Abarth & C. SrL
Grand Prix d'Endurance les 24 Heures du Mans

Más miniaturas e información de Abarth en las siguientes secciones

La historia de la factoría Abarth en las 24 Horas de Le Mans se concentra en apenas una década, la de los años 60, sin embargo, hasta llegar allí los coches del austriaco Karl Alberto Abarth y el mismo pasaron por unas cuantas vicisitudes antes de ganar en dos ediciones de Le Mans la clase en la que competían sus coches basados en diseños propios o modificaciones de otros modelos preexistentes.

El talento de Abarth como ingeniero fue rápidamente reconocido y, a la edad de 16 años, comenzó a trabajar como aprendiz en una factoría italiana diseñando chasis de bicicletas y motocicletas. A los 19 años, regresó a Austria, y empezó a trabajar con Motor Thun Motos preparando no sólo sus motos de carrera, sino también como piloto de prueba.

Dado su gusto por las carreras, compró una motocicleta británica de segunda mano que desmontó pieza por pieza, reduciendo el peso y haciendo mejoras en el motor. Su primera victoria en una carrera llegó en julio de 1928 sin apoyo de fábrica ni asistencia mecánica. Un año más tarde, construyó su primera motocicleta con el nombre de Abarth, y en los años siguientes se convertiría en cinco veces campeón de Europa.

Tras dos graves accidentes, uno de los cuales le dejo hospitalizado durante un año, se vio obligado a abandonar la competición. Y con el estallido de la Segunda Guerra Mundial emigró a Yugoslavia donde permaneció trabajando en una fábrica de motores. Después de la guerra, Abarth regresó a Italia, cambió su nombre por el más italiano Carlo y se convirtió en representante del estudio de diseño de Porsche.

Abarth entró en contacto con el legendario corredor Tazio Nuvolari, quien a su vez contactó con el industrial Piero Dusio, presidente del Club de Fútbol de la Juventus y principal apoyo financiero de Cisitalia. Dusio encargó a Abarth y Rudolf Hrushka, un exingeniero de Porsche, la construcción de un nuevo monoplaza revolucionario basado en un trabajo anterior de Ferdinand Porsche. El Cisitalia 360 tenía un complejo sistema de tracción en las cuatro ruedas y un motor de 1,493 cc bóxer de doce cilindros que producía más de 300CV.

Durante este tiempo sin embargo, Ferdinand Porsche estaba detenido en una cárcel francesa tras haber sido acusado de colaborar con los nazis. Su hijo utilizó el dinero obtenido a través de su participación en el proyecto Cisitalia para pagar la fianza. Dusio por su parte emigró a Argentina perseguido por las deudas de Cisitalia, que entró en bancarrota debido a los gastos de desarrollo del nuevo modelo.

Carlo, que no recibió ningún pago de Cisitalia, tomó los restos de la compañía y fundó Abarth & Cie SrL en marzo de 1949 junto a su amigo el piloto de carreras, Guido Scagliarini. El logotipo de la compañía fue un escorpión, signo zodiacal de Carlo Abarth. Después de haber rescatado varios coches de los restos de Cisitalia, Abarth creó su propio equipo de carreras, Squadra Abarth, y contaría con pilotos de la talla de Nuvolari, Bonetto, Cortese y Duberti.

En la decimosexta edición de la Mille Miglia, Abarth & C. alineó cuatro coches. Uno de ellos, pilotado por Scagliarini, ocupó el segundo lugar en su clase y el quinto lugar en general. En el primer año de la compañía, el Abarth 204A ganó el Campeonato Italiano 1100 y el título de la Fórmula 2. Para ayudar a financiar sus actividades en las competiciones, Carlo utilizó su experiencia con los escapes de motocicletas para desarrollar un nuevo tipo de silenciador para sus coches. Pronto, Abarth había desarrollado una gama de silenciadores de escape para diversos vehículos y en un año empleaba a más de 40 personas y había vendido más de 4.500 sistemas de escape. En 1962, las ventas globales llegarían a casi 260.000 unidades.

El interés por los productos de Abarth llegó a varios fabricantes de coches, incluyendo Alfa Romeo, Maserati y Ferrari, para quien en 1952 la factoría suministraba los sistemas de escape para los coches del campeonato del mundo de Fórmula 1 y de Resistencia. Con la llegada del FIAT 600 en 1955, Carlo Abarth vio la oportunidad de crear un pequeño y asequible coche deportivo. Utilizando las bases de los 600 y un motor de 750 cc que desarrollaba más del doble de la potencia original del automóvil, Abarth creó un nuevo coche usando dos estilos de carrocería diseñados por Zagato: el FIAT-Abarth 750 Zagato y el FIAT-Abarth 750 GT Zagato.

