BMC - MINI
(British Motor Corporation Limited)
Otros rallies y Campeonatos

Más miniaturas e información de BMC - MINI en las siguientes secciones


BMC Mini

El vehículo
En 1952, nacía la British Motor Corporation Ltd. (BMC) de la unión de Austin Motor Company y Morris Motor Company, fabricante que a su vez pertenecía a la Nuffield Organisation, que incluía además de Morris, a la MG Car Company, Riley y Wolseley Motors Limited entre otras. Aún dentro del mismo conglomerado de empresas, cada marca era independiente y apuntaba a un sector diferente del mercado para hacer frente a la cada vez mayor presencia en el mercado británico de fabricantes extranjeros tras el final de la Segunda Guerra Mundial.

A finales de la década de 1950 y comienzos de la siguiente, BMC se enfrentaría por una parte a los elevados costes de producción de sus vehículos, no por el coste de las materias primas, sino por el gran número de fábricas del grupo, muchas de ellas aún no preparadas para la fabricación en masa de vehículos. La crisis causada por el cierre del Canal de Suez tras la invasión por parte de Israel de zonas de Egipto en 1956 y el racionamiento del petróleo, pondría todavía más en riesgo las finanzas de la que entonces era el cuarto grupo mundial de fabricantes de automóviles por volumen de construcción.

La respuesta de BMC a estos problemas sería la fabricación de un pequeño utilitario barato de construir y mantener y así, en 1959 nacería el que se convertiría en el estandarte de la marca y uno de los automóviles más importantes de la historia de la industria automotriz, el Mini, que hasta 1969 se vendería como Austin Seven, Morris Mini Minor, Wolseley Hornet y Riley Elf, además de producirse en otros mercados bajo licencia y que pasaría a ser una marca propia dentro del grupo, sobreviviendo durante 41 años a la turbulenta historia de ventas, adquisiciones y fusiones a las que habría de enfrentarse BMC a lo largo de su historia.

John Cooper, propietario de Cooper Car Company y constructor de monoplazas para la Fórmula 1 y coches de rally, convencería a BMC para desarrollar una versión más deportiva del Mini. Nacería así en 1961 el Mini Cooper, que se vendería como Austin Mini Cooper y Mini Cooper Morris. Dos años más tarde, llegaría una versión aún más extrema, el Cooper S, que al igual que el modelo en el que se basaba, tendría su versión de Austin y Morris.

En su primera versión, el Cooper S montaría un motor de 1.071 cm³ con una ganancia de 15CV en relación a la versión normal. A finales de 1963, se añadirían dos nuevos motores a la gama, el de 970 cm³ y el de 1.275 cm³, siendo el primero el elegido para participar en los campeonatos de turismos dentro de la Clase A para motores de menos de 1.0 litros de capacidad mientras que la versión más grande se utilizaría particularmente en rally, siendo estos dos modelos del Cooper S los coches de más éxito de su época tanto en circuitos como en carreteras abiertas.

En 1967, llegaría la segunda versión del Cooper S con numerosos cambios estéticos distinguibles por una ventana trasera más grande y nuevos pilotos al que sucedería la tercera versión en 1969 ya bajo el paraguas de la British Leyland Motor Corporation (BLMC) y sin distinción entre los modelos de Austin y Morris, dejando el modelo de fabricarse tres años después para ser sustituido por el 1275 GT. En el mundo de la competición, los Cooper y Cooper S, acapararían en sus guisas de Austin y Morris más de treinta victorias en rally, siendo las más recordadas las tres que lograrían en el Rally de Monte-Carlo en 1964, 1965 y 1967, que podría haber sido también una más sino hubiese sido porque en la edición de 1966 los tres Mini Cooper S que coparon las tres primeras posiciones fueran descalificados.

1964
Morris Mini Cooper S 1071 #37
Paddy Hopkirk
Henry Liddon
Rallye Automobile de Monte-Carlo
IXO Models/Altaya
Colección: Rallye Monte-Carlo - Les Voitures Mythiques - Nº 110/130

El piloto
Paddy Hopkirk

La miniatura

1965
Morris Mini Cooper S 1071 #52
Timo Mäkinen
Paul Easter
Rallye Automobile de Monte-Carlo
IXO Models/Altaya
Colección: 100 Años De Sport Automóvil - Nº 32/50

La miniatura
Esta miniatura se puso a la venta como parte de la colección 100 Años De Sport Automóvil publicada en España por primera vez en 2001 por la editorial Altaya y que estaba compuesta por los modelos más representativos de diferentes categorías de los deportes de motor, como Rally, Dakar, Fórmula 1 o las 24 Horas de Le Mans. Como muchos de los modelos vendidos por esta editorial en sus colecciones, son fabricados por IXO Models en China y ofrece una buena relación calidad/precio, aunque algo escasa en detalles en relación a otros fabricantes.

