la gama las versiones familiares o rancheras 203K y 204K (la letra K designa a los modelos Kombi). En 1968, y después de una protesta de Peugeot que tenía el uso reservado de nombres de tres dígitos con un cero en el medio, las denominaciones de los modelos se cambiaron de 203 y 204 a 223 y 224.

En años posteriores, se modernizaría el proceso de producción del FSO Warszawa y se alcanzaría una producción de alrededor de 15.000 unidades anuales, recibiendo el modelo nuevas mejoras como una caja de cambios manual de cuatro velocidades totalmente sincronizada con una palanca montada en el piso. Sin embargo, la creciente popularidad del Polski FIAT 125p también construido por FSO, llevaría finalmente al constructor polaco a terminar la producción del Warszawa en 1973 tras ensamblar casi 250.000 unidades de las cuales cerca de 72.000 irían al mercado de exportación.

1951
FSO Warszawa M-20
PCT Collectibles/DeAgostini
Colección: Kultowe Auta PRL-u - Nº 1/192

La miniatura
En septiembre de 2008, la editorial DeAgostini a través de su filial en Polonia ponía a la venta la colección Kultowe AUTA PRL-u (Vehículos icónicos de la República Popular de Polonia en español) en las que a través de 192 entregas se haría un exhaustivo repaso no sólo a los coches producidos en ese país, sino también a los fabricados en los países pertenecientes al Bloque del Este durante los años de la Guerra Fría. Como suele ser habitual en este tipo de colecciones, cada miniatura vendría acompañada por un fascículo que recopilaría información sobre el modelo con el que se vendía conjuntamente con curiosidades y fotos de la época. Las réplicas en sí, estarían fabricadas por PCT Collectibles con buena ejecución general en cuanto a proporciones del modelo pero algo faltas de detalles en sus acabados, siendo algunas de ellas vendidas en otras colecciones similares en algunas ocasiones con colores distintos y con el punto a favor de poner al alcance del coleccionista modelos, en algunas ocasiones completamente inéditos, que de otra manera serían imposibles de conseguir.

1964
FSO Warszawa 203
PCT Collectibles/DeAgostini
Colección: Kultowe Auta PRL-u - Nº 18/192

La miniatura
En septiembre de 2008, la editorial DeAgostini a través de su filial en Polonia ponía a la venta la colección Kultowe AUTA PRL-u (Vehículos icónicos de la República Popular de Polonia en español) en las que a través de 192 entregas se haría un exhaustivo repaso no sólo a los coches producidos en ese país, sino también a los fabricados en los países pertenecientes al Bloque del Este durante los años de la Guerra Fría. Como suele ser habitual en este tipo de colecciones, cada miniatura vendría acompañada por un fascículo que recopilaría información sobre el modelo con el que se vendía conjuntamente con curiosidades y fotos de la época. Las réplicas en sí, estarían fabricadas por PCT Collectibles con buena ejecución general en cuanto a proporciones del modelo pero algo faltas de detalles en sus acabados, siendo algunas de ellas vendidas en otras colecciones similares en algunas ocasiones con colores distintos y con el punto a favor de poner al alcance del coleccionista modelos, en algunas ocasiones completamente inéditos, que de otra manera serían imposibles de conseguir.

1969
FSO Warszawa 223
PCT Collectibles/DeAgostini
Colección: Kultowe Auta PRL-u - Nº 33/192

La miniatura
En septiembre de 2008, la editorial DeAgostini a través de su filial en Polonia ponía a la venta la colección Kultowe AUTA PRL-u (Vehículos icónicos de la República Popular de Polonia en español) en las que a través de 192 entregas se haría un exhaustivo repaso no sólo a los coches producidos en ese país, sino también a los fabricados en los países pertenecientes al Bloque del Este durante los años de la Guerra Fría. Como suele ser habitual en este tipo de colecciones, cada miniatura vendría acompañada por un fascículo que recopilaría información sobre el modelo con el que se vendía conjuntamente con curiosidades y fotos de la época. Las réplicas en sí, estarían fabricadas por PCT Collectibles con buena ejecución general en cuanto a proporciones del modelo pero algo faltas de detalles en sus acabados, siendo algunas de ellas vendidas en otras colecciones similares en algunas ocasiones con colores distintos y con el punto a favor de poner al alcance del coleccionista modelos, en algunas ocasiones completamente inéditos, que de otra manera serían imposibles de conseguir.


