Automobili Lamborghini S.p.A.
Grand Prix d'Endurance les 24 Heures du Mans


1975
Lamborghini 400 GT Islero #34
Chasis: 6009
Motor: Lamborghini 4.0L V12
Paul Rilly
Paul Rilly
Roger Le Vève
Grand Prix d'Endurance les 24 Heures du Mans
General GTX
NS  
No clasificado para la carrera
Leoni Sales Promotion SpA/Hachette
Colección: Lambirghini Collection - Nº 47/-

El vehículo
El Islero, al igual que su sucesor el Jarama, es de los Lamborghini menos conocido. Presentado en el Salón de Ginebra de 1968, el Islero GT fue un clásico coupé 2 + 2 de tres volúmenes basado en la mecánica del Lamborghini 400 GT sin que se hicieron cambios significativos. Con 320CV de fuerza proporcionada por un V12 de 4 litros, el Islero tenía una alta velocidad y una conducción sencilla, pero solo duró un año. Un modelo mejorado, la versión GTS comenzó a venderse en 1969. De ambas versiones sólo se construyeron 225 unidades (125 de ellas de la versión GT). En 1975, el dueño de un concesionario en Francia, Paul Rilly, inscribió este 400GT Islero para disputar la prueba en la categoría GTX reservada a vehículos de producción GT en la que significaría la primera aparición del fabricante italiano en la prueba de resistencia francesa. El coche fue mejorado para la competición instalando una jaula de seguridad, un depósito de 100 litros de capacidad, un escape especial, diferentes suspensiones y frenos mejorados. Durante las vueltas de calificación final, el coche se estrelló contra los guardarrailes. El mejor tiempo de vuelta que logró fue insuficiente para calificar por lo que no pudo participar en la carrera. Una oportunidad de hacerlo apareció cuando el equipo NART abandonó la competición el sábado por la mañana por discrepancias con la organización. El A.C.O. contactó con Rilly para incluir el coche en la parrilla de salida, pero éste no pudo regresar a tiempo para empezar la carrera.

Los pilotos
Paul Rilly era dueño de un concesionario francés que albergaba el sueño de disputar las 24 Horas de Le Mans al menos una vez en la vida. En 1975 se presentó con su propio Lamborghini 400GT Islero modificado para competir. Debido a un accidente durante la sesión de calificación del viernes, no consiguió el tiempo necesario para formar parte de la salida oficial de la carrera. Al año siguiente volvería a intentar la aventura con un Porsche 911 Carrera RSR, pero el coche fue rechazado en las inspecciones técnicas previas a la inscripción.

Roger Le Vève era amigo personal de Paul Rilly y fue a quien éste eligió para acompañarle en su aventura de participar en las 24 Horas de Le Mans en las dos ediciones en las que lo intentó.

La miniatura
Esta miniatura se puso a la venta el 10 de agosto de 2016 y pertenece a la colección francesa "Lamborghini Collection" publicada por Hachette en colaboración con el semanario Auto-Plus. Esta colección está basada en los mismos modelos que ya aparecerían en la colección homónima italiana de Fabbri y que se puso a la venta en mayo de 2013. Como en otros coleccionables, la realización de la miniatura corre a cargo de IXO y como es característico de estos coleccionables ofrece una buena relación calidad/precio, aunque algo escasa en detalles en relación a la ofrecida por otros fabricantes.


