Pontiac
Fabricantes de Estados Unidos

Aunque el primer automóvil Pontiac no se presentaría hasta 1926, en realidad la historia de esta división de General Motors se remonta a 1893, cuando Edward M. Murphy fundó la Pontiac Buggy Company en Pontiac, Michigan. Comenzaría a producir carruajes tirados por caballos y cuando se puso de manifiesto que las ventas de automóviles iban a eclipsar a aquellos, Murphy creó en 1907 la Oakland Motor Car Company, una rama de la compañía de carruajes que después absorbería a otras dos compañías de la zona, la Pontiac Spring and Wagon Works y la Pontiac Chassis Co.

Bajo el control de la General Motors (GM) desde 1909, la Oakland pronto sería situada dentro de la estrategia de mercado del grupo GM en un sector de precio superior al típico de Chevrolet y algo inferior al de los Oldsmobile. Durante la crisis económica de 1929, Pontiac estaba bien posicionada gracias a que los precios de sus unidades no eran tan elevados, además, Ford ya había encontrado su clímax en el modelo T. En estas condiciones, la fórmula elegida por la Pontiac fue indudablemente la mejor.

En 1933, todos los modelos pudieron disponer de un nuevo motor de ocho cilindros en línea, mientras que las carrocerías fueron sometidas a un nuevo diseño. En 1935 se prepararía una profunda renovación de la gama, volviendo a disponer de un motor de seis cilindros en línea para los modelos económicos. Las carrocerías por primera vez presentaban la parte superior del habitáculo construida completamente de metal y el parabrisas se dividió en dos pronunciadas secciones en V. Desde 1941 hasta 1949 se introdujeron profundos cambios estéticos.

Desde 1957 con la introducción de la Bonneville, Pontiac pasaría a ser conocida por sus vehículos de alto rendimiento del que el máximo exponente sería el Pontiac GTO presentado en 1964, originalmente como una opción en el paquete de LeMans/Tempest de GM. Con este coche se lograrían unas ventas estratosféricas y GM pediría al resto de sus divisiones que construyeran un coche similar al GTO y con ello comenzaría la carrera de los Muscle Car.

A pesar de su éxito, los años 70 fueron una década muy difícil para Pontiac, ya que las limitaciones ambientales harían reducir la compresión de los motores, lo que significaba reducir la potencia. El único modelo realmente nuevo de esta década fue el Grand Am, un automóvil que según los estándares americanos podía considerarse como un deportivo de gran clase. En los siguientes años las ventas de Pontiac mejoraron y en 1982 se presentaría la tercera generación del Firebird.

Ya entrada la década de los 90, Pontiac gozaría de una buena imagen, con vehículos que representaban el espíritu deportivo de GM. La estética siempre ha sido agresiva y muy llamativa y en su oferta se encuentran modelos como el Sunfire, Firebird, Grand Am, Grand Prix, la miniván Montana y la última generación del Bonneville, además de la radical Aztek hasta que tras la crisis financiera de 2008 a causa de la quiebra de Lehman Brothers Holdings Inc., GM presentaría un plan de viabilidad para las distintas filiales del grupo y la marca Pontiac sería eliminada del mercado en 2010.


Pontiac Starchief

El vehículo

1955
Pontiac Starchief
NewRay
Referencia: 48014S

La miniatura
Dentro de los fabricantes de precio bajo como Cararama o Mondomotors, la compañía NewRay, fundada en Hong Kong en 1987, es quizá la que ofrece una peor calidad en sus productos, especialmente los coches y camiones a escala 1/43. A pesar de ello, sus miniaturas cuentan con unas terminaciones correctas para su precio (entre 2€ y 5€ en los coches y alrededor de 15€ para los camiones), haciendo que los modelos de NewRay sean bastante populares entre los coleccionistas de todo el mundo por ofrecer precisamente eso, modelos relativamente aceptables a un precio muy económico y que, en el caso de los camiones, incluye modelos no reproducidos por otros fabricantes o con configuraciones camión + semirremolque que productores más típicos de este tipo de miniaturas como Eligor o Minichamps no ofrecen en sus gamas.