FSO Syrena

El vehículo
En 1953, el Gobierno de Polonia encargaría a FSO el diseño de un automóvil pequeño para las clases trabajadoras, utilizando en su construcción tantos elementos como fuera posible del FSO Warszawa M-20 para abaratar costes, con un motor en línea de dos cilindros y dos tiempos y un bastidor en forma de esqueleto de madera rematado con tableros de plástico. Tras varios prototipos, en 1955 se presentaría el proyecto final con el nombre de FSO Syrena que entraría en producción un año más tarde con el nombre de FSO Syrena 100 que daría paso a los largo de 28 años a distintas versiones: 101, 102, 103, 104 y 105, así como a dos modelos de carga llamados FSM Syrena R-20 y FSM Syrena Bosto y prototipos experimentales como el FSO Syrena Sport entre otros.

En comparación con los prototipos, el FSO Syrena 100 de serie montaría una estructura de carrocería completamente metálica montada sobre un bastidor un longitudinal. En la parte delantera se modernizaría el aspecto de la parrilla del radiador, que se distinguiría por dos nervaduras horizontales pintadas en el color de la carrocería y rematadas con molduras cromadas. El tren de rodaje seguiría siendo el mismo que los de la fase de preproducción, equipando un propulsor e dos tiempos y dos cilindros con una capacidad de 746 cm³ y una potencia máxima de 27CV unida a una caja de cambios no sincronizada de cuatro velocidades y suspensiones de ballestas y amortiguadores de palanca, heredando del FSO Warszawa el mecanismo de la dirección y los tambores de freno.

La primera versión del modelo, llamada FSO Syrena 101, entraría en producción en 1960 con el mismo motor pero con una bomba de combustible controlada neumáticamente y un carburador mejorado que elevaría la potencia hasta los 27 caballos de fuerza. El chasis también se mejoraría y se incluiría en la suspensión delantera amortiguadores telescópicos. A este modelo le continuaría en 1962 el FSO Syrena 102, distinguido por una tapa de maletero más corta con un diseño diferente y otros pequeños detalles de la carrocería como los pilotos integrados en el faldón trasero. De este modelo, derivaría el 102 S equipado con un motor de 992 cm³ y una potencia de 42CV que montaría una caja de cambios con la segunda, tercera y cuarta marcha sincronizadas, diferenciándose externamente del 102 por el uso de tiras decorativas dobles colocadas debajo de las manijas de las puertas y una parrilla delantera con nervaduras verticales densamente espaciadas cubiertas con tiras cromadas.

Desde 1963 y hasta 1966 se produciría el FSO Syrena 103 con un frontal más moderno y un motor mejorado hasta los 30CV. De esta nueva versión también se fabricaría una más deportiva, el 103 S, equipada con un motor Wartburg de tres cilindros y 1.0 litros de 40CV y una caja de cambios sincronizada de cuatro relaciones. Tanto uno como el otro, se beneficiarían de varios cambios durante la fabricación del modelo como el desplazamiento del tanque de combustible de debajo del capó a la parte trasera y la sustitución de los amortiguadores del eje trasero por otros telescópicos, cambiándose también los faldones delantero y trasero e incluyendo a partir de 1965 un sistema de calefacción con un ventilador eléctrico conectado al sistema de refrigeración.

A partir de 1966 se pondría a la venta el FSO Syrena 104 que utilizaría un nuevo motor de tres cilindros con una cilindrada de 842 cm³ y una potencia máxima de 40CV con la caja de cambios ya empleada en el modelo 103 S. Estéticamente, se cambiarían los pilotos traseros, los faros e intermitentes delanteros y los tapacubos. Con la introducción del FSO Syrena 105, el Syrena 104 quedaría como el último modelo de la gama con puertas suicidas, es decir, las que tienen apertura en el sentido de la marcha.

El Syrena 105 estaría ensamblado por FSO hasta 1972 y su producción posteriormente sería transferida a FSM (Fabryka Samochodów Małolitrażowych) que continuaría con el modelo hasta el final de su producción en 1983. En esos once años, el Syrena 105 iría recibiendo mejoras como un sistema de frenos de doble circuito o la versión Syrena 105 Lux que contaría con la palanca de cambios y freno de mano montadas en el piso entre los asientos. Asimismo, del Syrena 105 derivarían la camioneta FSM Syrena R-20 y la furgoneta FSM Syrena Bosto.