1966
Morris Mini Cooper S 1071 #2
Timo Mäkinen
Paul Easter
Rallye Automobile de Monte-Carlo
DQ
IXO Models
Referencia: RAC085

El piloto
Timo Mäkinen aprendería a conducir en los lagos helados de Finlandia, pero el automóvil no sería su primera pasión, sino las competiciones de lanchas motoras. Debutaría en el mundo de los rallies en 1957 y dos años más tarde participaría por primera vez en el Rally de los 1.000 Lagos, actualmente el Rally de Finlandia, con un Triumph TR3. En su carrera se cruzaría Stuart Turner, director del departamento de competición de la British Motor Corporation (BMC) que le ofrecería ser piloto de la fábrica pilotando varios Austin-Healey y más tarde los Mini Cooper, coche este con el que alcanzaría la fama y que le daría el nombre de Finlandés Volador, apelativo que después sería aplicado a un buen número de pilotos originarios del país nórdico.

Entre sus éxitos más destacados con el Mini, destacarían su título de campeón de Finlandia de 1966, un año después de ganar el Rally de Monte-Carlo y el Rally de Finlandia con un Morris Mini Cooper S 1071. La prueba finlandesa la volvería a ganar con el pequeño modelo de BMC en 1966 y 1967, además de otros dos rallies más: el Tulip Rally holandés de 1964, su primera victoria a nivel internacional aunque esta fue oficialmente etiquetada como una victoria de clase y no absoluta, y la prueba alemana de las 3 Ciudades en 1966.

A partir de 1970, se convertiría en piloto de fábrica de Ford con el que participaría en el recién creado Campeonato Internacional de Constructores (IMC) y el nacional finlandés donde volvería a ser campeón manejando un Ford Escort Twin Cam. Con la creación del WRC en 1973, seguiría en las filas del gigante americano y ese mismo año lograría dos de las cuatro victorias que sumaría en el nuevo campeonato: el Rally de los 1.000 Lagos por cuarta vez en su carrera y tres veces de manera consecutiva el RAC Rally con un Ford Escort RS 1600 los años 1973 y 1974 y con un Ford Escort RS 1800 en 1975. También en 1973, lograría su tercer y último campeonato finlandés y tras disputar un total de 37 pruebas en el WRC, abandonaría la competición en 1981, aunque regresaría en 1994 al Rally de Monte-Carlo con un Rover Mini Cooper para festejar el 30ª aniversario de la primera victoria de Mini en esa prueba.

A lo largo de su carrera, no sólo competiría con BMC o Ford, sino que también utilizaría coches como el Peugeot 504 principalmente en las carreras de largo recorrido como el Rally de Marruecos, el Safari Rally o el Rally de Costa de Marfíl, donde sería segundo con un Peugeot 504 V6 Coupé en 1978, su último podio en el WRC tras los conseguidos en Finlandia en 1974 como segundo y en 1975 como tercero con el Ford Escort RS 1600, o modelos como el Peugeot 104 ZS, FIAT 131 Abarth o el Toyota Celica 2000 GT.

Además de sus victorias y podios, acabaría en los puntos en otros cinco rallies: El Rally de Marruecos de 1975 con un Peugeot 504 (5º), el de los 1.000 Lagos de 1976 con un Ford Escort RS 1800 (6º), el de Portugal de 1978 con el Peugeot 104 ZS (7º), el Acrópolis de 1980 con el Peugeot 504 V6 Coupé (décimo) y ese mismo año pero con el Ford Escort RS 1800 en el RAC Rally donde terminaría sexto, finalizando un total de cuatro pruebas más hasta 1981, teniendo además el récord de victoria en la etapa más larga jamás disputada en el WRC, la octava especial del Rally de Marruecos de 1975 que uniría las ciudades de Fez y Agadir a través de 786 kilómetros que cubriría con su Peugeot 504 en casi ocho horas a una velocidad media de 100,34 km/h.

