Automobiles Ettore Bugatti
Grand Prix d'Endurance les 24 Heures du Mans

Los coches del italiano de nacimiento pero nacionalizado francés Ettore Bugatti, siempre fueron concebidos como obras de arte en si mismas siendo objeto de deseo por la Alta Sociedad europea de la época. Muchos de estos aristócratas eran además aficionados a las carreras de coches. No fue extraño entonces que los coches Bugatti hicieran aparición en la nueva prueba de resistencia que el A.C.O. organizaba en la población francesa de Le Mans para poner a prueba a pilotos y máquinas.

La carrera de Bugatti en Le Mansfue corta, corriendo en tan sólo diez ocasiones en la prueba gala, sin embargo es una de las marcas que se asocian de manera inmediata a las 24 Horas de Le Mans, junto con Porsche, Ferrari, Ford o en tiempos más recientes, Audi, gracias a sus victorias con el modelo Type 57 G Tank en los años 1937 y 1939.

En la mayoría de sus participaciones, los coches franceses fueron inscritos por participantes privados sin que ninguno de ellos llegará a destacar especialemte a excepción del Bugatti Type 40 de Marguerite Mareuse y Odette Siko que en 1930 serían las dos primeras mujeres en completar la dura prueba.

En la primera edición de las 24 Horas de Le Mans dos Bugatti Brescia 16S fueron inscritos por pilotos aficionados. El número 28 fue conducido por Max de Pourtalés y Sosthène de la Rochefoucauld, que consiguieron terminar la prueba en décima posición y ser primeros en la clase de 1101/1500 después de recorrer una distancia de 1.795,248 a una velocidad media de 74,802 km/h. El Bugatti restante sería pilotado por Louis Pichard y René Marie que finalizarían en la posición número 22.

A pesar de este inspirador comienzo, Bugatti no volvería a registrase en Le Mans hasta la edición de 1930 con el antriormente mencionado Bugatti Type 40 de Mareuse y Siko. Muy diferente fue la edición del año siguiente, con seis Buagtti inscritos, tres Type 50S apoyados por la fábrica y dos Type 40 y un Type 43 privados, tomando la salida. Sin embargo ninguno de ellos llegó a completar las 24 horas.

El Type 50S pilotado por Maurice Rost sufrió la separación de la banda de rodadura y perdió el control de su vehículo cuando iba a máxima velocidad por la larga recta de Les Hunaudières. El Bugatti saltó la zanja a más de 160 km/h, atravesó la valla y cayó de plano sobre la zona oriental de la carretera ocupada por los aficionados que seguían las evoluciones de los coches. Como consecuencia del accidente, un espectador falleció y otros cuatro resultaron heridos. Ettore Bugatti decidió retirar todos los Type 50S de la competición. Los restantes Bugatti abandonaron, el Type 43 por problemas en la transmisión, el Type 40 de Jean Sébilleau y Georges Delaroche rompió el embrague y, finalmente, el Type 40 de las pilotos Mareuse y Siko fue descalificado por parar a respostar antes de cumplir las mínimas vualtas obligatorias.

Sébilleau y Delaroche se volvieron a registrar para la carrera con su Type 40 en la edición s¡iguiente, junto a ellos y también con el mismo modelo participarían Charles Druck y Lucien Virlouvet, Guy Bouriat y Louis Chiron con un Bugatti Type 55 y con otro modelo similar, Stanislaus Czaykowski y Ernest Friederich. De los cuatro bugatti sólo el Type 40 de Sébilleau y Delaroche terminaría la prueba finalizando en sexta posición a 46 vueltas de distancia del Alfa Romeo ganador de Raymond Sommer y Luigi Chinetti. Los restantes abandonarían por diferentes causas, Czaykowski y Friederich al romperse el motor, Bouriat y Chiron al quedarse sin combustible y Druck y Virlouvet al sufrir un accidente en la vuelta 98 de carrera.

En 1933, nuevamente Stanislaus Czaykowski, esta vez con Jean Gaupillat como compañero inscribe un Bugatti Type 51A con el que abandonaría la prueba a causa de una avería eléctrica. La misma suerte correría el Type 50S de Marie Desprez y Pierre Brussienne aunqye su abandono se debió a una rotura del radiador. Sólo un Bugatti de los cinco que particiaprían, terminaría la edición de 1934, el de los pilotos Norbert Jean Mahé y Jean Desvignes que, a bordo de su Type 44, finalizarían la prueba en novena posición. El Type 50S de Roger Labric y Pierre Veyron abandonarían por avería, Charles Brunet y André Carre sufrirían un accidente con su Bugatti Type 55, con otro modelo similar Max Fourny y Louis Decaroli fueron descalificados en la vuelta 15 al incumplir las normas en boxes y Auguste Bodoignet y Fernand Vallon también hubieron de dejar su coche en el parque cerrado antes de tiempo.