Pontiac Bonneville

El vehículo

1957
Pontiac Bonneville
NewRay
Referencia: 48024S

La miniatura
Dentro de los fabricantes de precio bajo como Cararama o Mondomotors, la compañía NewRay, fundada en Hong Kong en 1987, es quizá la que ofrece una peor calidad en sus productos, especialmente los coches y camiones a escala 1/43. A pesar de ello, sus miniaturas cuentan con unas terminaciones correctas para su precio (entre 2€ y 5€ en los coches y alrededor de 15€ para los camiones), haciendo que los modelos de NewRay sean bastante populares entre los coleccionistas de todo el mundo por ofrecer precisamente eso, modelos relativamente aceptables a un precio muy económico y que, en el caso de los camiones, incluye modelos no reproducidos por otros fabricantes o con configuraciones camión + semirremolque que productores más típicos de este tipo de miniaturas como Eligor o Minichamps no ofrecen en sus gamas.


Pontiac GTO

El vehículo
A principios de 1963, General Motors (GM) prohibiría a las divisiones de la compañía, Chevrolet, Buick, Oldsmobile y Pontiac, participar en competiciones de automovilismo y el desplazamiento de los motores de las gamas medias más allá de los 5.4 litros (330 pulgadas cúbicas) . En concreto para Pontiac, la prohibición sería un revés ya que en gran medida sus ventas se basaban en los éxitos de sus modelos en su rendimiento en carreras. Para paliar los efectos de tal medida, Jim Wangers, Director de Marketing de la marca, propondría una forma de mantener la imagen competitiva de Pontiac con un nuevo enfoque centrado en el rendimiento en carretera del que nacería el primer Muscle Car como tal de la historia: el Pontiac GTO.

El nombre GTO significa Gran Turismo Omologato, un nombre de modelo que Ferrari utilizó para el 250 GTO, y que se refiere a modelos homologados para carreras de Gran Turismo. La idea de utilizar el acrónimo de Ferrari sería del Ingeniero Jefe de Pontiac, John DeLorean, que junto a los ingenieros Russell Gee y Bill Collins idearían un paquete de opciones para la segunda generación del Pontiac Tempest y del Pontiac LeMans, modelo que como el GTO sería originalmente un paquete opcional del Tempest, en el que por un precio extra de 296$ el comprador tendría un motor V8 de 389 pulgadas cúbicas (6.4 litros) y 325CV, escape doble y válvulas cromadas, transmisión manual de tres velocidades, un capó con dos tomas de aire y una parrilla delantera con un emblema con la denominación GTO.

Este paquete de opciones, quebraba la política de GM de limitar el desplazamiento máximo de los motores, sin embargo, en ese momento el GTO se consideraría como un modelo especial sin equipación estándar. La versión GTO sería un éxito inmediato y el Gerente General de Pontiac, Elliott Pete Estes, pondría a la compañía a producir a partir de 1966 el Pontiac GTO como un modelo separado dentro del catalogo de la firma basado en la plataforma GM A-Body en las tres primeras generaciones y la X-Body en la cuarta y última del modelo clásico producido hasta 1974. Una quinta generación del GTO llegaría en 2004 con una versión del australiano Holden Monaro, aunque no tendría nada en común más allá del nombre y las prestaciones deportivas con el modelo orginal.

La primera generación del Pontiac GTO, estaría disponible con las variantes de carrocería de sedán de dos puertas, cupé de techo rígido y el descapotable y en 1965, llegaría la primera revisión del modelo aumentando la longitud total del mismo manteniendo la misma distancia entre ejes y las mismas dimensiones interiores y añadiendo faros cuádruples apilados verticalmente en lugar de horizontalmente como en la versión de 1964 de la que también diferiría en la toma de aire del capó, en el modelo de 1965 sería una sola entrada con dos bocas situada en el centro del capó. El motor, sería mejorado con nuevas culatas que incrementaría la potencia hasta los 335CV en su versión más básica.