Además de su carrera en los rallies, también disputaría otro tipo de competiciones como carreras sobre hielo, sería seis veces campeón de Finlandia, y de turismos, ganando el campeonato local en tres ocasiones, llegando a participar en la prueba australiana Bathurst 500 en 1965 y 1967 con el Morris Cooper S, finalizando en ambos años como tercero de la general e incluso sería el primer ganador de la competición de lanchas motoras Round Britain Powerboat Race en 1969.

La miniatura
Dentro de la extensa gama de productos que fabrica IXO Models, las miniaturas de rally son sin duda las más populares entre los coleccionistas de todo el mundo. Realizadas con un gran nivel de detalles y acabados sobre unos moldes muy correctos, ofrecen una excelente relación calidad precio aunque en ocasiones, y debido sobre todo a la masificación de algunos modelos que aparecen y han aparecido en las decenas de coleccionables dedicados a esta disciplina del automovilismo, y que también son fabricados por IXO Models en su mayor parte y utilizadas por los coleccionistas como bases para realizar otros modelos, hace que las miniaturas se devalúen rápidamente perdiendo entre uno y dos tercios de su valor de mercado a los pocos meses de estar disponibles en el mercado. Dentro de la serie dedicada a los rallies, IXO Models vende sus productos en dos gamas diferentes: RAC para los modelos clásicos y coches hasta la década de 1990 y RAM para los modelos construidos a partir del año 2000 hasta nuestros días.

1967
Morris Mini Cooper S 1275 #177
Rauno Aaltonen
Henry Liddon
Rallye Automobile de Monte-Carlo
IXO Models/Altaya
Colección: Rally Collection - Nº 64/70

El piloto
Rauno Aaltonen

La miniatura
Aparecida en el mercado español en 2004, la colección Rally Collection sería una obra editorial publicada por Altaya en varios países con pequeñas diferencias en el listado de miniaturas ofrecidas. En España, la colección estaría prevista a un total de 50 entregas posteriormente ampliada hasta las 70 debido a su éxito. Los modelos incluidos junto al fascículo estarían fabricados por IXO Models y ofrecerían buenos moldes pero pocos detalles, aunque la relación calidad-precio seguiría siendo bastante aceptable.


MINI John Cooper Works WRC

El vehículo
En el Salón del Automóvil de Ginebra de 2011, BMW presentaría el modelo con el que el nombre de Mini regresaría al escenario de la competición de rallies. El MINI John Cooper Works S2000, también llamado MINI Cooper S2000 1.6T, sería desarrollado conjuntamente por BMW Motorsport en su parte mecánica y por Prodrive en el apartado estructural y constituiría el primer eslabón antes de la llegada del MINI John Cooper Works WRC que tendría su estreno en competición ese mismo año, siendo la versión S2000 orientada a equipos privados y la WRC al del equipo oficial.

Para diseñar el coche, Prodrive partiría de la estructura monocasco de acero del MINI Countryman de producción al que la empresa de David Richards reforzaría con la incorporación de una estructura enrejada de tubos de acero que formaría una jaula de seguridad necesaria para la protección del habitáculo. La unidad de potencia también se deriva del Countryman de calle, un cuatro cilindros en línea de 1.599 cm³ de cilindrada ubicado en la parte delantera en posición transversal con distribución de doble árbol de levas en culata, cuatro válvulas por cilindro, inyección directa y sobrealimentado con un turbocompresor Garrett, al que los ingenieros de BMW le sacarían una potencia cercana a los 315 caballos de fuerza.

Tanto en su versión S2000 como en la WRC, el MINI John Cooper Works contaría con tracción total con diferencial de deslizamiento limitado en ambos ejes al que llegaría la potencia del motor mediante un embrague de doble disco de AP Racing y una caja de cambios secuencial de seis velocidades fabricada por Xtrac. Asimismo, las suspensiones son de tipo MacPherson en ambos ejes y serían regulables según el tipo de superficie o las necesidades del piloto. Ambos modelos se diferenciarían mecánicamente en las restricciones en el turbocompresor, que en el caso de la versión S2000 montaría una brida de 30 milímetros y en el del WRC de 33, pero el aspecto más diferenciador entre ambos modelos sería el enorme alerón trasero del MINI John Cooper Works WRC, cargado además de mejoras aerodinámicas respecto al S2000.

