Lagonda
Fabricantes de Europa

Wilbur Gunn emigró a Inglaterra desde Springfield (Estados Unidos) a finales del siglo XIX y se estableció en Staines. Aprendiz en la fabrica de máquinas de coser Singer, eventualmente se convirtió en inspector de los productos acabados. En 1898 produjo su primera máquina en Inglaterra, una bicicleta asistida por un motor en la rueda delantera y que fueron llamadas Lagonda. (Una corrupción del nombre La Ohonda con el que los nativos Shawnee conocían la zona donde nació Wilbur Gunn). A partir de 1900 comienza a construir motocicletas con gran éxito durante 8 años para emprender después un negocio de exportación a Rusia, provocada por el notable éxito en el rally San Petersburgo-Moscú de 1910.

De acuerdo con Henry Ford en que el futuro del automóvil reside en los coches baratos, Lagonda fabricó el 11,1 HP en 1913, el pequeño coupe fue seguido por otro de cuatro plazas y una camioneta en 1914, justo antes de que la producción de vehículos fuera detenida por el gobierno. Durante la Primera Guerra Mundial, Lagonda fabricó un sistema de control remoto para la artillería de la Marina Real Británica. La producción de vehículos continuó en 1918, pero Gunn murió en 1920. A comienzos de los años 30 vio la luz un nuevo coche deportivo, el Rapier, en 1935 Lagonda dejó de comercializar este modelo mientras que en el otro extremo de la gama estaba el motor de 4,5 litros Meadows M45. Este modelo sirvió de base para la mayoría de los modelos hasta la Segunda Guerra Mundial.

En 1935 la empresa fue amenazada por quiebra y fue comprada por Alan Good quien contrató a W.O. Bentley como director técnico, quien a finales de 1935 había vuelto a introducir los 4,5 litros en una forma revisada (la LG45), y se dedicó a diseñar el nuevo objetivo de Goods: El mejor coche del mundo. Éste fue un V12, que comenzó a fabricarse en 1936 y se terminó a finales de 1937. Un complejo motor de 4,5 litros en un chasis totalmente nuevo y una versión de 6 cilindros, el LG6, puesto a disposición de los clientes menos pudientes, sin embargo la producción se detuvo tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Una vez que se hizo evidente que los Aliados iban a ganar, W.O. diseñó un vehículo para después de la guerra, un sombrío pronóstico del mercado le llevó a descartar la reintroducción del V12 y le llevó a un diseño más pequeño de 2,6 litros y 6, pero en 1945 el Gobierno Británico tenía poca simpatía por los coches caros considerándolos un completo e inútil desperdicio de acero. Así Lagonda no podía construir coches. Goods perdió su interés y la empresa se la vendió a David Brown, que ya era el propietario de Aston Martin y utilizó los motores V12 en sus propios coches.


1938
Lagonda LG6 Drophead Coupé
IXO/Altaya
Colección: Los Más Bellos Coches De Época - Nº 22/50