Jelcz
Vehículos Industriales


Jelcz 315

El vehículo

1968
Jelcz 315
IXO Models/Atlas
Colección: DDR Nutzfahrzeugmodelle - Nº 19/34

La miniatura


Jelcz Berliet PR100

El vehículo
En julio de 1972, con el consentimiento del Comité Central del Partido de los Trabajadores Unidos de Polonia, se firmaría un acuerdo entre la empresa de comercio exterior Polmot y la empresa francesa Berliet para la fabricación bajo licencia de nuevos autobuses, que serían construidos por Jelcz, basados en el Berliet PR 100 y que llevarían la denominación comercial Jelcz Berliet PR100. La aparición del modelo en las calles de las principales ciudades polacas sería uno de los símbolos de la década de éxito que viviría el país hasta la caída del régimen comunista aportando las soluciones técnicas más modernas de su época. El acuerdo de licencia preveía el desarrollo de un modelo alargado de tres puertas, equipado con componentes de producción nacional pero también bajo licencia como los motores Mielec SW680 de origen Leyland, caja de cambios Tczew S4-95 licenciados por ZF o los frenos Westinghouse.

Gracias a su diseño de motor trasero, el chasis autoportante hecho de tubos de acero con una sección transversal cuadrada y rectangular conectada por soldadura, permitía una muy baja distancia al suelo facilitando el acceso de los pasajeros. El revestimiento exterior lateral estaría realizada en chapa de acero unida al marco con remaches con las paredes laterales y el techo del interior terminados con paneles laminados con el piso cubierto con vinilo y los escalones de acceso equipados con un sistema que evita la acumulación de hielo en invierno.

El autobús tenía 29 asientos y podía llevar a 97 pasajeros en total. Dentro del habitáculo, entre la primera y la segunda puerta, había un gran espacio separado para pasajeros de pie, con pasamanos verticales y asientos individuales a la derecha y detrás de la segunda puerta había asientos de dos plazas dispuestos a ambos lados del pasillo central, realizados en tubos de acero y rellenos con una esponja y tapizados.

Originalmente, el Jelcz Berliet PR100 utilizaría un motor diésel V8 de Berliet de 7.0 litros con una potencia máxima de 170CV acoplado a una caja de cambios semiautomática de cuatro velocidades Wilson y la misma suspensión neumática que la versión francesa compuesta por bolsas de aire y amortiguadores telescópicos que proporcionarían una gran comodidad de conducción.

Estos autobuses no tenían cubierta desde la puerta principal, por lo que en invierno el aire frío llegaba rápidamente a la cabina del conductor. La ventilación del modelo se realizaría subiendo los ventanales de aireación de las ventanas laterales, las entradas de aire en frontal, aletas ajustables del techo y ventiladores de vacío ubicados en la parte trasera del vehículo, con un sistema de calefacción basado en tres calentadores que aprovechan el calor desprendido por el motor y uno independiente de aceite utilizado para descongelar el parabrisas.

Las primeras unidades de los Jelcz Berliet PR100 estaban ensambladas casi en su totalidad a partir de los componentes franceses originales. A medida que aumentó el número de elementos de la producción nacional, la calidad del producto se deterioró exponencialmente, revelando fallos de corrosión en chasis y paneles, agravados por la falta de equipos y herramientas para realizar distintas reparaciones, por lo que la producción del modelo sería suspendida en 1975 siendo su sucesor el PR110U también licenciado por Berliet.

1972
Jelcz Berliet PR100
IXO Models/Hachette
Colección: Autobus & Autocar du Monde - Nº 34/120

La miniatura
Esta miniatura se puso a la venta el 27 de abril de 2016 como parte de la edición francesa de la colección que Hachette dedica a los autobuses y autocares más populares del mundo, y que también publica en Italia y Polonia con diferente orden, y de los cuales algunos serían puestos a la venta por la editorial española Salvat, que pertenece al Grupo Hachette, en su tienda online. Las miniaturas están realizadas por IXO Models en Bangladés y representan fielmente los modelos originales en los que se basan con unos moldes muy corectos con una excelente terminación y abundantes detalles que hacen de estas miniaturas una compra segura habida cuenta su ajustado precio en relación a otras realizadas por distintos fabricantes y que en ocasiones cuestan tres veces más.