En 1966, el GTO se convertiría en un modelo independiente con sus propias señas de identidad: Alejado de los Tempest y LeMans con un estilo más curvo con las líneas de los guardabarros traseros elevadas, estaría disponible como cupé deportivo con pilares B, con techo rígido sin pilares B o como un convertible, todas ellas con las mismas opciones de motor del modelo del año anterior. El primer Pontiac GTO se presentaría con una nueva parrilla delantera de plástico en lugar de las típicas de metal e incluiría en su equipamiento nuevos asientos de cubo con respaldos más altos y delgados con reposacabezas ajustables como una nueva opción y un nuevo panel de instrumentos en el que destacaría un adorno hecho de chapa de nogal.

En el modelo de 1967, el mayor cambio se vería dentro del capó con la mejora del motor 389 que recibiría un diámetro de cilindro ligeramente más grande para una capacidad cúbica total 6.6 litros (400 pulgadas cúbicas). Este motor se ofrecería con un carburador simple de dos barriles y una potencia máxima es de 255CV en su versión más económica seguida de la versión estándar con carburador de cuatro barriles y una de 335CV y la variante más potente, 400 H.O., que desarrollaría una potencia de 360CV. La transmisión automática de dos velocidades sería también reemplazada por otra de tres que estaría disponible con todos los motores y se ofrecería como opción frenos de disco en las ruedas delanteras.

En 1968, y después de que GM renovase su plataforma A-Body, el Pontiac GTO llegaría a su segunda generación con un diseño más corto y bajo que el de sus predecesores con una nueva boca de aire doble sobre el capó en forma de cuchara invertida con un saliente en el medio. El nuevo GTO volvería a los mismos faros dobles horizontales del primer modelo de 1964 y como opción se presentarían faros retráctiles en la parrilla delantera. Otra de las características de la nueva generación del Pontiac GTO sería el parachoques delantero, conocido como Endura, diseñado para absorber el impacto a bajas velocidades sin cambiar su forma y que sería el primer parachoques de este tipo pintado en el color de la carrocería.

El tren motriz de la segunda generación sería básicamente la misma que la del modelo de 1967, pero la potencia del motor estándar mejoraría hasta los 350CV y la versión económica también subiría hasta los 265. Asimismo, los frenos de disco delanteros con pinzas de cuatro pistones seguirían siendo opcionales. Desde el 1 de enero de 1968, nuevas normas de seguridad a aplicar a todos los vehículos vendidos en los Estados Unidos, y los GTO no serían ajenos a estas medidas y comenzarían a montar cinturones de seguridad de tres puntos y luces de posición laterales.

El modelo del año 1969 llegaría con la eliminación de las ventanillas triangulares delanteras, el cambio de la rejilla del radiador y un nuevo diseño de luces traseras, desapareciendo de la gama el motor 400 H.O. Pero el cambio más importante en la familia del Pontiac GTO sería la llegada de la versión The Judge, nombre tomado del programa de comedia Rowan & Martin's Laugh-In en el que el artista Sammy Davis Jr. interpretaba a un juez cuya coletilla "Here comes The Judge" sería muy popular entre el público más joven.

El plan original de Pontiac para el GTO The Judge sería la de crear un coche económico para competir con el Plymouth Road Runner y el Chevrolet Chevelle SS 396. Sin embargo, durante el curso del desarrollo del paquete de configuración, el plan cambiaría y se decidiría desarrollar al vehículo como uno de alto rendimiento con el máximo número de opciones y detalles disponibles en la gama de los GTO.

Por un extra de 332$, los compradores del paquete The Judge contarían con la tercera versión de los motores Ram Air, estrenado en la gama del GTO en 1968 como una versión más potente del 400 H.O. con una culata de nuevo diseño y un incremento del 10% de potencia, así como llantas específicas para unos neumáticos más anchos, una palanca de cambios más deportiva, adhesivos que incluyen el logotipo de The Judge y líneas decorativas a lo largo de la parte superior de la cintura del coche, comúnmente conocidas como rayas The Judge gracias a este modelo, y un alerón trasero que se convertiría en equipación estándar por primera vez en la historia del Pontiac GTO. A pesar del esfuerzo de la filial de GM por ofrecer un vehículo más potente y barato que el de su competencia, las ventas del Pontiac GTO caerían por debajo de las del Chevelle SS 396 y el Road Runner y en concreto de la versión The Judge vendería un total de 6.833 unidades, menos del 10% del total de la gama del GTO tanto en sus versiones cupé como convertibles.