El éxito de Abarth traspasó rápidamente las fronteras. En 1958, Franklin Delano Roosevelt, Jr.., hijo del legendario presidente estadounidense, viajó a Italia para firmar un acuerdo exclusivo para distribuir los automóviles en Estados Unidos. 1958 sería también el año en que Abarth creó su obra maestra. Con el lanzamiento del nuevo FIAT 500, un coche diseñado por Dante Giacosa en torno a los principios de construcción sencilla y bajos costes de producción, Carlo creó el legendario FIAT 500 Abarth.

Aunque el coche ofrecía una carrocería casi estándar, se incrementó la relación de compresión del motor de 479 cc, se montó un carburador Weber 26 IMB y se optimizaron los sistemas de admisión y combustible. Junto con un escape de Abarth, la potencia del pequeño coche se multiplicó por dos. En el mismo año, Abarth reforzó su asociación con FIAT. La compañía se comprometió a recompensar económicamente a Abarth en base al número de victorias de carrera y los récords establecidos por los coches FIAT modificados por Abarth. Dado el bajo costo de los automóviles, Abarth y su creciente legión de equipos privados consiguieron innumerables victorias en multitud de pruebas y para finales de la década los coches de Carlo eran sinónimo de rendimiento y victoria.

La prueba de fuego de la reputación de Abarth llegaría en 1960. Ese año, Porsche KG encargó al pequeño fabricante italiano que se encargara del 356B para mantener el coche competitivo en las clases de Gran Turismo. Puesto que el objetivo era correr y ganar, Abarth puso mucho esfuerzo en reducir el peso del coche y mejorar la aerodinámica. Porsche suministró un potente motor de 115CV que haría del coche un contendiente a tener en cuenta en la clase 1.6 GT del Campeonato del Mundo.

El resultado fue un éxito: varias victorias de clase en el WSC y la más importante de todas, la de las 24 Horas de Le Mans de ese año con los pilotos Herbert Linge y Hans-Joachim Walter. En esa misma edición, Abarth & Cie se estrenaría como equipo oficial participando con dos FIAT-Abarth 850S Bialbero y un FIAT-Abarth 700S, pero ninguno de los coches pudo completar la prueba.

En 1961, Abarth vuelve a Le Mans para competir en la clase Sport para motores de hasta 850 cc e inscribe para la ocasión un FIAT-Abarth 850 S que estaría conducido por el que luego sería piloto de Fórmula 1 y campeón de la Can-Am, Denny Hulme, que se estrenaba en esta edición, y por su compatriota, Angus Hyslop. Tres FIAT-Abarth 700S y una versión Spyder del mismo coche que pondría en manos del debutante Teodoro Zeccoli, que luego se convertiría en uno de los pilotos más famosos de Alfa Romeo y Autodelta, y de Jean Vinatier, quien más tarde se convertiría en un prestigioso piloto de rallies, fueron añadidas por Abarth a la lista de inscritos, pero ninguno de estos coches logró acabar la prueba.

El fabricante francés SIMCA, que comenzaría en la década de 1930 construyendo coches FIAT bajo licencia para el mercado francés, estaba buscando producir una versión más rápida de su SIMCA 1000 y encargó a la empresa de Carlo Abarth construir y probar un número de prototipos derivados de su modelo. Cuando Abarth terminó con el 1000, muy poco o nada quedaba del SIMCA en el que se basó.

Bajo el nuevo cuerpo aerodinámico se usaron varias piezas de SIMCA, pero elementos claves como el motor fueron diseñados por Abarth. Se reemplazó el motor de 94 cc y 35 caballos de fuerza era una nueva unidad de 1.288 cc de doble leva, que producía 125CV. La lubricación era por cárter seco lo que significó que el motor podía ser montado más bajo en el chasis para un mejor equilibrio del peso.

En su primera temporada de carreras, 1962, el nuevo Abarth-SIMCA Bialbero 1300 sumó nueve victorias y al final de la temporada rodaba tan rápido como los coches de dos litros. Una de esas victorias llegaría en la edición de las 24 Horas de Le Mans, donde Abarth inscribiría tres unidades más otros tres FIAT-Abarth 700 TC y el Équipe Nationale Belge otra más del Bialbero 1300.

