IKA
(Industrias Kaiser Argentina S.A.)
Vehículos Industriales

En general, la industria automotriz argentina siempre ha estado centrada casi exclusivamente en la fabricación de vehículos de diseño extranjero, pasando de producir 100.000 unidades (12º en el mundo) en 1960 a más de 800.000 unidades (3ª en Iberoamérica tras Brasil y México, y 20º en el mundo) en 2010. Algunas compañías globales siguen presentes en Argentina como FIAT, Volkswagen, Ford, General Motors, Nissan Toyota, Mercedes-Benz, Renault u Honda mientras unas pocas compañías nacionales como Helvética, Crespi o PurSang producen réplicas de coches clásicos equipados con tecnología moderna.

La fabricación de vehículos en Argentina comenzaría en los primeros años del siglo XX con un primer modelo construido por el mecánico español Celestino Delgado, que armaría en su taller un vehículo para cuatro pasajeros movido por un motor a vapor de 6CV, compuesto por piezas europeas y algunas de fabricación nacional. Otros inmigrantes españoles como Manuel Iglesias u Horacio Anasagasti también comenzarían a desarrollar sus propios automóviles y ya en 1917, cuatro años después de instalar en Buenos Aires la primera factoría Ford en Sudamérica, el fabricante americano comenzaría la importación los coches para ser montados en la fábrica.

En los siguientes años Chrysler y General Motors se unirían a la fabricación de coches en el país, pero cesarían su actividad al término de la Segunda Guerra Mundial al restringirse por el Gobierno del General Perón la importación de vehículos nuevos. En 1951 Mercedes-Benz se instala en Argentina aprovechando un contrato para la construcción de autobuses. Paralelamente, el Gobierno decide hacerse cargo de la industria automotriz y para ello se crea en Córdoba la Fábrica de Motores y Automotores y en 1952 se funda Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado (I.A.M.E.). Esta última empresa nacional llega a un acuerdo para fabricar los modelos de FIAT bajo licencia, pero con el golpe de Estado de septiembre de 1955, se impone una forzosa y prolongada pausa a las empresas hasta 1959 cuando ambas reanudan sus actividades.

En este clima económico, nuevos fabricantes llegarían a Argentina como la Kaiser-Frazer Corporation que daría origen a Industrias Kaiser Argentina (IKA) o los fabricantes de máquinas panificadoras Sección Industrial Amasadoras Mecánicas (SIAM) que comenzarían a fabricar coches como el IKA Jeep Willys 4x4 en el primer caso y modelos bajo licencia de la británica British Motor Corporation (BMC) en el segundo. IKA iniciaría posteriormente el ensamblaje de modelos como el Kaiser Carabela, la versión argentina del estadounidense Kaiser Manhattan y modelos licenciados como el IKA Kaiser Bergantin, basado en el Alfa Romeo 1900 o el IKA Dauphine con licencia de la Régie Nationale des Factories Renault.

Para mantenerse competitiva en el mercado, en la década de 1960 llegaría a un acuerdo con American Motors Corporation (AMC) iniciando la producción de vehículos de la marca Rambler. En este periodo nacería el modelo más popular del constructor argentino, el IKA Torino, construidos sobre la base de los modelos Rambler y diseñado por el italiano Pininfarina. Más tarde, IKA adquiría SIAM y Renault se convertiría en el accionista mayoritario con el 35,2% de las acciones, pasando la empresa posteriormente a llamarse IKA Renault.

En 1975, para hacer frente a las importantes dificultades financieras en los Estados Unidos, AMC vendería la totalidad de su participación en IKA a Renault, que rebautizaría a la empresa como Renault Argentina SA (RASA) y se detendría toda la producción de los modelos antiguos a excepción del Torino que permanecería en el catálogo hasta 1982. Pero en 1979, la empresa argentina IKA se disuelve y Renault Argentina se convertiría en una simple fábrica de producción y de ensamblaje de los modelos de Renault.

Más miniaturas e información de IKA en las siguientes secciones


IKA Baqueano

El vehículo
Producido en Argentina entre 1957 y 1970, el IKA Estanciera tendría su origen en el vehículo todoterreno Willys Jeep Wagon (también llamado Willys Jeep Station Wagon, Jeep Utility Wagon y Jeep Panel Delivery según sus versiones) fabricado desde 1946 hasta 1964 por Willys-Overland Motors primero y luego por Kaiser-Jeep Corporation en los Estados Unidos, contando con modelos de tracción trasera (Station Wagon), versiones con tracción total (Utility Wagon) para las carrocerías tipo de dos y cuatro puertas, así como para la versión furgoneta (Panel Delivery).