En 1970, el modelo abandonaría la opción de los faros retráctiles y recuperaría los fijos de cuatro focos que se colocarían horizontalmente fuera de la parrilla frontal más estrecha del parachoques Endura. Esta versión del modelo, también recibiría las nuevas barras estabilizadoras que montarían las suspensiones delantera y trasera, así como un nuevo motor de 7.5 litros (550 pulgadas cúbicas) y 360CV junto a la eliminación del 400 más barato y la oferta compuesta por los motores Ram Air de tercera y cuarta generación. Como opción a la gama del Pontiac GTO, se agregaría el nuevo sistema escape operado por vacío (VOE por sus siglas en inglés) accionado desde la consola de mandos y cuya función era la de disminuir la presión de escape en el rango de altas revoluciones para aumentar la potencia y aumentarla en el rango de bajas para aumentar el par del motor.

Con las nuevas regulaciones estatales sobre la emisión de gases, la familia del Pontiac GTO iría sufriendo la pérdida de las opciones más potentes y tras un lavado de cara del modelo en 1971 en el que se agregaría una rejilla de tipo malla de alambre en la parte superior de la rejilla delantera convencional con barras horizontales a ambos lados en forma de paragolpes y con la toma de aire reubicada cerca de esta al frente del capó, en 1972, el Pontiac GTO volvería a ser vendido como una opción dentro de la gama del modelo LeMans y desaparecía definitivamente en 1974.

Antes de su final, GM presentaría la nueva plataforma X-Body que daría lugar a la tercera generación del GTO, sustituida un año más tarde tras pasar el paquete de opciones del LeMans al Pontiac Ventura, siendo ambas un fracaso de ventas y cerrando el telón de manera definitiva para el modelo que inauguraría la generación de los Muscle Cars. No obstante, en 2003, GM a través de la filial australiana Holden convertiría el modelo Monaro en una nueva versión del GTO montando un motor Chevrolet LS1 V8 de 5.7 litros y 350CV al que se uniría en 2005 el LS2 de 6.0 litros de desplazamiento y 400CV que estaría en producción hasta 2006 con unas ventas cercanas a las 41.000 unidades.

1964
Pontiac Tempest LeMans GTO
Universal Hobbies/Delprado
Colección: Car Collection - Nº 41/70

La miniatura
En 1999, la editorial española DelPrado publicaría la primera colección de miniaturas vendida en kioscos conjuntamente con un fascículo. De aparición semanal, la llamada Car Collection incluiría 70 modelos, en otros países también sería publicada con un número de 85 modelos en Francia (con el mismo nombre que la colección española) y el Reino Unido (como Car Collection Series), que repasaban la historia del automóvil desde la década de 1900 hasta la de 1990. Las réplicas, realizadas en China, contarían con moldes fabricados por Universal Hobbies que utilizaría tanto los suyos propios como de otros fabricantes como Kyosho, Anson o Biante entre otros fabricantes. La colección, sería reeditada en España en el año 2003 con un primer número doble al precio de 5,95€, costando el resto de entregas 8,95€, y que incluirían los 70 modelos anteriores de la primera edición con algunos pequeños retoque como antenas o cambio de color. Las miniaturas incluidas en la obra contaban con un buen nivel de acabados en sus moldes y una aceptable calidad general habida cuenta su bajo precio, hasta tres veces inferior en productos similares disponibles en tiendas, y que como punto a favor tenía el poner en manos del coleccionista réplicas nunca antes realizadas en escala 1/43.