Tal y como ocurriera en las ediciones pasadas solamente uno de los coches terminaría la prueba y curiosamente, sólo sería el único ejemplar privado que se presentó a la prueba, que contaría con Claude Dubois y Georges Harris al volante y llevaron el coche a vencer en la clase E1.3, logrando la segunda victoria consecutiva de Abarth en Le Mans y que, a la postre sería la última.

A pesar de sus dos victorias, las carreras de larga duración no eran el terreno donde los coches de Abarth brillaban y la compañía dejó de lado las competiciones de resistencia para volver a centrarse en las modificaciones de los modelos FIAT con los que seguía triunfando en las clases inferiores de los campeonatos de turismos de toda Europa. Así en 1963 sólo dos modelos fueron inscritos en Le Mans, ambos por escuderías privadas y nuevamente ninguno consiguió terminar la carrera. El FIAT-Abarth 1000P del equipo Sarayac abandonó en la vuelta tres de carrera, mientras que el FIAT-Abarth 850 TC de Jean-Georges Branche fue descalificado.

El calendario lleno de carreras y los costes de preparación cada vez más elevados comenzaban a cobrar su peaje, particularmente entre los equipos privados. Por ejemplo, el Abarth 850 TC costaba 1.525.000 liras en mayo de 1965, pero tras la decisión de la compañía de implementar los mismos cambios que se habían introducido en los coches oficiales del equipo, éste se elevó a 2.340.000 liras apenas seis meses después. Para muchos, Abarth estaba muriendo de éxito.

De esta forma, no sería hasta la edición de 1967 en la que los espectadores del circuito de La Sarthe volverían a ver un Abarth en la parrilla de salida. Ese año un Abarth 1300 OT de la escuadra francesa Écurie du Maine conseguiría terminar la prueba, pero no logró cubrir la distancia mínima de carrera y por tanto no se clasificó.

El estilo de gestión de la compañía se centraba más en lograr la victoria que en devolver un beneficio, A pesar de que cada vez los modelos de Abarth aparecían en menor número en las carreras de todo el mundo, los coches nuevos continuaron llegando en la escena de carreras, como el Abarth 1300 OT, el 1000 SP o el 2000 Sport Spider a la vez que aumentaban las deudas.

Precisamente un Abarth 1000 SP sería presentado por la red de ventas del fabricante italiano en Francia en la edición de 1969 de Le Mans, en la que sería la última aparición de los coches con el emblema del escorpión. Y no pudo tener peor final. Maurizio Zanetti y Ugo Locatelli tuvieron que abandonar tras cumplir solamente diez giros al circuito al fallar el sistema de encendido del motor.Acuciado por las cada vez más elevadas pérdidas, finalmente Abarth vendió la compañía a FIAT el 31 de julio de 1971.

Como FIAT no estaba interesada en las operaciones de competiciones de circuito, estas fueron tomadas por Enzo Osella, quien obtuvo los coches, repuestos, técnicos y conductores (entre ellos Arturo Merzario), y continuó la actividad de carreras fundando el equipo de carreras de Osella. Así terminaron para Abarth los días de prototipos deportivos y competiciones de turismos. Sin embargo FIAT siguió manteniendo la marca Abarth en activo como departamento de carreras de la marca con la que lograría nuevos éxitos en el mundo del rally en los años siguientes.


1962
Abarth-SIMCA Bialbero 1300 #41
Chasis:
Motor: SIMCA 1.3L I4
Abarth Corse & Cie
Roger de Lageneste
Jean Rolland
Grand Prix d'Endurance les 24 Heures du Mans
General E 1.3
AB  
Abandono por avería - Vuelta 60
IXO
Referencia: LMC145