La edición de 1935 vio tan sólo un Bugatti, un Type 51A, de siete inscritos, cruzar la línea de meta en Le Mans aunque muy lejos de las posiciones de cabeza. Louis Villeneuve y André Vagniez acabaron en 14ª posición a más de 360 kilómetros de distancia del vencedor. El resto de la flota del fabricante francés sucumbieron a la dureza del trazado francés, todos ellos por averías mecánicas. La edición de 1936 no se celebraría después de una serie de huelgas de los trabajadores de las fábricas automovilísticas.

El equipo oficial de Bugatti hizo presencia de nuevo sobre el trazado de La Sarthe en 1937 con dos Bugatti Type 57 G Tank, el número 1 en las manos de Roger Labric y Pierre Veyron y el número 2 que sería pilotado por Jean-Pierre Wimille y Robert Benoist. Además de ellos, Raymond de Saugé Destrez y el español Genaro Léoz Abad participaría con un Bugatti Type 57 S y René Kippeurt y René Poulain con un Type 44. Cuando se dio la salida quedó claro que los Bugatti oficiales eran el coche a batir. Con un ritmo frenético, Wimille y Benoist comenzaron a pulverizar el récord de velocidad del circuito vualta tras vuelta hasta situarlo en 5 minutos y 13 segundos a una velocidad media de 155,179 km/h. A falta de una hora para la finalización ya habían superado el récord de distancia recorrida que registró en 1933 Tazio Nuvolari.

A las cuatro de la tarde del domingo, Jean-Pierre Wimille cruzó la línea de meta con su Bugatti Type 57 G Tank número 2. El motor del Bugatti de Roger Labric y Pierre Veyron se rompió a falta de cuatro horas para terminar la prueba. El Type 57 S de Destrez y Léoz Abad tuvo que abandonar al quedarse sin caja de cambios. La carrera le deparó la peor de las suertes a René Kippeurt cuando pilotando con su Bugatti Type 44 llegando a la zona de la Maison Blanche se encontró con otro coche que no pudo esquivar. Se salió de la carretera y golpeó en el arcén lo que hizo que el coche saliera volando y girando en el aire, Kippeurt salió expulsado de su asiento cayendo con violencia sobre la pista falleciendo prácticamente al instante.

Los aficionados tuvieron que esperar dos años más antes de volver a ver un Bugatti partir de la línea de salida. En 1938 el nuevo diseño con el que el fabricante francés intentaría ganar la prueba no estuvo preparado a tiempo y no fue hasta la edición posterior en la que el nuevo Type 57 C estaría listo para competir en Le Mans. Bugatti sólo inscribió un modelo, que sería pilotado por el ganador de 1937, Jean-Pierre Wimille al que se le uniría el piloto de la casa Pierre Veyron. Con un pléyade de constructores franceses, entre los que destacaba Delahaye con ocho monturas, más los dos Lagonda V12 británicos y el Alfa Romeo del dos veces ganador de Le Mans, Raymond Sommer, la victoria no parecía que fuera a ser tan fácil como la del año 1937.

A las cuatro de la tarde del sábado, Sommer es el más rápido en partir, seguido por el Lagonda de Austin Dobson y el Talbot T26 de Luigi Chinetti, que adelantaría a ambos antes de terminar la primera vuelta. El Delage D6-3 L de Louis Gérard y Georges Monneret, el Bugatti Type 57 C Tank y el Delahaye 135S de Robert Mazaud y Marcel Mongin se mantenían al acecho de los tres primeros. En la tercera vuelta, el Alfa Romeo sufre una pequeña avería que permite al pelotón perseguidor adelantarle. La lucha por las primeras posiciones continúa con cambios en la cabeza de carrera en cada vuelta.

A las dos de la mañana, el Delahaye de Mazaud sufre un sobrecalentamiento del motor y posterior incendio que acaban con sus opciones de subir al podio como vencedor. Durante la madrugada la pelea sigue entre el Talbot, el Delage y el Bugatti. A las ocho de la mañana del domingo el Talbot de Luigi Chinetti y Donald Mathieson sufre la rotura de una llanta y el coche se sale de la pista, aunque pudieron llegar a boxes, no hubo posibilidad de arreglar el vehículo. Justo después del mediodía, el Delage de Gérard y Monneret, que había estado circulando a casi 150 km/h de promedio hasta entonces, hubo de detenerse en boxes por una avería mecánica momento que fue aprovechado por el Bugatti de Jean-Pierre Wimille y Pierre Veyron para ocupar la primera plaza que ya no abandonaría hasta cruzar la línea de meta estableciendo un nuevo récord de distancia al recorrer 3.354,760 kilómetros durante las 248 vueltas que completaron sobre el trazado de La Sarthe.