1966
Pontiac GTO
NewRay
Referencia: 48044

La miniatura
Dentro de los fabricantes de precio bajo como Cararama o Mondomotors, la compañía NewRay, fundada en Hong Kong en 1987, es quizá la que ofrece una peor calidad en sus productos, especialmente los coches y camiones a escala 1/43. A pesar de ello, sus miniaturas cuentan con unas terminaciones correctas para su precio (entre 2€ y 5€ en los coches y alrededor de 15€ para los camiones), haciendo que los modelos de NewRay sean bastante populares entre los coleccionistas de todo el mundo por ofrecer precisamente eso, modelos relativamente aceptables a un precio muy económico y que, en el caso de los camiones, incluye modelos no reproducidos por otros fabricantes o con configuraciones camión + semirremolque que productores más típicos de este tipo de miniaturas como Eligor o Minichamps no ofrecen en sus gamas.

1969
Pontiac GTO
IXO Models/Altaya
Colección: American Cars - Nº 8/

La miniatura
A finales de septiembre de 2019, la editorial Altaya ponía a la venta mediante suscripción en su página web la colección American Cars con los modelos más emblemáticos producidos en los Estados Unidos a lo largo de los años. Las miniaturas, como en la mayoría de las colecciones ofrecidas por esta editorial, son fabricados por IXO Models y cuentan con un excelente nivel de detalles y acabados habida cuenta el bajo precio de venta: 2,99€ el número uno, 7,99€ el segundo y 14,99€ a partir del tercero con una colección prevista a 80 ejemplares.


Pontiac Firebird

El vehículo
En 1964, Pontiac presentaría un prototipo, el Banshee, pensado para ofrecer una alternativa al Ford Mustang en el segmento de los Pony Cars creado precisamente tras la puesta a la venta de la firma americana fundada por Henry Ford. En el Banshee se dejarían las futuras líneas que luego se asemejarían a las del futuro Pontiac Firebird de producción como las luces traseras y la parrilla delantera. Sin embargo, General Motors (GM) paralizaría el proyecto por temor a la posible competencia del modelo de Pontiac con el deportivo estrella del gigante americano: el Chevrolet Corvette, con el que comparativamente el Banshee era más ligero y potente.

Con la presentación del Chevrolet Camaro en 1967, GM decidiría utilizar la plataforma de éste último como base para el Firebird apenas unos meses después de la salida al mercado del modelo de Chevrolet, teniendo el modelo de Pontiac un estilo más sofisticado que el Camaro a pesar de compartir algunas secciones de la carrocería como los parachoques delantero y trasero y las puertas. Como motorizaciones, el Pontiac Firebird ofrecería un amplio rango de motores V6 y V8 de 4.1, 5.8 y 6.6 litros con potencias de entre 165 y 285CV y niveles de acabado como el Formula o el Trans-Am, introducida en 1969 y que se convertiría en la más popular entre los compradores, dando lugar a un modelo por derecho propio más que a una simple versión más vitaminada del Firebird.

En sus versiones menos potentes, los Pontiac Firebird montarían transmisiones manuales de tres o cuatro velocidades o automáticas de dos velocidades, mientras que en los de mayor caballaje se usarían las mismas transmisiones manuales, pero la automática sería de tres velocidades. Adicionalmente y como parte del paquete Trans-Am, se distinguiría por un capó con un mayor número de tomas de aire para mejorar la refrigeración de los distintos componentes del coche y apéndices más aerodinámicos para asegurar un mejor rendimiento aerodinámico, marca distintiva de esta configuración a lo largo de las cuatro generaciones que tendría el modelo y que, como era habitual entonces en los fabricantes norteamericanos, recibiría pequeñas mejoras estéticas o mecánicas prácticamente cada año.

En 1970, llegaría la segunda generación del modelo que, comparada con la primera, ofrecería una línea más limpia y aerodinámica. Para mejorar la conducción, se modificaría la suspensión y se agregaría una barra estabilizadora. El apartado mecánico también vería mejoras en las motorizaciones, ahora ofreciendo mayor potencia, así como en las transmisiones de las que habría disponibles cajas de cambios manual Hurst de tres y cuatro relaciones y una automática secuencial Turbo Hydra-Matic y Powerglide de dos y tres velocidades.

