Berna
Vehículos Industriales

En 1902, la compañía de hierro forjado fundada dos años antes por Joseph Wyss construyó su primer automóvil, el Berna Vis-á-vis. Este fue un vehículo provisto de un motor de un cilindro que podía llevar hasta cuatro pasajeros. La fábrica de Berna pronto se quedó pequeña y Wyss se vio obligado a buscar un local más amplio. La nueva planta se ubicó en Olten (Suiza), distante unos sesenta kilómetros de Berna. Wyss compró el edificio en 1904, lo adaptó y se instaló allí, bajo el nuevo nombre Schweizerische Automobil Fabrik Berna (SAFB).

El primer camión fabricado en la nueva planta fue un 2Tn puesto a la venta en 1904. Dos años más tarde la empresa se convirtió en una sociedad anónima y el camión de 5Tn G1, equipado con un nuevo motor de cuatro cilindros, se introdujo ese mismo año. La competencia en el mercado de los coches afectó seriamente las ventas y Berna entró rápidamente en dificultades financieras haciendo que Joseph Wyss saliera de la compañía en 1907. Un grupo financiero inglés, Hudson Consolidated, aprovechando la buena reputación de los vehículos Berna en Inglaterra compró la compañía en 1908 y la renombro a Berna Comercial Motor Ltd. Aunque la fabricación permaneció en Olten, la producción de automóviles se abandonó paulatinamente en favor de la fabricación de camiones, especialmente el denominado C2.

Después de unos años, Berna no solamente se había recuperado de sus problemas financieros, sino que también contaba con una excelente reputación en todos sus productos. Un grupo financiero suizo compra la compañía en 1912. El nuevo nombre ahora es Motorwagenfabrik Berna AG.

El tipo C2 fue apreciado por su robustez y los ejércitos de los países que participaron en la Primera Guerra Mundial pronto descubrieron los beneficios del camión y las órdenes de compra situaron a Berna en una posición muy ventajosa en el mercado. Al término de la guerra el exceso de maquinaria producida así como el importante gasto inversor para construirla pone en serios aprietos financieros a Berna , además, los fabricantes suizos se enfrentaron con una competencia que, no solo ofrecía precios más bajos sino también una mejor tecnología.

En 1929, otro importante fabricante suizo de vehículos industriales, Adolph Saurer AG se convierte en accionista mayoritario de Berna. Es a partir de entonces que los camiones producidos por Berna y Saurer son prácticamente indistinguibles, hasta que en 1965 Berna crea dos nuevas filiales en Estados Unidos y Alemania para tratamientos de productos metalúrgicos. En 1976, Saurer toma el control total sobre la fabricación de vehículos hasta la inclusión de ésta en 1982 dentro del grupo constructor Nutzfahrzeuggesellschaft Arbon & Wetzikon (NAW) que a su vez fue absorbida por Daimler-Benz y que ya en 2003, liquidó la compañía poniendo punto final a Berna.


Berna D 330

El vehículo

1976
Berna D 330
IXO Models/Altaya
Colección: Camiones De Antaño - Nº 60/100

La miniatura
En agosto de 2010, la editorial Altaya pondría a la venta en los kioscos españoles la colección Camiones de Antaño, una versión patria de la colección francesa Camions d'Autrefois puesta a la venta en el país vecino en septiembre de 2009. Como la colección en la que se basa, la propuesta presentada por Altaya sería la primera vez en la que un coleccionable incluiría camiones a escala 1/43.

Con la colección francesa, compartiría el grueso de los modelos propuestos si bien para satisfacer al coleccionista español se ofrecerían reproducciones de modelos españoles de los fabricantes Pegaso, Barreiros y Ebro. La colección inicialmente estaría prevista a 60 modelos sería posteriormente ampliada hasta los 100, en Francia hasta los 120 y, como suele ser habitual en los productos de esta editorial, las miniaturas estarían fabricadas por IXO Models en China y desde 2015 en Bangladés.

Las miniaturas reproducen los modelos con bastante exactitud y con un decente nivel de detalles tanto en las cabinas como en las distintas configuraciones de carga y decoraciones en las que se ofrecen, estando las cabinas realizadas en metal inyectado y los chasis y cajas producidos en plástico, ofreciendo fotograbados e intermitentes y faros como añadidos a los buenos acabados generales.

También como es habitual en estas colecciones, cada miniatura se acompaña de un fascículo en el que se incluía información sobre el modelo correspondiente, sino también sobre la historia de este medio de transporte. El primer número saldría a la venta por el precio de 5,99€ y el segundo por 12,99€ mientras que el resto de la colección se vendería a 19,99€, precio prácticamente imbatible para este tipo de vehículos de fabricantes como Norev, Eligor, Schuco o Minichamps y que definitivamente, junto a la variedad de modelos, harían de esta colección un éxito de ventas con algunos modelos muy buscados por los coleccionistas.