En cuanto a los prototipos que nacerían de los FSO Syrena el más conocido sería el FSO Syrena Sport diseñado en 1960, un cupé de dos puertas con carrocería de plástico sostenida por un suelo autoportante de placa de acero que montaría un motor de dos cilindros opuestos de cuatro tiempos y refrigerado por aire con una cilindrada de 698 cm³ y una potencia de aproximadamente 35CV. De motor y tracción delantera, el sistema de transmisión sería el mismo que el utilizado en el Syrena 100 del cual también heredaría la suspensión delantera, mientras que la trasera sería especifica para el pequeño deportivo y estaría basada en horquillas traseras, barras de torsión y amortiguadores hidráulicos. Aunque el proyecto gozaría de un interés considerable, las autoridades comunistas polacas desecharían su fabricación y el proyecto sería aparcado definitivamente.

1960
FSO Syrena Sport
PCT Collectibles/DeAgostini
Colección: Kultowe Auta PRL-u - Nº 11/192

La miniatura
En septiembre de 2008, la editorial DeAgostini a través de su filial en Polonia ponía a la venta la colección Kultowe AUTA PRL-u (Vehículos icónicos de la República Popular de Polonia en español) en las que a través de 192 entregas se haría un exhaustivo repaso no sólo a los coches producidos en ese país, sino también a los fabricados en los países pertenecientes al Bloque del Este durante los años de la Guerra Fría. Como suele ser habitual en este tipo de colecciones, cada miniatura vendría acompañada por un fascículo que recopilaría información sobre el modelo con el que se vendía conjuntamente con curiosidades y fotos de la época. Las réplicas en sí, estarían fabricadas por PCT Collectibles con buena ejecución general en cuanto a proporciones del modelo pero algo faltas de detalles en sus acabados, siendo algunas de ellas vendidas en otras colecciones similares en algunas ocasiones con colores distintos y con el punto a favor de poner al alcance del coleccionista modelos, en algunas ocasiones completamente inéditos, que de otra manera serían imposibles de conseguir.

1966
FSO Syrena 104
PCT Collectibles/DeAgostini
Colección: Kultowe Auta PRL-u - Nº 3/192

La miniatura
En septiembre de 2008, la editorial DeAgostini a través de su filial en Polonia ponía a la venta la colección Kultowe AUTA PRL-u (Vehículos icónicos de la República Popular de Polonia en español) en las que a través de 192 entregas se haría un exhaustivo repaso no sólo a los coches producidos en ese país, sino también a los fabricados en los países pertenecientes al Bloque del Este durante los años de la Guerra Fría. Como suele ser habitual en este tipo de colecciones, cada miniatura vendría acompañada por un fascículo que recopilaría información sobre el modelo con el que se vendía conjuntamente con curiosidades y fotos de la época. Las réplicas en sí, estarían fabricadas por PCT Collectibles con buena ejecución general en cuanto a proporciones del modelo pero algo faltas de detalles en sus acabados, siendo algunas de ellas vendidas en otras colecciones similares en algunas ocasiones con colores distintos y con el punto a favor de poner al alcance del coleccionista modelos, en algunas ocasiones completamente inéditos, que de otra manera serían imposibles de conseguir.

1972
FSO Syrena 105
PCT Collectibles/DeAgostini
Colección: Kultowe Auta PRL-u - Nº 33/192

La miniatura
En septiembre de 2008, la editorial DeAgostini a través de su filial en Polonia ponía a la venta la colección Kultowe AUTA PRL-u (Vehículos icónicos de la República Popular de Polonia en español) en las que a través de 192 entregas se haría un exhaustivo repaso no sólo a los coches producidos en ese país, sino también a los fabricados en los países pertenecientes al Bloque del Este durante los años de la Guerra Fría. Como suele ser habitual en este tipo de colecciones, cada miniatura vendría acompañada por un fascículo que recopilaría información sobre el modelo con el que se vendía conjuntamente con curiosidades y fotos de la época. Las réplicas en sí, estarían fabricadas por PCT Collectibles con buena ejecución general en cuanto a proporciones del modelo pero algo faltas de detalles en sus acabados, siendo algunas de ellas vendidas en otras colecciones similares en algunas ocasiones con colores distintos y con el punto a favor de poner al alcance del coleccionista modelos, en algunas ocasiones completamente inéditos, que de otra manera serían imposibles de conseguir.