En esta segunda serie del Pontiac Firebird, habría cambios en los motores para adaptarse a la ley de 1971 que requería el uso de gasolina sin plomo. De esta manera, se introduciría un nuevo motor V8 de 300CV y se sustituirían los de la misma disposición de más potencia por otras de 325 y 335 caballos de fuerza, quedando reservada para la versión Trans-Am un nuevo motor de 7.5 litros y 325CV, más tarde ampliada a 370 con árboles de levas especiales, pistones de aluminio y válvulas de gran tamaño.

Estas mejoras en la mecánica, serían seguidas por modificaciones aerodinámicas y en 1973 aparecería por primera vez en el capó el emblema del pájaro de fuego que a partir de ese año distinguirá a todos los Trans-Am. En 1974, para cumplir nuevamente con las nuevas leyes de tráfico, la carrocería del Pontiac Firebird sería modificada para introducir un frente de fibra de vidrio en forma de cuña y un parachoques trasero de plástico y un año más tarde, el frontal sería de nuevo modificado y se cambiaría el ventanal trasero para permitir una mayor visibilidad.

En 1977, habría numerosos cambios con respecto a las unidades de potencia disponibles y el diseño de la sección delantera del automóvil se sometería a una nueva actualización. En 1979 se llevaría a cabo otro rediseño de la parte delantera y varios elementos del automóvil. Para celebrar el décimo aniversario de la creación del Pontiac Firebird Trans-Am, se crearía una versión especial con un color plateado. En ese momento, el coche de Pontiac era el único automóvil del segmento de los Pony Cars a la venta y, a pesar de esta ventaja, las ventas caerían en picado especialmente tras la eliminación de la gama del motor de 6.5 litros.

Con un futuro incierto, el Pontiac Firebird de tercera generación llegaría a los concesionarios de la división de General Motors en 1982. Estéticamente, el modelo ahora se diferenciaría considerablemente del Chevrolet Camaro, pero la mecánica sería común para ambos ya que los motores, en lugar de ser producidos por la empresa matriz como en el pasado, ahora estarían suministrados por General Motors. El diseño del coche abandonaría el estilo musculoso de las dos generaciones anteriores por una línea más deportiva en las tres versiones de acabado del modelo (Base, S/E y Trans-Am, en 1985 se uniría la versión GTA y en 1987 la línea Formula a la oferta) y las dos carrocerías disponibles: cupé y convertible.

La oferta de motores comenzaría con una unidad de 2.5 litros y 90CV del modelo básico, pasando por el V6 de 2.8 litros y 105CV del S/E hasta el V8 de 5.0 litros y 145CV del Trans-Am, todos ellos transmitiendo la potencia al eje trasero a través de cajas de cambios manuales de cuatro velocidades o automáticas Turbo Hydra-Matic de tres velocidades. En los siguientes años, se implementarían mejoras en las motorizaciones introduciendo un nuevo motor V6 con 125CV y un V8 que alcanzaría los 190 caballos de fuerza. En años sucesivos, se introducirían cambios estéticos como nuevas luces delanteras y traseras, paragolpes más redondeados, faldones más envolventes o un nuevo diseño en el interior.

En 1993, llegaría la cuarta generación del Pontiac Firebird en la que se modificaría toda la línea del coche, haciéndola altamente aerodinámica con la inclusión de un parachoques de plástico para contener el peso. Parte de la mecánica derivaría de la generación anterior, a excepción de la nueva configuración de la suspensión delantera. En esta serie, solamente estarían disponibles las versiones básicas, Formula y Trans-Am equipadas con motores V6 de 3.4 litros y 160CV y motores V8 de 5.7 con 275 acoplados a una caja de cambios manual de seis velocidades.