El vehículo
El Abarth-SIMCA Bialbero 1300 fue el primer producto de la colaboración de la compañía de Carlo Abarth con SIMCA, que quería realizar una versión más deportiva de su pequeño SIMCA 1000. Este vehículo, que se introdujo en 1961, fue en 1962 un éxito de ventas en Francia e Italia. Construído sobre el chasis del 1000, heredó de éste también la transmisión, y el conjunto de dirección y ejes. La carrocería, de nuevo diseño, seguía las líneas ya vistas en los cupés FIAT-Abarth 850 y FIAT-Abarth 1000. El motor fue completamente rediseñado y se le acopló una caja de cambios manuales de seis velocidades. Situado en la parte trasera, el motor era un cuatro cilindros DOHC de 1.3 litros con dos carburadores dobles Weber 45DCOE, con un sistema de lubricación por cárter seco con dos bombas de aceite y desarrollaba una potencia de 125CV a 7.200rpm con los que, gracias en parte a su peso de 630 kilogramos, llegaba a alcanzar una velocidad de 230 km/h. La versión de carreras con la que Abarth presentó tres unidades, más otra presentada por el equipo belga de carreras, Équipe Nationale Belge, contaba con un motor más ajustado que permitía llegar hasta los 250 km/h. De los cuatro coches que se presentaron a la salida, sólo uno consiguió terminar la prueba, mientras que el resto abandonó por diferentes problemas mecánicos. Uno de ellos fue este Abarth-SIMCA Bialbero 1300 oficial que, pilotado por los franceses Roger de Lageneste y Jean Rolland, completó un total de 66 vueltas antes de sufrir una avería en el sistema de encendido del coche.

Los pilotos
Roger de Lageneste, sobrino de Jean-Pierre Peugeot, que a su vez era el hijo del fundador de la marca francesa, comenzó en el mundo de la competición a mediados de la década de 1950, donde participaría en diferentes rallies como la Copa de Los Alpes o el Tour de Corse, prueba que ganaría en 1957. Dentro de esta categoría del automovilismo deportivo, fue campeón del Campeonato Francés de Rally de 1960. En las 24 Horas de Le Mans participaría en seis ocasiones, todas ellas menos dos de la mano del fabricante francés Alpine, del que fue piloto oficial. Su primera prueba en la carrera de resistencia gala fue en 1959 con un Stanguellini 750 Sport Bialbero con el que, a pesar de terminar la prueba, no se clasificó al no recorrer la distancia mínima de carrera. En 1962 participaría con este Abarth-SIMCA Bialbero 1300 con el que abandonó tras 66 vueltas. En 1964 se estrenaría con Alpine llevando un M64 a la 17ª plaza y ganando su clase y el Índice de Eficiencia Térmica. En 1965 participaría otra vez con el mismo modelo, pero abandonaría. Sus dos últimas carreras fueron en 1966 y 1967 con un Alpine A210 con el que acabaría 11º y 12º, respectivamente.

Jean Rolland, comenzó su andadura en el mundo de las carreras a finales de la década de 1950, participando en rallies en su Francia natal, y en esta competición desarrollaría la mayor parte de su carrera participando entre otros en el Rallye Automobile de Monte-Carlo, Coupe des Alpes, prueba que ganó en tres ocasiones, el Tour de Corse o la Ronde Cévenole donde obtuvo la victoria en dos ocasiones. En las 24 Horas de Le Mans tomaría la salida en cuatro ocasiones sin que finalizara en ninguna de ellas. Su primer abandono fue a bordo de este Abarth-SIMCA Bialbero 1300, al que siguieron los de 1963 con un René Bonnet Aérodjet LM6, 1964 con un Alfa Romeo Giulia TZ y 1965 con un Alfa Romeo Giulia TZ/2.

La miniatura
IXO Models pertenece al grupo Premium & Collectibles Trading Co. Ltd. y en colaboración con Sonic International Toys Co. Ltd. fabrica uno de los más extensos catálogos de miniaturas. IXO tomó el relevo de Vitesse cuando está compañía quebró en 2001 y continuó utilizando algunos de los antiguos moldes. Hoy en día produce una infinidad de modelos, desde miniaturas de Le Mans a modelos de rally, camiones y coches de calle entre otros, con una calidad y precio aceptable, lo que le hace ser una marca muy apreciada por los coleccionistas. Este modelo pertenece a la serie "Le Mans Classics" de la marca y que incluye los modelos más relevantes que han participado en esta prueba hasta la década de 1990.


