Sunbeam Motor Car Company Limited
Fabricantes de Europa

Los orígenes de Sunbeam se remontan al año 1887 cuando John Marston, fabricante de vajillas, se iniciaría en el negocio de la construcción de bicicletas y más tarde de motos, actividades principales de la compañía hasta que en 1899 aparecería el primer automóvil por las puertas de la factoría situada en Wolverhampton (Gran Bretaña). En 1901, Marston y Maxwell Maberly-Smith se asocian para la construcción de motores de dos y seis cilindros, el primitivo Sunbeam contaría con uno solo, y en 1905 y con un capital de 40.000 libras esterlinas fundan la Sunbeam Motor Car Company Limited.

Después de fabricar ambulancias, aviones y motores para estos durante la Primera Guerra Mundial, la compañía entraría en dificultades financieras después de la contienda por los pagos pendientes del material construido durante la guerra y la compañía sería comprada por Talbot para constituir junto a la francesa Darracq el consorcio STD (Sunbeam-Talbot-Darracq), creándose asimismo la Sunbeam Commercial Vehicles para la producción de chasis de autobuses y trolebuses. El grupo compuesto por los tres fabricantes, declararía la quiebra en 1934 siendo adquirida entonces por el Grupo Rootes que continuaría utilizando la marca Sunbeam hasta su venta al Grupo Chrysler en 1964, que mantendría el emblema del fabricante británico en sus coches hasta 1976 y a partir de 1978 y hasta 1981 utilizaría el nombre como base para los automóviles de preparación más deportiva de los modelos vendidos por Chrysler Europa bajo la denominación Talbot.

A pesar de sus vicisitudes, Sunbeam gozaría de una excelente reputación como fabricante tanto de motocicletas como de automóviles. En esta última categoría, serían varios los hitos que marcarían el devenir de la compañía a lo largo de su existencia. Su primer automóvil, llegaría a vender más de 400 unidades hasta 1904, una cifra respetable en esa época, con su motor monocilíndrico que apenas desarrollaba tres caballos de potencia y una velocidad máxima de 32 km/h. Debido al éxito de este primer modelo, Marston comenzaría a importar chasis Berliet a los que agregaría sus propias carrocerías y con el tiempo, Sunbeam iría involucrándose en la fabricación de más componentes con unas ventas sostenidas de 18 ejemplares por mes.

El primer automóvil producido con la denominación de Sunbeam estaría basado en un Peugeot con una producción manual de diez unidades a la semana pero sería el ingeniero Louis Coatalen el que realmente situaría a la marca en el escenario automovilístico británico con sus preparaciones para la competición de las que posteriormente derivarían los modelos de producción, cuya fabricación quedaría suspendida durante la Primera Guerra Mundial. Tras el final de esta y la posterior fusión con Talbot y Darracq, la popularidad de Sunbeam crecería en ventas gracias a sus triunfos en la competición y los récords de velocidad marcados por sus coches en 1922 y 1925, 215 y 243 km/h respectivamente.

Tras la adquisición de la compañía por el Grupo Rootes en 1934, Talbot sería comprada por el exempleado Anthony Lago, Darracq por SIMCA y la división de autobuses vendida al constructor británico Guy tras un fallido intento de compra por parte de AEC, Sunbeam pasaría a ser el fabricante de automóviles de lujo del grupo, cerrando su factoría de Wolverhampton y trasladándose a Ryton, abandonando todos los proyectos existentes para fabricar vehículos de las filiales del grupo, entre otras Humber, Singer, Commer y Karrier, bajo el nombre Sunbeam. De nuevo con la producción paralizada por la Segunda Guerra Mundial, los Sunbeam regresarían a los concesionarios con el modelo 90 y el Rapier, muy populares ambos en en las competiciones de rally, y más tarde el que sería uno de los más populares del fabricante, el Sunbeam Alpine, básicamente una versión cupé descapotable del 90, que tendría una versión con motor Chrysler V8 ensamblada por Jensen conocida como Tiger y los preparados por Carroll Shelby que harían su aparición en las 24 Horas de Le Mans de 1961, 1962 y 1963. El Sunbeam Tiger, sería remplazado por otro de los coches que serían un icono del fabricante británico, el Sunbeam Imp, también fabricado como Hillman Imp después de que el Grupo Rootes adquiriera a esta compañía, y que sería un excelente representante de la marca en el mundo de la competición en las manos de Bill McGovern que ganaría con un modelo preparado por George Bevan tres campeonatos consecutivos del BTCC británico desde 1970 a 1972.

A pesar de estos éxitos, Sunbeam se vería perjudicada por la decisión del Gobierno Británico para favorecer regiones más deprimidas económicamente que obligarían al constructor a abrir una nueva planta en Linwood (Escocia) aumentando los costes de producción y disminuyendo la calidad de la producción debido a la inexperiencia de los obreros de la nueva factoría. Esta situación se agravaría con la Crisis del petroleo de 1973 y con la decisión de Chrysler, propietaria de la marca desde 1964, de reducir costes y así en 1976, se produjeron los últimos Sunbeam británicos, siendo vendidos a partir de entonces como Chrysler, aunque en el mercado de exportación se mantendría la denominación original, desapareciendo la marca por completo tras la venta a Peugeot de Chrysler Europa que mantendría por un breve periodo de tiempo la denominación Sunbeam en algunas de las versiones de los productos vendidos como Talbot.