Con posterioridad y hasta 2002, año en el que el Firebird dejaría de fabricarse, se implementarían mejoras como el control de tracción, frenos de disco, tubos de escape dobles, diferencial de deslizamiento limitado y llantas de aleación, disponibles en la versión básica como opciones y como equipamiento estándar en las de más alto rendimiento. En 1998 el Trans-Am recibiría un rediseño de la sección delantera y se introduciría el nuevo motor LS1 de origen Chevrolet, utilizado por primera vez en el Corvette 1997.

En la cultura popular, el Pontiac Firebird sería un coche icónico y sería utilizado en numerosas películas y series de televisión como por ejemplo el Pontiac Firebird Trans-Am de 1977 que llevaría el actor Burt Reynolds en la película Smokey and the Bandit (Los caraduras en España) o en la serie de televisión Knight Rider (El coche fantástico en España) donde el protagonista David Hasselhoff utiliza un Pontiac Firebird Trans-Am de 1982 apodado como KITT (Knight Industries Two Thousand).

1967
Pontiac Firebird I
Universal Hobbies/Delprado
Colección: The Ultimate Car Collection - Nº 83/85

La miniatura

1969
Pontiac Firebird Trans-Am I
Yat Ming
Referencia: 94238

La miniatura
Yat Ming comenzaría la producción de modelos a escala a mediados de los años 70 en China con especial dedicación a las escalas 1/18, 1/24 y 1/43. A finales de la década de 1990, comenzaría a fabricar clásicos americanos a escala 1/43 que posteriormente serían utilizados en distintos coleccionables editados en Europa con esta temática como eje de la colección. Posteriormente, Yat Ming vendería bajo la denominación Road Signature muchos de estos modelos con diferente color pero con los mismos acabados y ampliaría su gama a otros fabricantes e incluiría camiones de bomberos antiguos que estarían en producción hasta que la compañía cerrara sus puertas en 2013, siendo comprada entonces por Lucky Die Cast que vende desde 2015 los mismos coches que en su día vendía Yat Ming. En general, las miniaturas están bien detalladas y terminadas sobre unos moldes correctos considerando su bajo precio, tanto en versión de coleccionable o de tienda y ofrece una buena oportunidad para los coleccionistas, sobre todo a los aficionados a los exuberantes modelos americanos posteriores a la Segunda Guerra Mundial, de tener buenas reproducciones a un precio insuperable.

1979
Pontiac Firebird Trans-Am II
Yat Ming
Referencia: 94239

La miniatura
Yat Ming comenzaría la producción de modelos a escala a mediados de los años 70 en China con especial dedicación a las escalas 1/18, 1/24 y 1/43. A finales de la década de 1990, comenzaría a fabricar clásicos americanos a escala 1/43 que posteriormente serían utilizados en distintos coleccionables editados en Europa con esta temática como eje de la colección. Posteriormente, Yat Ming vendería bajo la denominación Road Signature muchos de estos modelos con diferente color pero con los mismos acabados y ampliaría su gama a otros fabricantes e incluiría camiones de bomberos antiguos que estarían en producción hasta que la compañía cerrara sus puertas en 2013, siendo comprada entonces por Lucky Die Cast que vende desde 2015 los mismos coches que en su día vendía Yat Ming. En general, las miniaturas están bien detalladas y terminadas sobre unos moldes correctos considerando su bajo precio, tanto en versión de coleccionable o de tienda y ofrece una buena oportunidad para los coleccionistas, sobre todo a los aficionados a los exuberantes modelos americanos posteriores a la Segunda Guerra Mundial, de tener buenas reproducciones a un precio insuperable.

1982
Pontiac Firebird III
IXO Models/Altaya
Colección: American Cars - Nº 23/

La miniatura
A finales de septiembre de 2019, la editorial Altaya ponía a la venta mediante suscripción en su página web la colección American Cars con los modelos más emblemáticos producidos en los Estados Unidos a lo largo de los años. Las miniaturas, como en la mayoría de las colecciones ofrecidas por esta editorial, son fabricados por IXO Models y cuentan con un excelente nivel de detalles y acabados habida cuenta el bajo precio de venta: 2,99€ el número uno, 7,99€ el segundo y 14,99€ a partir del tercero con una colección prevista a 80 ejemplares.