1962
Abarth-SIMCA Bialbero 1300 #42
Chasis:
Motor: SIMCA 1.3L I4
Abarth Corse & Cie
Henri Oreiller
Thomas Spychiger
Grand Prix d'Endurance les 24 Heures du Mans
General E 1.3
AB  
Abandono por avería - Vuelta 21
IXO
Referencia: LMC146

El vehículo
El Abarth-SIMCA Bialbero 1300 fue el primer producto de la colaboración de la compañía de Carlo Abarth con SIMCA, que quería realizar una versión más deportiva de su pequeño SIMCA 1000. Este vehículo, que se introdujo en 1961, fue en 1962 un éxito de ventas en Francia e Italia. Construído sobre el chasis del 1000, heredó de éste también la transmisión, y el conjunto de dirección y ejes. La carrocería, de nuevo diseño, seguía las líneas ya vistas en los cupés FIAT-Abarth 850 y FIAT-Abarth 1000. El motor fue completamente rediseñado y se le acopló una caja de cambios manuales de seis velocidades. Situado en la parte trasera, el motor era un cuatro cilindros DOHC de 1.3 litros con dos carburadores dobles Weber 45DCOE, con un sistema de lubricación por cárter seco con dos bombas de aceite y desarrollaba una potencia de 125CV a 7.200rpm con los que, gracias en parte a su peso de 630 kilogramos, llegaba a alcanzar una velocidad de 230 km/h. La versión de carreras con la que Abarth presentó tres unidades, más otra presentada por el equipo belga de carreras, Équipe Nationale Belge, contaba con un motor más ajustado que permitía llegar hasta los 250 km/h. De los cuatro coches que se presentaron a la salida, sólo uno consiguió terminar la prueba, mientras que el resto abandonó por diferentes problemas mecánicos. Uno de ellos fue este Abarth-SIMCA Bialbero 1300 oficial que, pilotado por el francés Henri Oreiller y el suizo Thomas Spychiger, abandonó por una avería en el sistema de encendido del coche cuando llevaban completadas 21 vueltas sobre el trazado de La Sarthe.

Los pilotos
Henri Oreiller fue un famoso esquiador francés de la década de 1940 y 1950 y que consiguió dos oros y un bronce en las Olimpiadas de Invierno de 1948 celebradas en Saint-Moritz. También era un apasionado de los coches, participando esporádicamente en pruebas de rally del Campeonato Francés de Rally, donde fue campeón de la clase Turismo en 1959, también participó y ganó pruebas como el Tour de France Automobile, el Rallye Lyon-Charbonnières o el Rallye du Limousin o el Rallye de Lorraine. En circuitos participó en diversos Gran Prix de los que ganó el Grand Prix de Bruxelles y el Grand Prix d'Albi, éste en 1962. Precisamente ese mismo año vio su única participación en las 24 Horas de Le Mans, donde corrió a bordo de este Abarth-SIMCA Bialbero 1300 con el que, sin embargo, no pudo completar la prueba. El 7 de octubre de ese mismo año, sufría un accidente mortal en el transcurso de una prueba en el circuito francés de Linas-Montlhéry, cuando el Ferrari 250 GTO que pilotaba se salió de la pista a causa de un pinchazo que le hizo perder el control del vehículo.

Thomas Spychiger nació en Langenthal (Suiza), y comenzó su carrera deportiva en subidas a montaña y monoplazas, donde participó en dos temporadas en la Fórmula Júnior con un Cooper T52, antes de encaminar sus pasos a las competiciones de turismos, categoría con la que participaría en los 1000 km de Nürburgring, en el Gran Prix de Pescara o la Targa Florio, entre otras pruebas. En 1960 tomaría la salida por primera vez en las 24 Horas de Le Mans con un FIAT-Abarth 850S Bialbero con el que no terminó. La misma suerte corrió en su segunda y última inscripción en 1962, esta vez a bordo de este Abarth-SIMCA Bialbero 1300 con el que completó solamente 21 vueltas. El 25 de abril de 1965, moriría a consecuencia de un accidente mientras disputaba los 1.000 kilómetros de Monza con un Ferrari 365P de la Scuderia Filipinetti al que se acaba de subir para relevar a su compañero. Un fallo en los frenos a la entrada de la curva Parabólica le impidió tomar el giro a tiempo, colisionó contra una talud que hizo de trampolín, y lanzó el coche contra los árboles estallando en llamas.

La miniatura
IXO Models pertenece al grupo Premium & Collectibles Trading Co. Ltd. y en colaboración con Sonic International Toys Co. Ltd. fabrica uno de los más extensos catálogos de miniaturas. IXO tomó el relevo de Vitesse cuando está compañía quebró en 2001 y continuó utilizando algunos de los antiguos moldes. Hoy en día produce una infinidad de modelos, desde miniaturas de Le Mans a modelos de rally, camiones y coches de calle entre otros, con una calidad y precio aceptable, lo que le hace ser una marca muy apreciada por los coleccionistas. Este modelo pertenece a la serie "Le Mans Classics" de la marca y que incluye los modelos más relevantes que han participado en esta prueba hasta la década de 1990.


