Automobiles Delahaye
Grand Prix d'Endurance les 24 Heures du Mans

La compañía Delahaye había sido fundada en Tours, Francia, a mediados del siglo 19 por Emile Delahaye para la construcción de motores para la industria cerámica. El primer coche Delahaye fue presentado al público en 1896. Delahaye no tenía herederos y en 1901 un joven ingeniero llamado Charles Weiffenbach se hizo cargo de la dirección de la fábrica y estuvo al frente de la compañía hasta su desaparición en 1954.

Weiffenbach no era amigo de los deportes de motor, los coches que salían de la fábrica estaban destinados a ser duraderos y eficaces pero la velocidad no era uno de sus puntos fuertes. A principios de los años 30 la industria del motor francés estaba en crisis y los coches de Delahaye estaban muy detrás de la competencia. Varios de sus rivales llevaban participando en eventos de carreras deportivas consiguiendo, cuando menos, gran publicidad para sus marcas y Weiffenbach decidió seguir el mismo camino. El ingeniero jefe de la casa recibió la orden de construir una serie de coches deportivos. Delahaye consiguió una licencia para la nueva suspensión independiente de Talbot y se añadió a un nuevo bastidor con largueros de sección en caja. El motor era un desarrollo de uno de camión con lubricación interna. Los coches fueron introducidos en el salón del automóvil de París en 1933 y poco después hicieron su aparición por en las 24 Horas de Le Mans.

En 1935 un Delahaye, el Type 135 S fue inscrito por primera vez en Le Mans de la mano de los pilotos franceses Louis Paris y Marcel Mongin para intentar conseguir la victoria final. Terminó en quinta posición con una distancia recorrida de 2.798,644 kilómetros a una velocidad media de 116,610. Si bien no consiguió su objetivo final, el modelo de Delahaye si obtuvo la publicidad necesaria y en la siguiente edición de las 24 Horas siete Delahaye 135S fueron inscritos por pilotos privados.

A pesar de esta numerosa participación, sólo dos Delahaye terminaron la carrera, aunque lograron subir al podio final. Joseph Paul y Marcel Mongin quedaron en segunda posición a 94 kilómetros de distancia del Bugatti vencedor. Tercero fue el 135 S número 10 de René Dreyfus y Henri Stoffel después de cubrir durante las 24 horas una distancia de 3.125,428 kilómetros. De los cinco modelos restantes en abandonar la prueba, el primero fue el de Eugène Chaboud y Jean Trémoulet que se vio involucrado en un terrible accidente múltiple en la zona de la Maison Blanche, aunque ninguno de ellos sufrió heridas. El resto de los Delahaye lo hicieron por avería mecánicas.

La edición de las 24 Horas de Le Mans de 1938 ve el número de Delahaye aumentar a ocho, con seis 135 S y dos nuevos 145, todos ellos por pilotos o equipos privados. Con la ausencia de Bugatti, vencedor del año anterior, y los buenos resultados obtenidos en sus dos primeros intentos por ganar la dura prueba de resistencia francesa, Delahaye se situaba como uno de los favoritos para ganar la prueba, sólo con el Alfa Romeo 8C 2900 B Touring de Raymond Sommer y Clemente Biondetti como claro rival.

A las cuatro de la tarde del sábado los coches franceses tomaron la iniciativa. Primero, con un Delahaye 145, Albert Divo se puso en cabeza seguido de los Talbot, Delahaye y el Alfa Romeo que luchaban por la victoria. Tres vueltas más tarde el doble ganador de Le Mans ya estaba liderando la prueba. A partir de entonces el Alfa Romeo 8C 2900 B Touring de Raymond Sommer y Clemente Biondetti empezó a amasar una sólida ventaja sobre el pelotón perseguidor. Más allá de los habituales abandonos por averías mecánicas o salidas de pista, la prueba se sucedió sin incidentes significativos.