Más miniaturas e información de Sunbeam en las siguientes secciones


1960
Sunbeam Alpine Spider Series II
Universal Hobbies/Eaglemoss Collections
Colección: James Bond Car Collection - Nº 17/134

El vehículo
La segunda generación del descapotable Alpine llegaría a los mercados en 1960 con una mejora en el motor de 1.592cc para obtener una potencia de 80CV. El modelo, también contaría con frenos de disco y una relación de marchas más ajustada en su caja de cambios de cuatro velocidades para realzar su conducción deportiva orientado sobre todo al mercado norteamericano. Sobre la base del chasis monocasco del Hillman Husky, la mayor parte de los elementos mecánicos del Sunbeam Alpine serían heredados del Rapier, derivado a su vez del Hillman Minx, aunque conservando una identidad propia y generalmente mejor terminado que su predecesor y de los dos automóviles que le servirían de inspiración. El motor mejorado incluiría pistones de aleación ranurados y carburadores dobles fabricados por Zenith, mientras que en la carrocería los paragolpes y sus montantes serían parte integral de la misma, aumentando la seguridad de los pasajeros en caso de colisión.

Disponible con techo de lona en su modelo básico, que se aloja en un compartimento metálico por detrás del minúsculo banco trasero, el Sunbeam Alpine no haría ninguna concesión al confort de conducción y así, tanto el asiento del conductor como el del piloto no serían reclinables y los detalles del interior brillarían por su ausencia, con apenas los botones y mandos imprescindibles para su manejo deportivo montados en un tablero instrumentos pintado en plata mate y con tapicería de vinilo negro o escarlata para acompañar las seis terminaciones de pinturas ofrecidas en el modelo (Moonstone, Embassy Black, Carnival Red, Seacrest Green, Lake Blue y Wedgewood Blue). Como estándar, estarían disponibles llantas de de acero con orificios de ventilación pintadas de color blanco bajo unos tapacubos lisos y como opción unas llantas de alambre pintadas de plata. También como opción estaría un techo rígido en forma de burbuja con una ventana trasera envolvente.

Cerca de 20.000 unidades del Sunbeam Alpine sería fabricadas entre septiembre de 1960 y marzo de 1963 con un precio de alrededor de 2.500 dólares, significativamente más bajo que otros rivales de las mismas características como el Triumph TR4, el Austin-Healey 3000 y el Alfa Giulietta Spider lo que dejaría la sensación en el potencial comprador de ser un automóvil menos prestigioso, entrando en el terreno de los deportivos de gama intermedia como el MG Midget, el Triumph Spitfire o el Austin-Healey Sprite. Tampoco ayudaría el hecho de que en un periodo de seis años, cinco versiones del Sunbeam Alpine fueran construidas para mantenerse al día con la competencia, alejando a los posibles los compradores que quedarían a la espera del siguiente modelo que, generalmente, mejoraría las prestaciones del anterior.

El momento de mayor popularidad del Sunbeam Alpine Series II, llegaría en 1962 con la película Dr. No (Agente 007 contra el Dr. No en España) en la que sería la primera aparición del agente secreto al servicio de Su Majestad en un largometraje. El Sunbeam Alpine Series II, prestado a la productora por un ciudadano de Jamaica, que aparece en la película sería el primer vehículo que el agente secreto conduciría como propio, aunque en la película sería un coche de alquiler, en lugar de un automóvil utilizado por un enemigo. Bond conduciría el automóvil en Jamaica para encontrarse con la enigmática señorita Taro en su residencia Magenta Drive en las Montañas Azules sobre Kingston, capital del país caribeño, en la que también sería la primera conquista cinematográfica femenina de Bond. En el camino, Bond es perseguido sin éxito por los secuaces del Dr. No. La elección de un coche descapotable no sería casual, en el libro James Bond conduce un Hillman Minx, ya que serviría para mostrar a Sean Connery en todo se esplendor en su primera aparición como James Bond.

La miniatura
En enero de 2007, la editorial Eaglemoss publicaba en el Reino Unido la colección de coches del más popular agente secreto de la la literatura y el cine con el nombre de James Bond Car Collection tras un fallido test en Francia compuesto por cinco números con miniaturas fabricadas por Eligor y Norev. La primera versión de la colección, incluiría 40 de los modelos que aparecerían en varias de las películas del agente secreto y estarían fabricas por Universal Hobbies en China. Cada miniatura venía expuesta en una peana que hacía las veces de diorama representando una escena de la película en la que aparecería el coche e incluía en muchos casos una figura de James Bond, artilugios y figuras de otros personajes. Debido a su éxito, la colección iría teniendo sucesivas ampliaciones y a partir del número 88 varios de los modelos serían fabricados también por IXO Models. La colección, que tendría una cadencia quincenal y posteriormente mensual, terminaría en el Reino Unido con el número 134, pero sería vendida en otros países como Francia, Finlandia, Alemania, Holanda y Brasil en el tradicional canal de ventas de este tipo de colecciones y por suscripción directa en otros a lo largo de los cinco continentes con diferente cantidad de números y orden con el nombre de Bond in Motion.