1962
Abarth-SIMCA Bialbero 1300 #43
Chasis:
Motor: SIMCA 1.3L I4
Équipe Nationale Belge
Claude Dubois
Georges Harris
Grand Prix d'Endurance les 24 Heures du Mans
General E 1.3
14º
268 Vueltas: 3.603,165 km - Velocidad Media: 150,132 km/h
IXO
Referencia: LMC147

El vehículo
El Abarth-SIMCA Bialbero 1300 fue el primer producto de la colaboración de la compañía de Carlo Abarth con SIMCA, que quería realizar una versión más deportiva de su pequeño SIMCA 1000. Este vehículo, que se introdujo en 1961, fue en 1962 un éxito de ventas en Francia e Italia. Construído sobre el chasis del 1000, heredó de éste también la transmisión, y el conjunto de dirección y ejes. La carrocería, de nuevo diseño, seguía las líneas ya vistas en los cupés FIAT-Abarth 850 y FIAT-Abarth 1000. El motor fue completamente rediseñado y se le acopló una caja de cambios manuales de seis velocidades. Situado en la parte trasera, el motor era un cuatro cilindros DOHC de 1.3 litros con dos carburadores dobles Weber 45DCOE, con un sistema de lubricación por cárter seco con dos bombas de aceite y desarrollaba una potencia de 125CV a 7.200rpm con los que, gracias en parte a su peso de 630 kilogramos, llegaba a alcanzar una velocidad de 230 km/h. La versión de carreras con la que Abarth presentó tres unidades, más otra presentada por el equipo belga de carreras, Équipe Nationale Belge, contaba con un motor más ajustado que permitía llegar hasta los 250 km/h. De los cuatro coches que se presentaron a la salida, tres abandonaron por fallos mecánicos, siendo el único en terminar este modelo, que fue pilotado por Claude Dubois y Georges Harris y finalizaría en 14ª posición obteniendo la victoria dentro de su categoría.

Los pilotos
Claude Dubois, belga de nacimiento, comenzó su carrera deportiva en la década de 1950, participando en los Gran Prix y otras pruebas menores, hasta que en 1957 hizo su debut en las 24 Horas de Le Mans, donde participaría en nueve ocasiones, de las que terminaría en tres de ellas, mientras que las restantes acabarían antes de tiempo, incluyendo dos descalificaciones de la carrera. En 1962 participaría con este nuevo Abarth-SIMCA Bialbero 1300 con el que conseguiría ganar dentro de la clase E 1.3 gracias a la 14ª plaza obtenida en la general. El resto de sus carreras y resultados fueron: 1957 con un Porsche 550A RS (DQ), 1958 con un Lister LM (AB), 1959 con un Triumph TR3S (AB), 1963 con un FIAT-Abarth 850TC (DQ), 1964 con un Sunbeam Tiger Thunderbolt (AB), 1965 con un Triumph Spitfire (14º), 1966 con un Ferrari 275GTB (8º) y 1967 con un Shelby Mustang GT350 (AB).

Georges Harris, de origen belga, comenzó su carrera deportiva cuando fue fichado por la escudería Équipe Nationale Belge para competir en carreras de resistencia como los 1.000 Kilómetros de París o las 12 Horas de Sebring y, por supuesto, las 24 Horas de Le Mans, prueba en la que sin embargo, sólo participaría en dos ocasiones. La primera de ellas lo hizo con un Ferrari 500 TRC de Écurie Francorchamps con el que finalizaría 7º en la general y primero en la categoría 1501/2000. Su última participación fue con este Abarth-SIMCA Bialbero 1300 en 1962 con el que terminaría 14º y obtendría el triunfo dentro de la clase E 1.3.

La miniatura
IXO Models pertenece al grupo Premium & Collectibles Trading Co. Ltd. y en colaboración con Sonic International Toys Co. Ltd. fabrica uno de los más extensos catálogos de miniaturas. IXO tomó el relevo de Vitesse cuando está compañía quebró en 2001 y continuó utilizando algunos de los antiguos moldes. Hoy en día produce una infinidad de modelos, desde miniaturas de Le Mans a modelos de rally, camiones y coches de calle entre otros, con una calidad y precio aceptable, lo que le hace ser una marca muy apreciada por los coleccionistas. Este modelo pertenece a la serie "Le Mans Classics" de la marca y que incluye los modelos más relevantes que han participado en esta prueba hasta la década de 1990.