Al amanecer el Alfa Romeo lideraba con una ventaja de siete vueltas sobre su inmediato perseguidor el Delahaye 135S de los franceses Eugène Chaboud y Jean Trémoulet al que seguía el Talbot-Lago T150C de Donald Mathieson y Freddy Clifford y todo parecía que la carrera acabaría de esta manera. A cuatro horas para el final de la carrera, el Talbot rompe el motor y sufre un posterior incendio que deja el coche varado en la cuneta. Justo antes de la una de la tarde, el 8C 2900 de Sommer vibró y segundos más tarde la banda de rodadura de uno de sus neumáticos sale disparada rompiendo el guardabarros. Sommer consiguió llegar a boxes a cambiar el neumático antes de cederle el volante a Clemente Biondetti. El italiano sólo pudo dar una vuelta completa, en su segunda, el motor gripó en Arnage, la banda de rodadura no sólo había ocasionado daños cosméticos en el Alfa Romeo también había dañado el depósito de aceite, dejando al motor sin su lubricante.

Sin grandes sobresaltos, Chaboud y Trémoulet llevaron su Delahaye 135S de 3,5 litros hasta cruzar la línea de meta seguidos a dos vueltas de distancia por el mismo modelo pilotado por Gaston Serraud e Yves Giraud-Cabantous. Cuarto fue el 135 S de Louis Villeneuve y René Biolay, mientras que el resto de coches del fabricante francés sucumbieron antes de ver la bandera a cuadros. Este fue el único triunfo de Delahaye en la prestigiosa carrera y fue además la primera y única victoria para sus pilotos.

Tras este éxito, Delahaye de nuevo fue el fabricante con mayor participación en las 24 Horas de 1939, con ocho de su ya modelo icono, 135 S. Sólo tres coches completaron la prueba aunque lejos de los puestos de cabeza. La pareja compuesta por Louis Villeneuve y René Biolay en la posición sexta a 13 vueltas del ganador. Rob Walker e Ian Connell acabaron en octava a 24 mientras que Joseph Chotard y Lucien Langlois finalizaron en la undécima plaza a 46 giros de distancia. De entre los abandonos destacaron el Delahaye de André Belleroix y Gaston Serraud que hubo de retirarse a causa de un accidente al intentar sobrepasar a un Simca 8, y el incendio que, a las dos de la mañana, dejó el 135 S de Robert Mazaud y Marcel Mongin sin opciones al triunfo cuando disputaba el liderato y acababa de establecer un nuevo récord de vuelta rápida al parar el cronómetro en 5'12"100 a una velocidad media de 155,627 km/h.

Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, las 24 Horas de Le Mans no se volverían a celebrar hasta el año 1949. Ese año y como si el tiempo se hubiera quedado detenido en 1939, ve de nuevo una amplia representación del fabricante francés con cinco modelos de su 135 S, uno de ellos con la nueva configuración de carácter aún más deportivo MS, y dos del presentado en 1948, 175 S que serían pilotados por Eugène Chaboud y Charles Pozzi uno, mientras que el otro lo sería por Pierre Flahault y André Simon. Cuando eran líderes de la prueba, un incendio acabó con el coche de Chaboud y Pozzi en el arcén. Simon conseguiría la vuelta rápida de la carrera antes de sufrir una avería en su motor que no pudo reparar. Del resto de los Delahaye consiguieron terminar la prueba tres de ellos, el 135 S de Robert Brunet y Georges Grignard que finalizó quinto en la general y primero de su clase, el 135 MS de René Bouchard y Pierre Larrue, noveno y el 135 S de Henri Leblanc y Jean Brault que lo haría en décima posición. Los dos 135 S restantes abandonarían en el transcurso de la prueba por averías mecánicas.

La casa matriz de Delahaye estaba sufriendo serios problemas financieros, el modelo 175, a pesar de sus 180CV, no tuvo las ventas esperadas y eso se hizo notar en las dos siguientes ediciones de las 24 Horas de Le Mans. En 1951, Pozzi y Flahaut junto con Gaston Serraud y André de Guelfi inscribirían sendos 175 S si bien ninguno de ellos conseguiría acabar la prueba. El primero fue descalificado al comprobar los comisarios de la prueba que los sellos que aseguraban que el radiador no se había abierto entes de las paradas obligatorias para cambiar líquidos habían sido alterados. Serraud y de Guelfi sufrieron una avería en la primera vuelta sin que llegaran a completar un solo giro en la prueba.

