Mazda Motor Corporation
All-Japan Gran Turismo Championship - Super GT

En 1992, desaparecería el Campeonato del Mundo de Automóviles Deportivos y junto a él el campeonato japonés que organizaba la Federación de Japón de Automovilismo (JAF), el All-Japan Sports Prototype Championship (JSPC). La JAF, organizaría entonces para la temporada de 1993 el All-Japan GT Championship Race que se llevaría a cabo bajo las regulaciones N3 de la propia, pero solamente se inscribirían dos fabricantes y se disputarían cuatro de las nueve carreras y el campeonato se renombraría como All-Japan GT Championship (JGTC) en 1994.

Para entonces, Mazda ya había desmantelado el equipo de carreras Mazdaspeed, ahora reconvertido en suministrador de piezas y versiones especiales de los modelos del fabricante japonés así como soporte para los equipos privados que competían con vehículos Mazda y por lo tanto, no se inscribiría de manera oficial en el nuevo campeonato. Su presencia sería asumida principalmente por el equipo RE Amemiya Racing, una compañía fundada por Isami Amemiya especializada en Mazda, que participaría desde la segunda edición y hasta 2010 con un Mazda RX-7, desde 1995 a 1997 con el tipo FC3S y a partir de entonces con el tipo FD3S, siempre en la segunda clase del campeonato, la categoría GT300.

En el primer año de vida del campeonato, serían los equipos KK Scuderia y Amuze Racing quienes competirían con un Mazda RX-7 y, precisamente el primero de la mano de Tetsuya Kawasaki lograría su primer podio en el campeonato y dos carreras más tarde la primera victoria, junto a Toshio Fukushima, de un Mazda en el campeonato al ganar la prueba disputada en el circuito de Sugo. La irrupción de RE Amemiya Racing, un equipo que no recibiría el apoyo oficial de Mazda incluyendo el suministro de piezas, se saldaría con dos victorias y un podio logrados por Hironori Takeuchi y Haruhiko Matsumoto quienes terminarían como subcampeones de la clase GT300.

En los siguientes y hasta la temporada de 2001, RE Amemiya Racing no lograría ninguna victoria, ganaría la prueba de Malasia del año 2000 pero esa prueba no sería puntuable para el campeonato, y en ese periodo nueve podios. En 2001, Tetsuya Yamano y Haruhiko Matsumoto lograrían un nuevo subcampeonato en la clase GT300 gracias a una nueva victoria y un podio, el mismo bagaje con el que saldrían de la temporada 2002 aunque acabarían en el décimo puesto de la clasificación. Un año más tarde, el equipo se iría a casa con un solitario tercer puesto como mejor resultado del año y en 2004 cerraría su campaña con dos victorias logradas por la pareja formada por Hiroyuki Iiri y Shinichi Yamaji, quienes acabarían como cuartos en GT300.

Tras un 2005 bastante irregular, solamente se llevarían a casa una segunda posición en la prueba inaugural del Super GT, 2006 recompensaría los esfuerzos del equipo y su confianza en el Mazda RX-7 al convertirse en ganador de GT300 con Tetsuya Yamano e Hiroyuki Iiri, que ganarían un carrera y obtendrían dos segundos puestos, empatando a puntos con el Mooncraft Shiden del equipo Verno Tokai Dream28, que también obtendría un victoria, pero su siguiente mejor posición en el podio sería un tercer puesto. La defensa del título no podría ser peor y los pilotos encargados de ella, Hiroyuki Iiri y Ryō Orime, pasarían sin pena ni gloria por las nueve pruebas del calendario, finalizando en la 20ª posición de GT300 con cuatro octavas posiciones y un noveno puesto como mejores actuaciones.

En 2008, la misma pareja de pilotos lograría un nueva victoria en la prueba inaugural del Super GT y además obtendrían dos terceros puestos que, sin embargo, apenas harían maquillar un año mediocre, solamente puntuarían en cuatro de las nueve carreras, aunque los puntos conseguidos les llevarían hasta la séptima plaza de la clasificación. Ryō Orime continuaría en el equipo esta vez haciendo pareja con Nobuteru Taniguchi, con el que obtendría un nuevo subcampeonato para RE Amemiya Racing tras obtener seis podios en nueve carreras, perdiendo el campeonato por apenas tres puntos. Un año más tarde, el mismo dúo, se despediría del campeonato sumando dos nuevas victorias para el Mazda RX-7 y firmando un tercer puesto en GT300, siendo esta la última vez que un Mazda estaría presente en el Super GT.

