Automobiles L. Rosengart
Fabricantes de Europa

En 1927, Lucien Rosengart vio la oportunidad de producir un coche de pequeño tamaño para un segmento del mercado francés que en aquella época no estaba siendo cubierto por ninguno de los principales fabricantes. Con este objetivo adquirió la vieja fábrica de Bellanger en Neuilly y allí empezó la producción del coche Rosengart. Sus primeros coches fueron copias bajo licencia del coche británico Austin Seven. Ese modelo, el LR2, que sufrió varios procesos de remodelado estético, dejó de producirse durante algún tiempo para renacer más tarde infinitamente modificado y mejorado con el nombre de LR4, siendo fabricado durante mucho tiempo después de que su homólogo británico hubiera dejado de producirse. A principios de los años 1930, Rosengart se fusionó con el fabricante alemán Adler, y bajo licencia ofreció en su gama copias de los modelos de Adler Trumpf y Trumpf Junior. También añadió a su gama un coche convencional con tracción trasera, con líneas parecidas a las de Austin.

En 1937, el desarrollo de modelos con tracción delantera llevó a Rosengart a producir el elegante modelo Supertraction, que, por primera vez en la corta historia de Rosengart, le permitió competir en aquella época con coches más grandes como el Peugeot 402 o el Berliet Dauphine. En 1936, debido a dificultades financieras, Rosengart transfirió la empresa a una nueva organización, la Société Industrielle de l'Ouest Parisien. La producción del modelo Supertraction nunca fue lo suficientemente grande, y la compañia quedó devastada durante la invasión de Francia por el ejército Nazi. A pesar de ello, la empresa fue capaz de sobrevivir la ocupación alemana de Francia hasta que finalizó la guerra, pero no produjo coches durante el conflicto.

Tras la guerra, Rosengart, que había estado en Estados Unidos, trató de reconducir su empresa hacia la producción de los coches pequeños que le habían proporcionado éxito a finales de los años 1920 y principios de los años 1930. Sin embargo, en aquella época, los principales fabricantes de Francia ya estaban produciendo coches muy pequeños y económicos que se adaptaban muy bien a las condiciones y necesidades de Francia en la posguerra. El último modelo de Rosengart, denominado Ariette, fue producido entre 1947 y 1954, pero las ventas no fueron buenas. La empresa cerró sus puertas en verano de 1955, tras el fracaso de lanzamiento de un nuevo modelo, el Sagaie, una evolución del Ariette.


1939
Rosengart Super Traction
IXO/Altaya
Colección: Los Más Bellos Coches De Época - Nº 50/50