La idea de BMW para el estreno del MINI John Cooper Works WRC en el Campeonato del Mundo de Rally, consistiría en participar en varios de los eventos programados en el calendario para la temporada de 2011 contando con el español Dani Sordo y el británico Kris Meeke como pilotos oficiales sin que MINI participara como constructor registrado y, por lo tanto, no sería elegible para la clasificación de fabricantes. A ellos dos se uniría en el Rally de Alemania y Francia el francés Pierre Campana con un coche inscrito por la Federación de Francia del Automóvil (FFSA), el portugués Armindo Araújo, que disputaría siete pruebas con el equipo privado Motorsport Italia/BAMP y el brasileño Paulo Nobre que competiría con otro coche privado en el Rally de Gales.

Para la temporada de 2012, MINI estaría preparada para competir en el WRC durante todo el año, pero tras una segunda plaza de Sordo en Monte-Carlo, su mejor inicio de mundial hasta entonces, y un posterior abandono en Suecia por un problema mecánico, haría que BMW reconsiderase su programa y, finalmente, abandonaría el campeonato dejando a Prodrive con la responsabilidad de las operaciones del coche en el WRC.

La falta de apoyo financiero llevaría a la casa fundada por David Richards a descabalgarse del campeonato, participando solamente en unos pocos rallies con el español como piloto principal, finalizando éste como sexto en Nueva Zelanda, décimo en Alemania y noveno en Cataluña. Antes de la retirada de MINI, el equipo también contaría con Pierre Campana para el Rally de Monte-Carlo, en el cual acabaría séptimo, y con el sueco Patrick Sandell, que finalizaría el Rally de Suecia en octava posición y reaparecería en el Rally de Portugal donde abandonaría.

Precisamente de tierras lusas llegaría el equipo más consistente en términos de participación gracias al MINI John Cooper Works WRC que WRC Team MINI Portugal pondría en las manos de Armindo Araújo y Paulo Nobre, quienes disputarían seis y siete pruebas respectivamente, siendo el piloto portugués el mejor parado finalizando como décimo en Monte-Carlo y séptimo en Méjico. En 2013, únicamente un MINI John Cooper Works WRC estaría presente en el WRC, el que pilotaría el polaco Michał Kościuszko para el equipo Lotos Team WRC con el que obtendría una décima plaza en el Rally de Monte-Carlo.

Fuera del ámbito del WRC, el MINI John Cooper Works WRC tendría una carrera bastante más exitosa y por ejemplo, en 2013 Luis Monzón sería campeón de España con uno ganando con él las pruebas de Cantabria, Orense, Ferrol y el Príncipe de Asturias, además de anotarse la victoria para la serie española en el Rally Islas Canarias - El Corte Inglés con un MINI John Cooper Works S2000. Además de estas victorias, caben reseñar otras como las logradas por Pierre Campana en 2011 en el Rallye Mont-Blanc Morzine, el Critérium des Cévennes y el Rallye du Var o la de Patrick Snijers en el Rallye du Condroz-Huy del mismo año, finalizando el piloto belga como subcampeón del nacional de su país en la temporada siguiente, o las logradas por el ucraniano Valeriy Gorban en su país.

2011
MINI John Cooper Works WRC #2
H.F. Grifone Srl
Dani Sordo
Carlos del Barrio
Monza Rally Show
IXO Models
Referencia: RAM469

El piloto
Dani Sordo comenzaría su carrera deportiva en certámenes de moto-cross con 12 años y más tarde se pasaría a las cuatro ruedas de los karts, su padre es dueño de una pista de karting y en su tiempo también fue piloto de rally y de pruebas de montaña, y posteriormente a las carreras de turismos, montaña y rally en campeonatos regionales, proclamándose en el año 2000 campeón de Cantabria de montaña.

En 2001, disputaría sus primeros rallies con un Mitsubishi Lancer Evo VI comenzando a sumar victorias a su palmarés y un año más tarde participaría en varias pruebas de los campeonatos de España de asfalto y tierra a la vez que el regional cántabro, volviendo a destacar con varios triunfos. En 2003, disputaría su primera prueba en el WRC al tomar parte del Rally de Cataluña donde finalizaría 18º de la general y segundo de su clase en un año en el que lograría su primera victoria absoluta en el nacional de asfalto al ganar el Rally de Cantabria.