Un solitario Delahaye 175S se presentó a la carrera en la edición de 1951 que, pilotado por Henry Leblany Robert Bertrand, terminaría la prueba de resistencia antes de tiempo a causa de una rotura en los discos de freno en la vuelta 88. Esta fue la última vez que un Delahaye intentaría repetir el éxito que obtuvo la marca en 1938 en Le Mans. Dos años más tarde la compañía sería comprada por el fabricante francés Hotchkiss, poniendo punto final a la fabricación de todos los modelos de la marca.


1938
Delahaye 135S #15
Chasis: 47190
Motor: Delahaye 3.6L I6
Eugène Chaboud - Jean Trémoulet
Eugène Chaboud
Jean Trémoulet
Grand Prix d'Endurance les 24 Heures du Mans
General 3001/5000
235 Vueltas: 3.180,940 km - Velocidad Media: 132,539 km/h
IXO/Altaya
Colección: Les 24 Heures Du Mans - Nº 67/70

El vehículo
Delahaye presentó su modelo 135 en el Salón de París del Automóvil de París de 1935, con dos motorizaciones distintas de 3.2 y 3,5 litros que entregaban un potencia de 95 y 120CV respetivamente. La versión deportiva del modelo, el 135 S, fue construido únicamente para participar en competiciones deportivas y contaba con un chasis más corto y aerodinámico mientras que su motor, de 3,5 litros estaba alimentado por un triple carburador. Era una máquina altamente sofisticada para la época. con un nuevo diseño de los conductos de refrigeración del bloque del motor, una culata con mayor relación de compresión, un cigüeñal más ligero y mejor equilibrado y un radiador y un depósito de combustible más grande. La mayoría de los 135 S fueron carrozados como biplaza convirtiéndoles en coches de competición muy versátiles. En 1935, un Delahaye 135S, así como sus pilotos, obtuvo el triunfo por primera y única vez en las 24 Horas de Le Mans.

Los pilotos
Eugène Chaboud corrió su primera carrera en 1936 en el circuito de Comminges, en Saint Gaudens, Francia, en un Delahaye 135S aunque no acabó la prueba. En las 24 Horas de Le Mans participaría en seis ocasiones. En 1937 con un Delahaye 135S con el que abandonaría a causa del múltiple accidente ocurrido en las primeras vueltas de la prueba. En 1938 conseguiría subir a lo más alto del cajón también con un 135 S. En 1939 abandonó con el mismo modelo. En 1949 volvería a abandonar, esta vez con un Delahaye 175S. En 1951 con un Talbot-Lago T26GS también abandonó. Su última participación fue en 1952 con un Talbot-Lago T26 con el que sufriría un accidente que le impidió terminar.

Jean Trémoulet fue un piloto francés que en total participaría en tres ocasiones en Le Mans. En 1937 y 1938 haciendo pareja con Eugène Chaboud, con el que resultó ganador en su segundo intento sobre el trazado de La Sarthe. En 1939 participó con un Talbot-Lago SS con el que abandonaría tras sufrir una avería mecánica. Durante la Segunda Guerra Mundial murió en acto de combate como parte de la Resistencia francesa el 13 de octubre de 1944.

La miniatura
La miniatura se puso a la venta el 15 de junio de 2006 como parte de la colección "Les 24 Heures Du Mans" publicada entre agosto de 2004 y agosto de 2006, después de ser ampliada en 20 números de los 50 que originalmente tenía, por la editorial Altaya en Francia. Como muchos de los modelos vendidos por esta editorial en sus colecciones y fabricados por IXO en China y ofrece una buena relación calidad/precio, aunque algo escasa en detalles en relación a otros fabricantes.