2006
Lamborghini Murciélago R-GT #53
Chasis: ZA9BC10E04LA01063
Motor: Lamborghini L535 6.0L V12
JLOC Isao Noritake
Marco Apicella
Yasutaka Hinoi
Kōji Yamanishi
Grand Prix d'Endurance les 24 Heures du Mans
General LM GT1
NC  
Distancia insuficiente - 283 Vueltas
Ebbro
Referencia: 43784

El vehículo
En 1998, Audi adquiría Lamborghini y fruto de esta compra nacería el primer modelo de la marca, el Murciélago que vería la luz en 2001. Con un diseño creado por Luc Donckerwolke, a la sazón Diseñador jefe del Grupo VAG, el coche vendría a sustituir al Lamborghini Diablo. Al igual que éste, el nuevo coche llevaría tracción a las cuatro ruedas con un motor V12 de 6,2 y 6,5 litros según versiones. Apenas dos años más tarde de estar el coche en producción, Audi contrataría a la empresa alemana Reiter Engineering para la construcción de una versión de carreras del coche. El desarrollo se finalizaría en 2003 y el nuevo Lamborghini Murciélago R-GT sería presentado en la Salón del Automóvil de Fráncfort ese mismo año. Para adaptarlo a la reglamentación de la FIA, el A.C.O y la JAF (Federación Japonesa de Automovilismo) el R-GT perdería la tracción integral siendo esta sustituida por una trasera. No serían estos los únicos elementos diferenciadores entre la versión de calle y la de competición, pues numerosos elementos la carrocería serían sustituidos por paneles de fibra de carbono y plástico de alta resistencia. Asimismo, el motor vería reducida su capacidad hasta los 6,0 litros arrojando una potencia cercana a los 580CV con las restricciones a la admisión impuestas por el reglamento. Nueve ejemplares del Murciélago R-GT serían fabricados por Reiter, el primero de los cuales debutaría en la prueba de Monza del FIA GT de 2003 pilotado por Tom Kristensen y Rinaldo Capello que completarían la primera ronda de clasificación pero Reiter retiraría el coche de la competición. Su primera prueba oficial la disputaría en el circuito valenciano de Cheste dentro también del FIA GT terminando esta prueba en la tercera posición con Oliver Gavin y Peter Kox al volante. En años sucesivos, los R-GT serían utilizados por distintos equipos privados tanto en campeonatos nacionales como el Super GT o internacionales como las ALMS y el FIA GT entre otros. En 2006, el Club de Propietarios de Lamborghini de Japón (JLOC por sus siglas en inglés) adquiriría esta unidad del Lamborghini Murciélago R-GT para participar en las 24 Horas de Le Mans de 2006 en la que sería la primera aparición oficial de un coche del fabricante italiano después del fallido intento de Paul Rilly y su Lamborghini 400 GT Islero en 1975. Contando con Marco Apicella, Yasutaka Hinoi y Kōji Yamanishi, el coche adolecería del mayor problema que tuvieron todos los R-GT a lo largo de su vida deportiva, la falta de fiabilidad del motor y su excesivo gasto de combustible. Aunque el coche cruzó la línea de meta, no llegaría a clasificarse al no completar la distancia mínima de carrera (285 vueltas). El coche entonces regresaría a Le Mans en 2007 donde sufriría un accidente durante los ensayos previos a la carrera mientras era pilotado por Marco Apicella. En 2009, el coche aparecería por última vez en el circuito de La Sarthe y solamente completaría una vuelta ya que sufriría una fallo eléctrico que lo dejaría fuera de carrera en la que sería la última participación de un Lamborghini en las 24 Horas de Le Mans.