Polski FIAT 125p

El vehículo
Desde mediados de la década de 1960, FSO comenzaría a plantearse un sucesor para el obsoleto FSO Warszawa primero con la producción de un automóvil desarrollado enteramente en Polonia y posteriormente estudiaría la opción de adquirir una licencia de fabricación de un automóvil occidental moderno. Se elegiría esta última porque al mismo tiempo garantizaría la modernización de la fábrica y otras plantas de la industria automotriz asociadas a ellas comprando a la vez tecnología para la producción de elementos y componentes prefabricados.

Después de sopesar varias ofertas, FSO se decantaría en 1965 por FIAT y su modelo 1300. No obstante, el constructor italiano presentaría en 1967 el FIAT 125 y este modelo causaría mejor impresión en la firma polaca por ser más atractivo y moderno que la serie 1300, pero debido a las limitaciones financieras de FSO, se tomaría la decisión de producir un modelo a medio camino de los dos coches de FIAT que darían como resultado el Polski FIAT 125p que contaría con la carrocería, aunque con cambios, y el sistema de frenado del FIAT 125 y el bastidor, interior, suspensión, motor y caja de cambios del FIAT 1300.

El sedán de gama media, equipado con un sistema de transmisión de motor delantero montado longitudinalmente y tracción a las ruedas traseras, entraría en producción en 1967 diferenciándose del modelo italiano por sus faros redondos en lugar de cuadrados, una parrilla del radiador de acero inoxidable diferente en el faldón delantero, la falta de molduras laterales cromadas en la carrocería, indicadores de dirección redondos en los lados de los guardabarros delanteros en lugar de rectangulares y un relieve diferente en el capó y el portón trasero.

Las unidades de potencia se adaptarían primero del FIAT 1300 y luego se añadiría a la gama el motor del FIAT 1500. En el primero, el motor en de cuatro cilindros en línea de 1.3 litros estaría equipado con un engranaje de distribución accionado por cadena y una caja de cambios manual de cuatro velocidades totalmente sincronizada unida a un embrague seco de placa única operado hidráulicamente, llevando los 60CV de potencia a las ruedas traseras a través de un eje de transmisión dividido al eje trasero.

El motor de 1.5 litros sería una unidad idéntica a excepción del diámetro de los cilindros y el diseño del carburador y ventilador del radiador que darían como resultado un aumento de la potencia en diez caballos de fuerza, contando ambos modelos con el mismo esquema de suspensión (delantera independiente de doble horquilla y un estabilizador de torsión y trasera de ballestas y amortiguadores telescópicos) y frenos de disco en ambos ejes accionados hidráulicamente.

Derivado del Polski FIAT 125p, aparecería en 1971 una versión familiar, Polski FIAT 125p Kombi, que a su vez serviría como base para la camioneta Polski FIAT 125p Pick-Up. De la misma manera, también en 1971 se presentaría el Polski FIAT 125p Coupé que, en comparación con el sedán, presentaría guardabarros ensanchados para unos neumáticos más grandes y un motor mejorado para una potencia de 90CV y una velocidad máxima de 170 km/h, pero este modelo nunca entraría en producción.

Dos años después de que los modelos Kombi y Pick-Up estuvieran disponibles, se llevaría a cabo la primera modernización del automóvil en la que se utilizaría una nueva entrada de radiador ficticia de plástico, nuevas manijas de las puertas y un sistema de frenos de doble circuito. En 1974, la gama se ampliaría con las series limitadas 1600 Monte-Carlo y 1800 Akropolis, ambas equipando los motores del FIAT 132, así como versiones limusina de siete plazas con carrocería abierta y cerrada y un prototipo descapotable.

En 1975, el Polski FIAT 125p volvería a someterse a un lavado de cara en el que recibiría nuevas luces indicadoras delanteras, ópticas traseras con luz de freno integrada, un nuevo salpicadero, tapicería, parachoques y otros cambios técnicos menores que también estarían disponibles en la serie limitada con motores de 2.0 litros. Con esta oferta, en 1978 FSO presentaría el FSO Polonez y comenzarían los planes para ralentizar la producción del Polski FIAT 125p, cuyo acuerdo de licencia expiraba en 1983, y la factoría reduciría las unidades de 117.000 modelo ensamblados por año hasta las 40.000 a principios de la década de 1980.

