Pegaso
(Empresa Nacional de Autocamiones S.A.)
Les 24 Heures du Mans

Pegaso era una compañía ya conocida por sus camiones y autobuses, pero a principios de la década de 1950 se decidió, por razones de prestigio y publicidad, a producir también coches deportivos. La tarea fue encomendada al gerente técnico de la época, el ingeniero Wifredo Ricart, exdiseñador de Alfa Romeo, y que había sido colega y rival de Enzo Ferrari, trabajando con él antes de la Segunda Guerra Mundial en la compañía italiana.

Durante el tiempo en el que Ricart trabajaría para Alfa Romeo, sus conocimientos de ingeniería y diseño, a la sazón durante muchos años construiría y manejaría sus propios vehículos en varias carreras anteriores al desencadenamiento de la guerra civil española, le llevarían a subir rápidamente de rango y pronto sería nombrado jefe de diseño de Alfa Corse, el departamento de carreras recién creado y dirigido entonces por Enzo Ferrari y para la que Ricart diseñaría varios vehículos de carretera y carreras que, por diversas razones, nunca superarían la fase de prototipo.

Con el fin de la guerra española y la Segunda Guerra Mundial, Ricart regresaría a España y se uniría a la empresa respaldada con dinero público ENASA, abreviatura de Empresa Nacional de Autocamiones S.A. y su marca Pegaso. El negocio estaba en auge y hacia finales de la década de 1940 convencería a los ejecutivos de la compañía para desarrollar un superdeportivo español en los restos de la fábrica de Hispano Suiza en el barrio de La Sagrera de Barcelona.

Ricart recibiría la luz verde y comenzaría a elaborar diseños de inmediato. La especialidad de Ricart eran los motores y no desperdició ninguno de sus talentos en el nuevo coche que recibiría el nombre de Pegaso Z-102 que sería presentado oficialmente en el Salón del Automóvil de París de 1951. Tras la construcción de dos prototipos, un cupé y un descapotable, el automóvil entraría en producción y en 1952, teniendo en cuenta las especificaciones del modelo de calle, Ricart prepararía una versión de carreras del Z-102.

Para su uso en competición, los Pegaso Z-102 equiparían carrocerías roadster utilizando la técnica de construcción ligera Superleggera de Touring que dejaba al coche en orden de marcha por debajo de los 1.000 kilos de peso. Dos modelos estuvieron listos para la carrera de deportivos del Gran Premio de Mónaco de 1952, pero problemas en las sesiones prácticas con las aletas de las ruedas obligarían al equipo a retirarse de la prueba. La siguiente cita en la agenda serían las 24 Horas de Le Mans pero ninguno de los dos coches estaría a tiempo para participar. De esta manera, las carreras en 1952 se limitaron a las subidas a montaña locales donde los Z-102 tendrían relativo éxito.

Gracias en parte a estos contratiempos, los preparativos para la edición de Le Mans de 1953 comenzarían con mucha antelación y Ricart desarrollaría una carrocería en forma de catamarán, conocida también como bisiluro, altamente inusual. Los dos Pegaso Z-102 presentados estarían equipados con una versión sobrealimentada de dos etapas del motor básico de 2.5 litros. Sin embargo, la fortuna nuevamente le sería esquiva al equipo ya que ambos coches sufrirían daños graves en un incendio en la fábrica por lo que Ricart volvería a utilizar las carrocerías de Touring del año anterior.

Durante las sesiones de práctica, Juan Jover al mando de uno de los dos Pegaso Z-102 junto al alemán Paul von Metternich se estrellaría causando el destrozo del coche y el equipo se retiraría de la carrera incluyendo a la segunda unidad pilotada por Joaquin Palacio y Julio Rech. La única actuación notable ese año de un Pegaso en un evento internacional se produciría durante la Carrera Panamericana donde Palacio, a la sazón piloto de pruebas de la compañía, llegaría a la tercera posición detrás de los principales Ferrari en algunas fases de la larga carrera transcontinental, aunque un nuevo accidente pondría punto final a la aventura del coche en la carrera y por ende a la de Pegaso en el mundo de la competición de primer orden.