Esta sería la última victoria de Bugatti en Le Mans y ningún coche de la fábrica francesa volvería a correr en la prueba francesa hasta 1994. Jean-Pierre Wimille conseguiría su segunda victoria con tan sólo dos participaciones y Pierre Veyron obtendría su primer laurel de ganador en su quinto intento.

Dos meses más tarde de esta victoria, el 11 de agosto 1939, Jean Bugatti, hijo mayor de Ettore, diseñador de los Bugatti Type 41, 46 y 55, murió dramáticamente a causa de un accidente cuando probaba el Type 57 C. Este fue un duro golpe para la fábrica de Bugatti. Su muerte, la Segunda Guerra Mundial, las dificultades económicas de la posguerra y la muerte de Ettore Bugatti el 21 de agosto 1947, llevó a la desaparición de la marca entrado en la leyenda de los pioneros de la élite de la automoción.

El empresario italiano Romano Artioli adquirió la marca Bugatti en 1987, en un intento de revivir el lujo y la velocidad tan característicos del fabricante francés, y fundo la compañía Bugatti Automobili SpA. Encargó a los diseñadores Paolo Stanzani y Marcello Gandini, que tenían tras de si coches tan notables como el Lamborghini Miura o el Countach, la creación de un nuevo modelo que aunara los dos preceptos icono de Bugatti. El nuevo coche sería el Bugatti EB110.

Michel Hommell, coleccionista y fabricante de automóviles francés, inscribió un EB110 SS que sería pilotado por los galos Alain Cudini, Éric Hélary y Jean-Christophe Boullion. No conseguirían acabar la carrera al sufrir una salida de pista, que acabó con el coche seriamente dañado, cuando llevaban recorridas 230 vueltas. Después de esta breve aventura, ni la compra de Bugatti Automobili SpA por parte del preparador alemán Dauer, ni la posterior adquisición de los activos de la compañia por el grupo Volkswagen hizo posible la reaparición de un coche de Bugatti sobre el asfalto de La Sarthe.


1937
Bugatti Type 57 G Tank #2
Chasis: 57335
Motor: Bugatti 3.3L I8
Équipe Bugatti - Roger Labric
Jean-Pierre Wimille
Robert Benoist
Grand Prix d'Endurance les 24 Heures du Mans
General 3001/5000
1º Prix de la Performance: 1,32000
243 Vueltas: 3.287,938 km - Velocidad Media: 136,997 km/h
IXO/Altaya
Colección: 24 Horas De Le Mans - Nº 19/50

El vehículo
Fabricado en 1935, inicialmente como un superdeportivo, el Type 57 de Bugatti apareció en diversas pruebas deportivas con diferentes carrocerías. En 1936 se presentó el modelo 57G con una carrocería completamente cerrada y mucho más aerodinámica lo que le valió el apodo de "Tanque". El motor era similar al que se ofrecía con el coche de serie, aunque el de competición estaba, lógicamente, más ajustado. Cuando el Bugatti Type 57 G Tank apareció por primera vez en competición fue la sensación dentro del mundo de las carreras. Bugatti probó el coche en diversos eventos de Gran Prix, e incluso ganó el Gran Prix de Montlhéry gracias a su aerodinámica que redundaba en un menor consumo de combustible. Al año siguiente, en las 24 Horas de Le Mans, Jean-Pierre Wimille y Robert Benoist llevarían el Tipo 57G a la victoria en la prueba de resistencia francesa a una velocidad media de 136,997 km/h.

Los pilotos
Jean-Pierre Wimille pasó una buena parte de su trayectoria deportiva en las carreras de Gran Prix, hasta su retirada de la competición en 1949, obteniendo un total de 20 victorias. Debutó como piloto en 1930 en Pau (Francia) con un Bugatti Type 37A con el que abandonaría. En las 24 Horas de Le Mans sólo participó en dos ocasiones, ambas con Bugatti. En 1937 ganaría la prueba batiendo el récord de distancia y de velocidad con un Type 57 G Tank. Su siguiente entrada en La Sarthe también acabó con victoria, esta vez con la versión C del mismo modelo con el que volvería a batir sus propios récords.

