Venturi Automobiles
Les 24 Heures du Mans

Más miniaturas e información de Venturi en las siguientes secciones


Venturi 500LM

El vehículo
Tras una breve aventura en la Fórmula 1 a principios de los años 90 que dejó al fabricante francés Venturi al borde de la quiebra, en 1992 Gérard Godfroy, uno de los fundadores de la marca, reestructuró la compañía y, aconsejado por el empresario y aficionado al motor, Stéphane Ratel crearon un campeonato para pilotos aficionados (y adinerados) que tomaría como base el recién presentado Venturi 400 Trophy. Éste fue un éxito completo para Venturi, con 73 unidades fabricadas y vendidas a lo largo de su producción, considerando que desde la crisis automotriz de 1991 las ventas de autos deportivos eran bastante bajas, y con alrededor de 30 coches vendidos en 1992 y seis carreras organizadas en el primer año del proyecto.

Varios factores fueron clave en el éxito del 400 Trophy: el primero es la posibilidad de que los más pudientes se convirtieran en pilotos de coches de carreras sin grandes desembolsos a excepción del propio coche. El segundo es el hecho de que el 400 Trophy era básicamente un Ferrari F40 francés, lo que le daba bastante atractivo para los aficionados franceses de tener un gran superdeportivo francés. Mecánicamente el coche montaba el famoso motor de tres litros PRV V6 Turbo, diseñado conjuntamente por Renault, Peugeot y Volvo, equipado con una configuración de doble turbo directamente de Garrett para dejar 400 caballos de fuerza para un peso en vacío de tan sólo 1060 Kg, aunque el mayor activo del coche fueron sus frenos cerámicos de carbón proporcionados por Carbone Industrie y que le convertirían en el primer coche del mundo en llevarlos de serie.

A raíz del éxito del campeonato, Venturi desarrolló un interés por las carreras de resistencia. Se modificaron siete 400 Trophy, con ajustes aerodinámicos y una nueva potencia de salida de 480CV: este modelo sería conocido como el Venturi 500LM y cuyo objetivo final sería competir en las 24 Horas de Le Mans. De los siete 500LM que participarían por primera vez en la edición de 1993, cinco terminaron la prueba, como el del equipo Société BBA Compétition y que pilotado por Jean-Luc Maury-Laribière, Michel Krine y Patrick Camus terminaría en la 29ª posición siendo el último de los cinco Venturi que completaron la carrera.

Sin embargo, los resultados se consideraron prometedores, especialmente considerando que solo tres de los siete estaban listos para la carrera durante la práctica, lo que significa que los coches apenas fueron desarrollados para el evento. En 1994 seguiría la carrera del 500LM una vez que Jürgen Barth, Patrick Peter y el propio Stéphane Ratel crearan la serie BPR Global GT (que más tarde quedaría bajo el control de la FIA para convertirse en el Campeonato FIA GT). Dos 500LM competirían en el estreno de BPR en Paul Ricard el 6 de marzo de 1994 llegando a terminar en 6ª y 10ª plaza. Tras el lanzamiento del Venturi 400 GT, el 500LM daría paso a la siguiente evolución del modelo de competición, el Venturi 600LM.

1993
Venturi 500LM #92
Chasis: LM006
Motor: Renault PRV 3.0L V6 Turbo
Société BBA Compétition
Jean-Luc Maury-Laribière
Michel Krine
Patrick Camus
Les 24 Heures du Mans
General Gr. C4
29º 11º
243 Vueltas: 3.304,800 km - Velocidad Media: 137,865 km/h
IXO/Altaya
Colección: Passion de la Vitesse - Nº 43/66

La miniatura
Esta miniatura se puso a la venta el 15 de junio de 2013 y forma parte de la colección Passion de la Vitesse, publicada por Altaya en Francia entre agosto de 2011 y mayo de 2015. Inicialmente prevista con un total de 80 números, la colección fue suspendia tras publicar 66 fascículos. Como muchos de los modelos vendidos por esta editorial son fabricados por IXO Models en China y ofrece una buena relación calidad/precio, aunque algo escasa en detalles en relación a otros fabricantes.


Venturi 600LM

El vehículo
Desarrollado por Venturi para su propio equipo y potenciales clientes económicamente solventes, el Venturi 600LM fue la evolución natural del 500LM. Sin embargo, el fabricante francés estaba en apuros económicos y sólo pudo construir una unidad del 600LM, mientras que los distintos 500LM fueron revisados y recibieron la mejora de motor que llevaría el 600LM preparada por la firma EIA. El coche fue homologado en la clase GT1 de Le Mans al vender una versión de la versión de calle a un entusiasta comprador. En la breve vida del Venturi 600LM en el mundo de la competición lograría anotarse unas pocas victorias antes de desaparecer en el olvido para siempre.

Durante la temporada de 1994, Jean-Claude Basso y Henri Pescarolo ganaron la carrera de los 1.000 Kilómetros de París, victoria que fue seguida por otros tres éxitos en las 4 Horas de Spa, las 4 Horas de Dijon y en la prueba de Silverstone del British GT Championship. En las 24 Horas de Le Mans las ambiciones de Venturi sufrieron un duro varapalo cuando los tres 600LM inscritos no llegaron a completar la prueba.

Dos abandonarían la carrera tras sendas averías, mientras que la unidad pilotada por Jean-Luc Maury-Laribière, Bernard Chauvin y Hervé Poulain no se clasificaría al no completar la distancia mínima de carrera. Tras este fracaso, el coche dejó de recibir el apoyo de patrocinadores y debido a la falta de dinero para su desarrollo, el coche poco a poco desapareció de las parrillas de salida.

1994
Venturi 600LM #30
Chasis: LM006
Motor: Renault PRV 3.0L V6 Turbo
BBA Sport et Compétition
Jean-Luc Maury-Laribière
Hervé Poulain
Bernard Chauvin
Les 24 Heures du Mans
General LM GT1
NC  
Distancia insuficiente - 221 Vueltas
IXO/Altaya
Colección: Les Monstres Sacrés De l'Endurance - Nº 57/80

La miniatura
La miniatura se puso a la venta el 18 de diciembre de 2008 como parte de la colección Les Monstres Sacrés De l'Endurance, dedicada a los coches más míticos de las 24 Horas de Le Mans y que fue publicada entre agosto de 2006 y diciembre de 2009 por la editorial Altaya en Francia. Como muchos de los modelos vendidos por esta editorial en sus colecciones, son fabricados por IXO Models en China y ofrece una buena relación calidad/precio, aunque algo escasa en detalles en relación a otros fabricantes.