Más miniaturas e información de en las siguientes secciones


Pegaso Z-102

El vehículo
El Pegaso Z-102 destacaría por sus innovaciones técnicas, incluido un motor V8 con cuatro levas superiores sería manufacturado completamente en aleación ligera con lubricación por cárter seco y cuatro carburadores Weber de doble barril. La suspensión del eje trasero era del tipo DeDion y la caja de cambios no sincronizada de cinco velocidades velocidades estaría montada en la parte trasera junto con el diferencial. El proceso de construcción del coche de carreras sería lento y tedioso ya que solamente se disponía de unos pocos empleados lo suficientemente capacitados para fabricar este tipo de automóviles.

La tecnología utilizada en el Pegaso Z-102 de competición incluiría un motor V8 de 2.5 litros equipado con dos árboles de levas para cada banco de cilindros, en cuyo diseño se incluyeron muchos elementos inspirados en Alfa Romeo como las tapas de válvulas y las cámaras de combustión hemiesféricas, con alimentación a través de carburadores Weber de doble barril, una de las pocas partes no españolas en el automóvil.

Asimismo, Ricart también tenía una gran experiencia en el diseño general del chasis y lo reflejaría en el Z-102. En lugar de atornillar la caja de cambios de cinco velocidades directamente al motor como era una práctica común, la montaría en la unidad con la transmisión final. Con más peso hacia la parte trasera del automóvil, el equilibrio era mucho más neutral. También directamente derivado de las carreras sería la suspensión trasera de eje DeDion completo con barras de torsión transversales, mientras que en la delantera se utilizarían dobles horquillas y barras de torsión longitudinales, utilizando frenos de tambor con grandes aletas para proporcionar un mayor poder de frenado.

El primer proyecto de Pegaso concebido desde el principio específicamente para competición sería el Pegaso Z-102 Spider con una carrocería construida en los talleres de ENASA con planchas de aluminio remachadas que debutaría en la subida a La Rabassada (Barcelona) de 1953 conducido por el piloto de prueba de la fábrica Joaquín Palacio quien ganaría la carrera por delante del Maserati pilotado por Juan Jover, quien más adelante pilotaría para el equipo oficial de ENASA en las 24 Horas de Le Mans de ese mismo año junto al alemán Paul von Metternich.

Ya en 1952 y para promocionar los modelos gran turismo, Ricart pensaría en correr en las 24 Horas de Le Mans y encargaría a Carrozzeria Touring tres coches para la mítica prueba. Éste recortaría los chasis de tres berlinetas y manufacturaría en aluminio tres carrocerías que serían los Pegaso Z-102 Barchetta Touring que, sin embargo, no estarían listos a tiempo para participar ese año pero sí al siguiente.

Dos unidades del Pegaso Z-102 se inscribirían para las 24 Horas de Le Mans de 1953 pero la historia de los dos automóviles en la carrera más importante de resistencia del mundo sería muy breve. Iniciados los entrenamientos, se les harían una serie de modificaciones sobre la marcha, ya que a las altas velocidades alcanzadas en la recta de Les Hunaudières afectarían a la estabilidad de los coches. Los mecánicos de Touring aplicarían unas pequeñas extensiones de carrocería hacia el suelo con el fin de crear una sección más cuadrada en la parte inferior del coche y evitar así turbulencias de aire.

En la segunda tanda de entrenamientos Joaquín Palacio, que compartiría su unidad con Julio Rech, sufriría problemas en los frenos, pero el punto final de Pegaso en la carrera francesa lo pondría Juan Jover, quien se saldría aparatosamente en una curva rebotando con el coche de izquierda a derecha provocando que el piloto saliera despedido produciéndose fracturas en su pierna y en la cabeza de las que tardaría meses en curar. Este accidente y la precaria preparación para la prueba, motivarían que Ricart tomara la decisión de retirar de la carrera al equipo, aparcando en el cajón la aventura del superdeportivo español en la alta competición.

1953
Pegaso Z-102 Barchetta Touring Le Mans #28
Chasis: 150-0145
Motor: Pegaso 2.8L V8
Empresa Nacional de Autocamiones S.A.
Juan Jover
Paul von Metternich
Les 24 Heures du Mans
General 2001/3000
NS  
No clasificado para la carrera
IXO Models/Salvat
Colección: Camiones Pegaso - Regalo Suscripción

La miniatura
Esta miniatura es un regalo a los suscriptores de la colección publicada por Salvat dedicada a los vehículos industriales Pegaso. Las miniaturas están realizadas por IXO Models y representan casi fielmente los modelos reales en los que se basan con abundantes detalles, tanto exteriores como interiores, a un precio muy ajustado para su calidad.