1962
Abarth-SIMCA Bialbero 1300 #62
Chasis:
Motor: SIMCA 1.3L I4
Abarth Corse & Cie
Gianni Balzarini
Franz Albert
Grand Prix d'Endurance les 24 Heures du Mans
General E 1.3
AB  
Abandono por avería - Vuelta 30
IXO
Referencia: LMC148

El vehículo
El Abarth-SIMCA Bialbero 1300 fue el primer producto de la colaboración de la compañía de Carlo Abarth con SIMCA, que quería realizar una versión más deportiva de su pequeño SIMCA 1000. Este vehículo, que se introdujo en 1961, fue en 1962 un éxito de ventas en Francia e Italia. Construído sobre el chasis del 1000, heredó de éste también la transmisión, y el conjunto de dirección y ejes. La carrocería, de nuevo diseño, seguía las líneas ya vistas en los cupés FIAT-Abarth 850 y FIAT-Abarth 1000. El motor fue completamente rediseñado y se le acopló una caja de cambios manuales de seis velocidades. Situado en la parte trasera, el motor era un cuatro cilindros DOHC de 1.3 litros con dos carburadores dobles Weber 45DCOE, con un sistema de lubricación por cárter seco con dos bombas de aceite y desarrollaba una potencia de 125CV a 7.200rpm con los que, gracias en parte a su peso de 630 kilogramos, llegaba a alcanzar una velocidad de 230 km/h. La versión de carreras con la que Abarth presentó tres unidades, más otra presentada por el equipo belga de carreras, Équipe Nationale Belge, contaba con un motor más ajustado que permitía llegar hasta los 250 km/h. De los cuatro coches que se presentaron a la salida, sólo uno consiguió terminar la prueba, mientras que el resto abandonó por diferentes problemas mecánicos. Uno de ellos fue este Abarth-SIMCA Bialbero 1300 oficial que, pilotado por el italiano Gianni Balzarini y el austriaco Franz Albert, abandonó por una rotura en la transmisión cuando apenas llevaban dos horas de carrera.

Los pilotos
Gianni Balzarini desarrolló la mayor parte de su carrera compitiendo en rallies y es donde tiene sus mayores éxitos. Debutó en 1950 en la Coppa della Toscana y participaría en pruebas como la Mille Miglia, que ganaría en 1959 o la Targa Florio que ganó en 1964, además de numerosas victorias en carreras de montaña en Italia. En las 24 Horas de Le Mans sólo participaría en una ocasión y fue con este Abarth-SIMCA Bialbero 1300 con el que solamente pudo dar 30 vueltas al circuito antes de sufrir la rotura de la transmisión.

Franz Albert fue uno de los pilotos austríacos más conocidos a nivel internacional después de la Segunda Guerra Mundial. Su primera carrera fue en una prueba en ruta para motocicletas y automóviles en el circuito austriaco de Grenzlandring en Gmund. Con un Porsche 550 recién adquirido, comenzó a participar en carreras y campeonatos locales donde pasó la mayor parte de su carrera deportiva. Más tarde en la década de 1970, se convirtió en un habitual del Campeonato Europeo de Turismos y del DRM (Deutschen Rennsport-Meisterschaft) y empezó a desarrollar y a aplicar nueva tecnología en los motores de sus coches, llegando a crear su propia compañía. En las 24 Horas de Le Mans participaría en una sola ocasión y fue con este Abarth-SIMCA Bialbero 1300 con el que no consiguió finalizar la prueba.

La miniatura
IXO Models pertenece al grupo Premium & Collectibles Trading Co. Ltd. y en colaboración con Sonic International Toys Co. Ltd. fabrica uno de los más extensos catálogos de miniaturas. IXO tomó el relevo de Vitesse cuando está compañía quebró en 2001 y continuó utilizando algunos de los antiguos moldes. Hoy en día produce una infinidad de modelos, desde miniaturas de Le Mans a modelos de rally, camiones y coches de calle entre otros, con una calidad y precio aceptable, lo que le hace ser una marca muy apreciada por los coleccionistas. Este modelo pertenece a la serie "Le Mans Classics" de la marca y que incluye los modelos más relevantes que han participado en esta prueba hasta la década de 1990.