Los pilotos
Marco Apicella debutaría en el karting italiano a principios de los años 80 y en años posteriores pasaría por la Fórmula 3 de su país y en 1991 debutaría en el Campeonato Internacional de Fórmula 3000, serie en la que estuvo hasta 1991 y en la que lograría diez podios en 52 carreras obteniendo un cuarto puesto como mejor resultado de la general en la campaña de 1989. Tras intentar debutar en la Fórmula 1 y no poder hacerlo, en 1992 se traslada a Japón donde competiría en la Fórmula Nippon de la que sería ganador en 1994. Sus buenas actuaciones en los dos años anteriores en esta serie atraerían la atención de Eddie Jordan, dueño de Jordan Formula One, que le ofrecería un asiento para disputar el Gran premio de Japón de 1993, prueba en ella que abandonaría en la primera vuelta tras una colisión múltiple con otros participantes. Durante su estancia en Japón comenzaría a disputar el JGTC y participaría por primera vez en las 24 Horas de Le Mans en 1995 a bordo de un Toyota Supra GT LM con el que finalizaría 14º, regresando en 1999 con un Riley & Scott Mk III en 1999, año en el que sufriría su primer abandono. En el campeonato japonés competiría durante diez temporadas en las que únicamente lograría una victoria, los 300 Kilómetros de Suzuka de 2006 pilotando un Lamborghini Murciélago RG-1 del equipo JLOC. Precisamente con los coches del Club de Propietarios de Lamborghini de Japón cumplimentaría sus tres últimas apariciones en el circuito de La Sarthe en las que, debido a la falta de fiabilidad del motor del Lamborghini Murciélago R-GT que pilotaría, no se clasificaría en la prueba de 2006, mientras que en 2007 y 2009 habría de abandonar.

Yasutaka Hinoi llegaría a Europa a competir en la Fórmula Vauxhall del Reino Unido en 1991 después de haber competido en la Fórmula 3 japonesa. Su experiencia fuera de sus fronteras no fructificó hacia una carrera más duradera y regresaría a su país natal donde competiría en la Fórmula Nippon y más tarde en el JGTC, además d otras pruebas como las 24 horas de Tokachi o el Super Taikyu, campeonato en el que sigue participando en la actualidad aunque de manera esporádica. En el Campeonato Japonés de GT disputaría once temporadas entre 1996 y 2007 en las que únicamente ganaría la prueba de los 300 Kilómetros de Suzuka de 2006 con un Lamborghini Murciélago RG-1 del equipo JLOC. Precisamente con este equipo tomaría la salida en su única participación en las 24 Horas de Le Mans, prueba en la que no se clasificaría al no cubrir la distancia mínima de carrera con este Lamborghini Murciélago R-GT.

Kōji Yamanishi comenzaría su carrera deportiva en el karting japonés y ya en 1997 debutaría en la Fórmula Nippon, disciplina que a partir de 1998 y hasta 2004 compaginaría con el campeonato JGTC. Con los monoplazas solamente puntuaría en cinco de las 45 carreras que disputó, mientas que con los coches GT tendría más éxito y se anotaría la victoria de Fuji en 1996, año en el que terminaría segundo del campeonato emparejado con Tom Coronel y el Honda NSX de Mobil1 Nakajima Racing. En el campeonato japonés competiría ininterrumpidamente hasta 2015 y a partir de entonces solamente ha regresado de manera esporádica al mismo. Entre 2003 y 2017 sería piloto oficial de JLOC con los que sumaría nueve podios hasta su último año en el equipo pilotando siempre diferentes modelos de Lamborghini. Precisamente con el equipo japonés y los coches del fabricante italiano competiría en tres ocasiones en las 24 Horas de Le Mans, siendo su debut en esta edición de 2006 a bordo de este Lamborghini Murciélago R-GT con el que no se clasificaría al no completar la distancia mínima de carrera. En 2007 y 2009 regresaría con el mismo modelo pero en amabas ocasiones habría de abandonar por fallos mecánicos apenas comenzada la prueba.

La miniatura
Ebbro es la marca con la que el grupo juguetero japonés Miniature Model Planning vende sus reproducciones de miniaturas a escala desde 1990. Los modelos fabricados en Ebbro son de una extraordinaria calidad y la inmensa mayoría de su catálogo se centra en reproducciones de los fabricantes japoneses que participan o han participado en el Campeonato de Turismos Japonés (JGTC o Super GT desde 2005). La mayoría de las miniaturas son fabricadas en diecast, pero desde 2010 también utiliza resina para sus reproducciones, estos moldes sin embargo suelen ser encomendados a otras compañías más especializadas, como Red Line, aunque no presentan el mismo nivel de detalle que los originales. La finura de sus moldes y sus perfectos detalles, así como el hecho de que sus miniaturas suelen venderse en series muy limitadas, hacen que sean productos muy deseados y apreciados por los coleccionistas del todo el mundo.