Estas actualizaciones le valdrían un contrato con la filial española de Citroën Sport participando ese mismo año con un Citroën Saxo S1600 en un rally del nacional y que cambiaría en 2004 por un Citroën C2 S1600 con el que competiría en el campeonato de España donde sumaría las victorias de los dos últimos rallies del año, Costa del Sol y Madrid - La Alcarria, terminando como quinto de la clasificación acumulando más experiencia en el WRC tras participar en otras tres pruebas.

2005, sería el año de su consagración como campeón de España sobre asfalto con el Citroën C2 S1600 con el sumaría cinco victorias y coche con el que también participaría en el Campeonato Junior del WRC y en el que tras vencer en Cerdeña Finlandia, Alemania y Cataluña se llevaría asimismo el título de campeón, lo que le valdría para firmar un contrato de tres años como piloto oficial de Citroën en el WRC manejando un Citroën Xsara WRC. Con el equipo francés, disputaría finalmente un total de cinco temporadas hasta 2010 en las que primero bajo la sombra de Sébastien Loeb y la amenaza de Sébastien Ogier después, no lograría sumar ninguna victoria pero estaría en el podio en 27 ocasiones de las que 17 serían como segundo, acabando las temporadas de 2008 y 2009 como tercer mejor piloto del año con un Citroën C4 WRC.

Tras Citroën, formaría parte del equipo MINI en el WRC pilotando un MINI John Cooper Works WRC en ocho rallies entre 2011 y 2012, pasando luego al equipo Prodrive con el mismo coche completando otras cinco pruebas más y pilotando en el Rally de Argentina un Ford Fiesta RS WRC como sustituto de Jari-Matti Latvala, convaleciente tras sufrir un accidente. Con el Mini, lograría sumar tres podios más a su cuenta pero la victoria en una prueba mundialista le seguiría siendo esquiva.

Esta llegaría finalmente en el Rally de Alemania de 2013 en su retorno a Citroën para los que pilotaría un tercer Citroën DS3 WRC oficial, sumando ese año además una segunda plaza en el Rally Acrópolis y otra en el Rally de Alsacia así como un tercer puesto en el Rally de Monte-Carlo. Tras completar el año con el fabricante francés, ficharía por Hyundai en el regreso del constructor surcoreano al WRC y permaneciendo en el equipo desde entonces.

En este periodo, con el Hyundai i20 WRC hasta 2016 y con el Hyundai i20 Coupé WRC desde entonces, participaría en 30 rallies con el primero y 28 con el segundo hasta el Rally de Méjico de 2020, sumando en ese periodo su segunda victoria en el WRC, la del Rally de Cerdeña de 2019 y acumulando tres segundas plazas y un tercer puesto entre 2014 y 2016 y una segunda posición y cuatro terceras con el Hyundai i20 Coupé WRC.

Al margen de su carrera en el WRC, también participaría en eventos como el Memorial Bettega, que ganaría en 2008 con el Citroën C4 WRC o el Monza Rally Show en el que también vencería en 2010 con el mismo coche, en 2013 con el Citroën DS3 WRC y en 2019 en su clase con un Hyundai i20 Coupé WRC o el Tour de Corse de 2012, prueba puntuable ese año para el IRC, en la que también resultaría ganador pilotando en esa ocasión un MINI John Cooper Works S2000.

La miniatura
Dentro de la extensa gama de productos que fabrica IXO Models, las miniaturas de rally son sin duda las más populares entre los coleccionistas de todo el mundo. Realizadas con un gran nivel de detalles y acabados sobre unos moldes muy correctos, ofrecen una excelente relación calidad precio aunque en ocasiones, y debido sobre todo a la masificación de algunos modelos que aparecen y han aparecido en las decenas de coleccionables dedicados a esta disciplina del automovilismo, y que también son fabricados por IXO Models en su mayor parte y utilizadas por los coleccionistas como bases para realizar otros modelos, hace que las miniaturas se devalúen rápidamente perdiendo entre uno y dos tercios de su valor de mercado a los pocos meses de estar disponibles en el mercado. Dentro de la serie dedicada a los rallies, IXO Models vende sus productos en dos gamas diferentes: RAC para los modelos clásicos y coches hasta la década de 1990 y RAM para los modelos construidos a partir del año 2000 hasta nuestros días.