Sin embargo, y con el contrato acabado, el Polski FIAT 125p seguiría construyéndose y vendiéndose, ahora simplemente como FSO 125p y más tarde como FSO 1300 y FSO 1500, utilizando los motores de gasolina y cajas de cambios del Polonez, además de un motor diésel de origen Volkswagen que daría lugar a la versión de 100 unidades, dedicándose la mayoría de la producción a la exportación, su principal mercado ya que de los más de 1.445.000 construidos desde 1968 hasta el final de su fabricación en 1991, se exportarían cerca de 875.000 modelos.

1968
Polski FIAT 125p
PCT Collectibles/DeAgostini
Colección: Kultowe Auta PRL-u - Nº 12/192

La miniatura
En septiembre de 2008, la editorial DeAgostini a través de su filial en Polonia ponía a la venta la colección Kultowe AUTA PRL-u (Vehículos icónicos de la República Popular de Polonia en español) en las que a través de 192 entregas se haría un exhaustivo repaso no sólo a los coches producidos en ese país, sino también a los fabricados en los países pertenecientes al Bloque del Este durante los años de la Guerra Fría. Como suele ser habitual en este tipo de colecciones, cada miniatura vendría acompañada por un fascículo que recopilaría información sobre el modelo con el que se vendía conjuntamente con curiosidades y fotos de la época. Las réplicas en sí, estarían fabricadas por PCT Collectibles con buena ejecución general en cuanto a proporciones del modelo pero algo faltas de detalles en sus acabados, siendo algunas de ellas vendidas en otras colecciones similares en algunas ocasiones con colores distintos y con el punto a favor de poner al alcance del coleccionista modelos, en algunas ocasiones completamente inéditos, que de otra manera serían imposibles de conseguir.

1972
Polski FIAT 125p Kombi
PCT Collectibles/DeAgostini
Colección: Kultowe Auta PRL-u - Nº 28/192

La miniatura
En septiembre de 2008, la editorial DeAgostini a través de su filial en Polonia ponía a la venta la colección Kultowe AUTA PRL-u (Vehículos icónicos de la República Popular de Polonia en español) en las que a través de 192 entregas se haría un exhaustivo repaso no sólo a los coches producidos en ese país, sino también a los fabricados en los países pertenecientes al Bloque del Este durante los años de la Guerra Fría. Como suele ser habitual en este tipo de colecciones, cada miniatura vendría acompañada por un fascículo que recopilaría información sobre el modelo con el que se vendía conjuntamente con curiosidades y fotos de la época. Las réplicas en sí, estarían fabricadas por PCT Collectibles con buena ejecución general en cuanto a proporciones del modelo pero algo faltas de detalles en sus acabados, siendo algunas de ellas vendidas en otras colecciones similares en algunas ocasiones con colores distintos y con el punto a favor de poner al alcance del coleccionista modelos, en algunas ocasiones completamente inéditos, que de otra manera serían imposibles de conseguir.

1973
Polski FIAT 125p Pick-Up
PCT Collectibles/DeAgostini
Colección: Kultowe Auta PRL-u - Nº 46/192

La miniatura
En septiembre de 2008, la editorial DeAgostini a través de su filial en Polonia ponía a la venta la colección Kultowe AUTA PRL-u (Vehículos icónicos de la República Popular de Polonia en español) en las que a través de 192 entregas se haría un exhaustivo repaso no sólo a los coches producidos en ese país, sino también a los fabricados en los países pertenecientes al Bloque del Este durante los años de la Guerra Fría. Como suele ser habitual en este tipo de colecciones, cada miniatura vendría acompañada por un fascículo que recopilaría información sobre el modelo con el que se vendía conjuntamente con curiosidades y fotos de la época. Las réplicas en sí, estarían fabricadas por PCT Collectibles con buena ejecución general en cuanto a proporciones del modelo pero algo faltas de detalles en sus acabados, siendo algunas de ellas vendidas en otras colecciones similares en algunas ocasiones con colores distintos y con el punto a favor de poner al alcance del coleccionista modelos, en algunas ocasiones completamente inéditos, que de otra manera serían imposibles de conseguir.