2007
Lamborghini Murciélago R-GT #53
Chasis: ZA9BC10E0 LA01063 LB01-011 Reiter
Motor: Lamborghini L535 6.0L V12
JLOC Isao Noritake
Marco Apicella
Atsushi Yogō
Kōji Yamanishi
Grand Prix d'Endurance les 24 Heures du Mans
General LM GT1
AB  
Abandono por avería - Vuelta 1
Ebbro
Referencia: 43966

El vehículo
En 2006, el Club de Propietarios de Lamborghini de Japón (JLOC por sus siglas en inglés) adquiriría esta unidad del Lamborghini Murciélago R-GT para participar en las 24 Horas de Le Mans de 2006 en la que sería la primera aparición oficial de un coche del fabricante italiano después del fallido intento de Paul Rilly y su Lamborghini 400 GT Islero en 1975. Contando con Marco Apicella, Yasutaka Hinoi y Kōji Yamanishi, el coche adolecería del mayor problema que tuvieron todos los R-GT a lo largo de su vida deportiva, la falta de fiabilidad del motor y su excesivo gasto de combustible. Aunque el coche cruzó la línea de meta, no llegaría a clasificarse al no completar la distancia mínima de carrera (285 vueltas). El coche entonces regresaría a Le Mans en 2007 donde sufriría un accidente durante los ensayos previos a la carrera mientras era pilotado por Marco Apicella. JLOC recibiría un permiso especial del A.C.O. para traer uno de los coches con el que el equipo Reiter Engineering competía en el FIA GT y lo utilizaría para reemplazarlo por el dañado, pero solamente completaría una vuelta de carrera pues en la segunda la caja de cambios se rompería y el vehículo no podría ser reparado. En 2009, el coche aparecería por última vez en el circuito de La Sarthe y solamente completaría una vuelta ya que sufriría una fallo eléctrico que lo dejaría fuera de carrera en la que sería la última participación de un Lamborghini en las 24 Horas de Le Mans.

Los pilotos
Marco Apicella debutaría en el karting italiano a principios de los años 80 y en años posteriores pasaría por la Fórmula 3 de su país y en 1991 debutaría en el Campeonato Internacional de Fórmula 3000, serie en la que estuvo hasta 1991 y en la que lograría diez podios en 52 carreras obteniendo un cuarto puesto como mejor resultado de la general en la campaña de 1989. Tras intentar debutar en la Fórmula 1 y no poder hacerlo, en 1992 se traslada a Japón donde competiría en la Fórmula Nippon de la que sería ganador en 1994. Sus buenas actuaciones en los dos años anteriores en esta serie atraerían la atención de Eddie Jordan, dueño de Jordan Formula One, que le ofrecería un asiento para disputar el Gran premio de Japón de 1993, prueba en ella que abandonaría en la primera vuelta tras una colisión múltiple con otros participantes. Durante su estancia en Japón comenzaría a disputar el JGTC y participaría por primera vez en las 24 Horas de Le Mans en 1995 a bordo de un Toyota Supra GT LM con el que finalizaría 14º, regresando en 1999 con un Riley & Scott Mk III en 1999, año en el que sufriría su primer abandono. En el campeonato japonés competiría durante diez temporadas en las que únicamente lograría una victoria, los 300 Kilómetros de Suzuka de 2006 pilotando un Lamborghini Murciélago RG-1 del equipo JLOC. Precisamente con los coches del Club de Propietarios de Lamborghini de Japón cumplimentaría sus tres últimas apariciones en el circuito de La Sarthe en las que, debido a la falta de fiabilidad del motor del Lamborghini Murciélago R-GT que pilotaría, no se clasificaría en la prueba de 2006, mientras que en 2007 y 2009 habría de abandonar.