Robert Benoist inició su carrera deportiva como piloto de pruebas del fabricante francés De Marçay, destacando rápidamente en pruebas menores que se disputaban en Francia, hasta que dio el salto a las carreras de Gran Prix donde, con coches Delage ganaría en cinco ocasiones. En las 24 horas de Le Mans participaría en tres ocasiones. En 1928 con un Itala Tipo 61 S 2000 con el que terminaría 8º y 1º en su clase. En 1929 con un Chrysler 75 con el que acabó el 6º. Finalmente participaría en 1937, donde consiguió la victoria con un Bugatti Type 57 G Tank. Durante la Segunda Guerra Mundial, Benoist fue capturado por la Gestapo acusado de pertenecer a la Resistencia francesa y murió ejecutado el 14 de septiembre de 1944 en el campo de concentración de Buchenwald.

La miniatura
La miniatura corresponde a la colección "24 Horas De Le Mans" publicada en España por primera vez en 2003 por la editorial Altaya y que estaba dedicada a los coches que hicieron historia en la prueba de resistencia francesa. Como muchos de los modelos vendidos por esta editorial en sus colecciones, son fabricados por IXO en China y ofrece una buena relación calidad/precio, aunque algo escasa en detalles en relación a otros fabricantes.


1939
Bugatti Type 57 C Tank #1
Chasis: 57335
Motor: Bugatti 3.3L Supercharged I8
Équipe Bugatti - Jean-Pierre Wimille
Jean-Pierre Wimille
Pierre Veyron
Grand Prix d'Endurance les 24 Heures du Mans
General 3001/5000
248 Vueltas: 3.354,760 km - Velocidad Media: 139,781 km/h
IXO/Altaya
Colección: 100 Años De Sport Automóvil - Nº 38/50

El vehículo
Fabricado en 1935, inicialmente como un superdeportivo, el Type 57 de Bugatti apareció en diversas pruebas deportivas con diferentes carrocerías. En 1938 se presentó el modelo 57 C con un motor sobrealimentado de 3.3 litros. Después del éxito del Bugatti Type 57 G Tank en las 24 Horas de Le Mans de 1937, donde Jean-Pierre Wimille y Robert Benoist lograron la victoria, Bugatti inscribiría el Type 57 C Tank en 1939 con Wimille y Pierre Veyron al volante. Cruzaron la línea de meta en primera posición, estableciendo un nuevo récord de distancia al recorrer 3.354,760 kilómetros, consiguiendo la segunda y última victoria para Bugatti en La Sarthe, la segunda de Wimille y la única victoria de Veyron sobre el trazado francés.

Los pilotos
Jean-Pierre Wimille pasó una buena parte de su trayectoria deportiva en las carreras de Gran Prix, hasta su retirada de la competición en 1949, obteniendo un total de 20 victorias. Debutó como piloto en 1930 en Pau (Francia) con un Bugatti Type 37A con el que abandonaría. En las 24 Horas de Le Mans sólo participó en dos ocasiones, ambas con Bugatti. En 1937 ganaría la prueba batiendo el récord de distancia y de velocidad con un Type 57 G Tank. Su siguiente entrada en La Sarthe también acabó con victoria, esta vez con la versión C del mismo modelo con el que volvería a batir sus propios récords.

Pierre Veyron, francés de nacimiento, comenzó su carrera deportiva compitiendo en los Gran Prix antes de ser contratado como piloto de pruebas por Bugatti, con el que participaría en tres ocasiones en las 24 Horas de Le Mans de un total de ocho participaciones en las que sólo cruzaría la línea de meta en una ocasión. En 1935 con un Type 50S (AB), 1937 con un Type 57 G Tank (AB). En 1939 conseguiría la victoria final con el modelo Type 57 C Tank. Tras el parón impuesto por la Segunda Guerra Mundial volvería a correr en 1949 con un Simca-Gordini T8 (AB), en 1950 con un MAP Diesel (AB), 1951 con un Simca-Gordini T15S (AB), en 1952 y 1953 con un Nash-Healey con los que tampoco conseguiría acabar la prueba.

La miniatura
Esta miniatura se puso a la venta como parte de la colección "100 Años De Sport Automóvil" publicada en España por primera vez en 2001 por la editorial Altaya y que estaba compuesta por los modelos más representativos de diferentes categorías de los deportes de motor, como Rally, Dakar, Fórmula 1 o Le Mans. Como muchos de los modelos vendidos por esta editorial en sus colecciones, son fabricados por IXO en China y ofrece una buena relación calidad/precio, aunque algo escasa en detalles en relación a otros fabricantes.