FSO Polonez

El vehículo
El FSO Polonez se presentaría en 1978 como un desarrollo más moderno del Polski FIAT 125p del que heredaría los componentes internos, incluidos los motores, el chasis y otras partes mecánicas con una carrocería de cinco puertas con portón trasero completamente nueva diseñada por Giorgetto Giugiaro. Durante su producción, el modelo recibiría distintas mejoras mecánicas y estéticas así como modelos derivados como el Kombi, Pick-Up o la versión cupé de tres puertas, ensamblándose más de un millón de unidades en total y permaneciendo como uno de los coches más vendidos en Polonia durante más de 20 años.

La oferta inicial de motorizaciones incluiría tres motores FIAT de gasolina que ya montaba el Polski FIAT 125p, respecto al cual, el FSO Polonez era de un precio más bajo pero también más pesado y con relativamente poca potencia de motor. En 1983, se llevaría a cabo una primera modernización del coche con la incorporación de encendido electrónico, un alerón de goma en la tapa del maletero, tapacubos de plástico en lugar de metálicos y suspensión trasera de ballestas de doble hoja en lugar de tres. Estas mejoras continuarían en 1986 con un nuevo frontal, carburador nuevo, colector, filtro de aire con termostato, retrovisores regulables desde el interior y asientos delanteros nuevos, así como la inclusión a la gama de motores de la unidad diésel de Volkswagen ya usada en el 125p.

Desde 1987, estarían disponibles las versiones camioneta y se ofrecería como opción una caja de cambios de cinco velocidades en las versiones más equipadas. A partir de 1989, el FSO Polonez cambiaría su aspecto en la parte trasera con un nuevo portón con una apertura más grande y más baja que facilitaría la carga. Esta zaga continuaría en la próxima generación del modelo, el FSO Polonez Caro, que se pondría a la venta en 1991. Antes de eso, el modelo recibiría un nuevo motor de gasolina de origen Ford de 2.0 litros para una creciente gama que incluiría hasta cinco versiones de equipamiento.

Con la caída de los regímenes comunistas del Este de Europa a principios de la década de 1990, FSO se encontraría con numerosos problemas económicos que levarían al Gobierno de Polonia a privatizar la empresa y continuar con la producción. En este periodo, el FSO Polonez añadiría a su gama motores diésel suministrados por Citroën y de gasolina por Rover, empresa esta última que parecía dispuesta a comprar la marca. Sin embargo, la propia Rover entraría en bancarrota en 1994 y, finalmente, las plantas de ensamblaje de FSO serían adquiridas por el fabricante de automóviles surcoreano Daewoo en 1995.

De esta compra resultaría el consorcio Daewoo Motor Polska que redundaría en una mejor calidad en los Polonez, ahora vendidos con el nombre de Daewoo-FSO Polonez Caro Plus y Atu Plus. Asimismo, las factorías polacas comenzarían a ensamblar los modelos de Daewoo para el mercado europeo y versiones para el mercado local como el Daewoo-FSO Lanos. El Polonez seguiría en fabricación hasta 2002, una vez que Daewoo fuera adquirida por General Motors (GM) en el año 2000 dejando fuera del acuerdo a FSO que continuaría con la fabricación del Polonez durante esos dos años gracias a un acuerdo con el constructor ucraniano AvtoZAZ.

1981
FSO Polonez Coupé
PCT Collectibles/DeAgostini
Colección: Kultowe Auta PRL-u - Nº 64/192

La miniatura
En septiembre de 2008, la editorial DeAgostini a través de su filial en Polonia ponía a la venta la colección Kultowe AUTA PRL-u (Vehículos icónicos de la República Popular de Polonia en español) en las que a través de 192 entregas se haría un exhaustivo repaso no sólo a los coches producidos en ese país, sino también a los fabricados en los países pertenecientes al Bloque del Este durante los años de la Guerra Fría. Como suele ser habitual en este tipo de colecciones, cada miniatura vendría acompañada por un fascículo que recopilaría información sobre el modelo con el que se vendía conjuntamente con curiosidades y fotos de la época. Las réplicas en sí, estarían fabricadas por PCT Collectibles con buena ejecución general en cuanto a proporciones del modelo pero algo faltas de detalles en sus acabados, siendo algunas de ellas vendidas en otras colecciones similares en algunas ocasiones con colores distintos y con el punto a favor de poner al alcance del coleccionista modelos, en algunas ocasiones completamente inéditos, que de otra manera serían imposibles de conseguir.