Atsushi Yogō comenzaría su carrera disputando la Fórmula Toyota japonesa a principios de los años 90 y pasaría posteriormente a participar en la Fórmula 3 y algunas carreras de resistencia como las 24 Horas de Tokachi, los 1.000 Kilómetros de Suzuka o el campeonato Super Taikyu. En 1998 debutaría en el Campeonato Japonés de Gran Turismo (JGTC) en el que participaría en la clase GT300 hasta el año 2012 en el que se retiraría oficialmente de la competición. En este campeonato sumaría en 90 carreras a lo largo de 15 temporadas, tres victorias, tres segundos puestos, doce terceros y sumaría puntos en 35 carreras que le llevaría a ser tercero del campeonato en 2000 y 2004. También participaría en la serie asiática de Le Mans y terminaría como campeón en 2009 dentro de la categoría GT1 a bordo de un Lamborghini Murciélago RG-1, coche con el que disputaría sus últimas tres carreras en las 24 Horas de Le Mans sin que llegara a acabar ninguna de ellas. Así, en 2007 abandonaría por un problema en la transmisión tras completar tan sólo una vuelta, en 2009 rompería el motor también en la primera vuelta y en 2010 lo haría tras romperse la caja de cambios después de completar 138 giros. Antes de sufrir estos tres abandonos, su carrera en Le Mans no pudo ser mejor ya que en su debut a bordo de un Porsche 996 GT3-R sería el vencedor de la clase GT cruzando la línea de meta en la 16ª posición. En los tres años siguientes también participaría como piloto de Taisan y su Porsche 996 GT3-RS con el que sería 11º en 2001, 21º en 2002 (3º en su clase) y 19º en 2003.

Kōji Yamanishi comenzaría su carrera deportiva en el karting japonés y ya en 1997 debutaría en la Fórmula Nippon, disciplina que a partir de 1998 y hasta 2004 compaginaría con el campeonato JGTC. Con los monoplazas solamente puntuaría en cinco de las 45 carreras que disputó, mientas que con los coches GT tendría más éxito y se anotaría la victoria de Fuji en 1996, año en el que terminaría segundo del campeonato emparejado con Tom Coronel y el Honda NSX de Mobil1 Nakajima Racing. En el campeonato japonés competiría ininterrumpidamente hasta 2015 y a partir de entonces solamente ha regresado de manera esporádica al mismo. Entre 2003 y 2017 sería piloto oficial de JLOC con los que sumaría nueve podios hasta su último año en el equipo pilotando siempre diferentes modelos de Lamborghini. Precisamente con el equipo japonés y los coches del fabricante italiano competiría en tres ocasiones en las 24 Horas de Le Mans, siendo su debut en la edición de 2006 a bordo de un Lamborghini Murciélago R-GT con el que no se clasificaría al no completar la distancia mínima de carrera. En 2007 y 2009 regresaría con el mismo modelo pero en amabas ocasiones habría de abandonar por fallos mecánicos apenas comenzada la prueba.

La miniatura
Ebbro es la marca con la que el grupo juguetero japonés Miniature Model Planning vende sus reproducciones de miniaturas a escala desde 1990. Los modelos fabricados en Ebbro son de una extraordinaria calidad y la inmensa mayoría de su catálogo se centra en reproducciones de los fabricantes japoneses que participan o han participado en el Campeonato de Turismos Japonés (JGTC o Super GT desde 2005). La mayoría de las miniaturas son fabricadas en diecast, pero desde 2010 también utiliza resina para sus reproducciones, estos moldes sin embargo suelen ser encomendados a otras compañías más especializadas, como Red Line, aunque no presentan el mismo nivel de detalle que los originales. La finura de sus moldes y sus perfectos detalles, así como el hecho de que sus miniaturas suelen venderse en series muy limitadas, hacen que sean productos muy deseados y apreciados por los coleccionistas del todo el mundo.