Hispano-Suiza
Fabricantes de Europa

Hispano-Suiza ha creado algunos de los automóviles mas elegantes, respetados, y exquisitos de todos los tiempos. sus coches fueron poseídos por la mayoría de la elite y de la clientela exclusiva de principios del siglo XX. El principio de La Fábrica Hispano-Suiza de Automoviles comenzó en 1904, pero su existencia y experiencia en el mundo del automóvil comenzaron seis años antes cuando Emilio de la Cuadra creó su empresa en 1898 centrada en la producción de automóviles electricos. Marc Birkigt, ingeniero suizo, se unió a la compañia poco después de su creación. A principios de 1900 La Cuadra comenzó la producción de un motor de gasolina que se impulsaba por eje en vez de por cadena, un diseño revolucionario en ese entonces sin embargo lel producto no tuvo exito y la compañia cerró.

Creada la nueva compañia en 1904, cuatro motores nuevos fueron introducidos fabricando las carrocerías a petición de los clientes, como era costumbre en esa epoca, Hispano-Suiza encargaba a carroceros la construcción del cuerpo del coche, solamente los constructores mas finos fueron comisionados para fabricar las carrocerías. Dado que la demanda de automóviles de lujo era mas importante en Francia que en España, en 1911 una fábrica nueva, conocida como Hispano Francia, fue instalada en Paris para satisfacer la demanda de sus clientes.

Durante la Primera Guerra Mundial Hispano-Suiza se centró en la fabricación de motores para la aviación. Trás la guerra volvieron al diseño de automóviles y en 1919 introdujeron el H6, un vehículo totalmente revolucionario que ofrecía lujo y calidad ganándose una reputación similar a la de Rolls Royce en Inglaterra, las series H6 fueron construidas en Paris y mas adelante en la República Checa. Este modelo conocería tres versiones, el H6B cuya producción cesó en 1932, y el H6C presentado en 1933, debido a la Gran Depresión, los coches de lujo vieron como su mercado menguaba y muchos fabricante se vieron obligados a construir vehículos mas pequeños, Hispano-Suiza sin embargo no cambió y continuó produciendo sus grandes y lujosos automóviles. En 1936 con otra guerra en el horizonte, Hispano-Suiza detuvo la producción de coches para dedicarse sólo a los motores de avión, la compañía permaneció en el negocio pero se vio forzada a cerrar sus puertas en 1938.


1925
Hispano-Suiza H6C 46CV Nieuport
IXO/Altaya
Colección: Los Más Bellos Coches De Época - Nº 17/50


1933
Hispano-Suiza J12 T68
IXO/Altaya
Colección: Los Más Bellos Coches De Época - Nº 29/50


1934
Hispano-Suiza H6C
IXO/Altaya
Colección: Los Más Bellos Coches De Época - Nº 1/50