En su origen, el modelo americano consistiría de una carrocería realizada totalmente en acero con partes laterales de madera que montaría como novedad una suspensión delantera independiente basada en un resorte transversal de siete hojas, estando impulsada por un motor de cuatro cilindros en línea de 2.2 litros que desarrollaría 63CV. La gama sería ofrecida poco después con un nuevo motor de seis cilindros cilindros en línea con control de válvulas lateral de 2.5 litros y 72CV, transfiriendo en ambos casos la potencia a través de una caja de cambios manual de tres velocidades.

En 1950, llegaría una nueva camioneta de reparto sedán y el frontal de la gama se rediseñaría con una rejilla en forma de V con cinco barras horizontales que cruzarían las verticales y llegarían nuevos motores. El motor de 2.2 litros pasaría a ofrecer 72 caballos de fuerza gracias a una una relación de compresión incrementada, mientras que la unidad de seis cilindros aumentaría su desplazamiento hasta los 2.7 litros que entregaría 75CV. El salpicadero, recibiría un nuevo panel de instrumentos y en las unidades de seis cilindros se ofertaría como equipamiento básico un segundo limpiaparabrisas que se podía pedir como extra en el cuatro cilindros.

Dos años más tarde, aparecerían los motores de seis cilindros con válvulas en cabeza que reemplazaría a los anteriores de válvulas laterales, de capacidad similar pero con una potencia aumentada hasta los 90 caballos de fuerza. Ya en 1954, la gama sería vendida bajo la marca Jeep de su nuevo propietario Kaiser-Jeep Corporation, aunque el nombre de Willys no desaparecería de los modelos hasta 1963. Kaiser introduciría el motor de seis cilindros en línea de válvulas laterales de 3.7 litros y 115CV de potencia y en la década siguiente, las unidades con válvulas en cabeza de 2.7 litros con 117CV y 3.8 y una potencia de 132CV que acompañarían a la gama en los Estados Unidos hasta 1965, año en el que el modelo sería sustituido por el Jeep Wagoneer.

En Argentina, el modelo sería ensamblado utilizando la versión de 1950, la de parrilla con forma de V, equipada con el motor de seis cilindros en línea de válvulas laterales de 3.7 litros y 115CV en carrocerías de dos puertas y tres puertas en su versión para el transporte de personas, llamada Rural, la furgoneta denominada Utilitario así como en el IKA Baqueano, la variante de camioneta con cabina de dos puertas y zona de carga abierta que estaría en producción hasta 1963. A partir de 1965, el Rural equiparía el motor de seis cilindros con válvulas en cabeza de 2.7 litros y 117CV y desde 1966 a la oferta se añadiría el seis cilindros de 3.8 litros y 132 caballos de fuerza.

En cualquier caso, la gama del modelo vendido en Argentina ofrecería el cambio manual de tres velocidades en todas las versiones y la posibilidad de elegir el modelo con tracción trasera o total a excepción del Baqueano que solamente se vendería con tracción trasera. Teniendo todos los modelos frenos de tambor en las cuatro ruedas y suspensiones de eje rígido con ballestas longitudinales en los modelos hasta 1965 y desde entonces suspensión delantera independiente de paralelogramo deformable.

1960
IKA Baqueano
PCT Collectibles/Salvat
Colección: Vehículos Inolvidables de Reparto y Servicio - Nº 1/-

La miniatura
En mayo de 2018, la editorial Salvat ponía a la venta en Argentina la colección Vehículos Inolvidables de Reparto y Servicio con el objetivo de representar los coches y camiones comerciales que poblaron las calles y carreteras del país sudamericano. Como en otros muchos coleccionables de este tipo, las miniaturas están fabricadas por PCT Collectibles con un gran nivel de detalle y acabados, llevando en todos los casos las decoraciones y marcas comerciales que tuvieron estos vehículos en su época, lo que hace que el conjunto sea aún más deseable por los coleccionistas que quieran recrear ese tiempo en sus colecciones.