Más miniaturas e información de Mazda en las siguientes secciones


Mazda RX-7 (FD3S)

El vehículo
La tercera generación del Mazda RX-7 se pondría a la venta en 1992 como un verdadero automóvil de alto rendimiento que tendría seis series diferentes hasta 2002, las tres primeras se venderían en Europa, pero a causa de una normativa anticontaminante más restrictiva Mazda dejaría de exportarlo al viejo continente. Con el código de chasis FD3S, las seis series se clasificarían por el primer número del número del bastidor, por ejemplo FD3S-1XXXXX se corresponde con la primera serie, el 2 con el modelo de 1993, el 3 con el del año 1995, 4 con el de 1996, 5 con el de 1998 y 6 para la última versión que aparecería en el año 2000. Además de estas seis versiones, habría varias ediciones limitadas del Mazda RX-7 como el Type RZ, los modelos Bathurst creados para celebrar la victorias del modelo en el mítico circuito australiano, RS-R o Spirit R.

Con más de 68.000 unidades vendidas, el Mazda RX-7 (FD3S) está considerado como el mejor de todos los RX-7, por su fácil manejo y sus prestaciones gracias a su bajo centro de gravedad, la configuración de motor delantero detrás del eje de la rueda y la tracción trasera y una distribución de peso de 50:50 en los dos ejes. Bajo su llamativo aspecto de líneas redondeadas, capó largo, extensiones de bajos y un llamativo alerón trasero, se escondería el motor rotativo 13B REW de dos rotores con 1.308 cm³ (654 cm³ por rotor) sobrealimentado mediante dos turbocompresores secuenciales y un intercooler que entregaría 240CV en la versión europea y 255 en la japonesa (los últimos modelos llegarían hasta los 280CV), acelerando de 0 a 100 km/h en 5,3 segundos y alcanzando una velocidad máxima autolimitada de 250 km/h.

Gracias a sus prestaciones y facilidad para ajustarlo, el Mazda RX-7 (FD3S) sería muy popular en competiciones de automovilismo como en el Super GT japonés, donde de la mano del equipo RE Amemiya lograría el campeonato de la categoría GT300 en 2006 con Tetsuya Yamano e Hiroyuki Iiri al volante, además de los subcampeonatos de 1995, 2001 (Tetsuya Yamano y Haruhiko Matsumoto) y 2009 (Nobuteru Taniguchi y Ryō Orime), así como numerosas victorias entre 1995 y 2010. En otras series, ganaría dentro de su categoría las 24 Horas de Daytona en 1992 y 1993, las 12 Horas de Bathurst consecutivamente entre 1992 y 1994, y varias pruebas del campeonato japonés de derrapes D1GP entre otros certámenes.

Con el equipo RE Amemiya (RE por Rotary Engine y Amemiya por el nombre del fundador de la compañía, Isami Amemiya), el Mazda RX-7 (FD3S) se convertiría en uno de los actores principales de la categoría GT300 del Super GT (hasta 2004 JGTC) desde que debutara en 1995 con dos victorias y lograra el subcampeonato en su clase con los pilotos Hironori Takeuchi y Haruhiko Matsumoto. Sin contar con el apoyo oficial de Mazda, el equipo presentaría en años sucesivos mejoras en el coche que el llevarían a ser cada vez más competitivo. Por ejemplo, hasta el final de la campaña de 1996, el modelo estaría equipado con el motor 13B de dos rotores con aspiración natural y a partir de 1997, se utilizaría la unidad 20B de tres rotores, limitada por reglamento a 300 caballos de fuerza, sumando hasta 2010, diez victorias en GT300, así como nueve segundas posiciones y 14 terceros puestos, siendo tercero en la general en 2010 y cuarto en 1996, 1997, 1998, 1999, 2000 y 2004.

2004
Amemiya Asparadrink RX7 #7
RE Amemiya Racing
Shinichi Yamaji
Hiroyuki Iiri
All-Japan Gran Turismo Championship
GT300
/55 Puntos
Ebbro
Referencia: 43707

La miniatura
Ebbro es la marca con la que el grupo juguetero japonés Miniature Model Planning vende sus reproducciones de miniaturas a escala desde 1990. Los modelos fabricados en Ebbro son de una extraordinaria calidad y la inmensa mayoría de su catálogo se centra en reproducciones de los fabricantes japoneses que participan o han participado en el Campeonato de Turismos Japonés (JGTC o Super GT desde 2005). La mayoría de las miniaturas son fabricadas en diecast, pero desde 2010 también utiliza resina para sus reproducciones, estos moldes sin embargo suelen ser encomendados a otras compañías más especializadas, como Red Line, aunque no presentan el mismo nivel de detalle que los originales. La finura de sus moldes y sus perfectos detalles, así como el hecho de que sus miniaturas suelen venderse en series muy limitadas, hacen que sean productos muy deseados y apreciados por los coleccionistas del todo el mundo.