Resto del Mundo

Fabricantes de Australia

Apenas 11 años después de que Karl Benz patentara su primer automóvil, Harry A. Tarrant diseñó y fabricó el primer vehículo australiano en Melbourne. Tarrant posteriormente se asoció con Howard Lewis y juntos produjeron otro coche con un motor de 6 caballos de potencia. Este coche llegó a ser conocido como el Tarrant, y con los años sufrió una serie de mejoras utilizando tanto componentes australianos como importados. Hacia 1910, con el fin de proteger la producción local, el gobierno australiano presentó un derecho de aduana sobre las carrocerías de vehículos importados. Si bien este impuesto puso cierta presión sobre las importaciones, principalmente del Reino Unido y los Estados Unidos, los fabricantes locales todavía estaban produciendo menos de la mitad de la cantidad de los coches que se importaban.

Los automóviles se hicieron más asequibles y alcanzaron un mercado más amplio, y ya en 1914 se estimaba que había 37.000 coches y camiones en Australia. Ya no se consideraban como un artículo de lujo, sino una forma de transporte práctico para los seres humanos, así como de mercancías. La industria automotriz de Australia (y en todo el mundo) fue practicamente hundida por la Gran Depresión de la década de 1930. Muchas personas que trabajaban en la automoción perdieron su trabajo, lejos de recuperarse el sector se estancó aún más con el inicio de la Segunda Guerra Mundial a finales de la década de 1930.

Al final de la guerra, fabricantes como General Motors, Chrysler, Volkswagen, Ford y la British Motor Corporation comenzaron a inundar el mercado y fueron aumentando sus capacidades de fabricación. La construción de los primeros vehículos hechos completamente en Australia se produjo en 1948 por el fabricante Holden, hoy todo un icono de éxito y de propiedad de muchas familias australianas, siendo este el principio del auge de la industria del motor de Australia.


Fabricantes de Argentina

La industria automovilística en Argentina comenzó en los primeros años del siglo XX con el primer vehículo construido por un mecánico español, Celestino Delgado que armó en su taller un vehículo para cuatro pasajeros movido por un motor a vapor de 6CV, compuesto por piezas europeas y algunas de fabricación nacional. Otros inmigrantes españoles como Manuel Iglesias u Horacio Anasagasti también comenzarían a desarrollar sus propios automóviles y ya en 1917, cuatro años después de instalar en Buenos Aires la primera factoría Ford en Sudamérica, el fabricante americano comenzaría la importación los coches para ser montados en la fábrica.

En los siguientes años Chrysler y General Motors se unirían a la fabricación de coches en el país, pero cesarían su actividad al término de la Segunda Guerra Mundial al restringirse por el Gobierno del General Perón la importación de vehículos nuevos. En 1951 Mercedes-Benz se instala en Argentina aprovechando un contrato para la construcción de autobuses. Paralelamente, el Gobierno decide hacerse cargo de la industria automotriz y para ello se crea en Córdoba la Fábrica de Motores y Automotores y en 1952 se funda Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado (I.A.M.E.). Esta última empresa nacional llega a un acuerdo para fabricar los modelos de FIAT bajo licencia, pero con el golpe de Estado de septiembre de 1955, se impone una forzosa y prolongada pausa a las empresas hasta 1959 cuando ambas reanudan sus actividades.

Tras la fundación del I.A.M.E., nuevos fabricantes llegaron a Argentina, como la Kaiser-Frazer Corporation que, favorecidos por el plan de nacionalización implementado por el Gobierno, dieron origen a Industrias Kaiser Argentina (IKA) o los fabricantes de máquinas panificadoras, SIAM, que comenzaron a fabricar coches con licencia de la británica BMC (British Motor Corporation). En general, la industria automotriz argentina siempre ha estado centrada casi exclusivamente en la fabricación de vehículos de diseño extranjero, pasando de producir 100.000 unidades (12º en el mundo) en 1960 a más de 800.000 unidades (3ª en Iberoamérica tras Brasil y México, y 20º en el mundo) en 2010. Algunas compañías globales siguen presentes en Argentina como FIAT, Volkswagen, Ford, General Motors, Nissan Toyota, Mercedes-Benz, Renault u Honda mientras unas pocas compañías nacionales como Helvética, Crespi o PurSang producen réplicas de coches clásicos equipados con tecnología moderna.


Fabricantes de Corea del Sur

Dos años después de finalizar la Guerra de Corea, Choi Mu-seong, un hombre de negocios coreano, y dos de sus hermanos (Choi Hae-seong y Choi Soon-seong) construyeron su primer coche (llamado Sibal) con un motor Jeep modificado y con una carrocería fabricada con las planchas de metal de un depósito de petróleo de desguace. Un año antes, la empresa Shinjin Industrial Company comenzó a fabricar piezas de repuestos y en 1954 comenzó como fabricante de automóviles modificando los coches del Ejército de los Estados Unidos. Con el fin de desarrollar la industria del automóvil, el gobierno coreano anunció una política de promoción de la industria del automóvil en 1962, y la Ley de Protección de la Industria del Automóvil para proteger a la industria recién formada.

Los fabricantes de automóviles extranjeros no podían operar en Corea, excepto en empresas conjuntas con entidades locales. Los esfuerzos del gobierno condujeron a compañías que trabajaban en otros sectores a incorporarse a la industria automotriz. Tres empresas se establecieron en 1962: Kyeongseong Precision Industry, que cambió su nombre a Kia Industry y comenzó a montar coches en cooperación con Mazda en 1962; Dongbang Automobiles, que se fusionó con Ha Dong-hwan y se convirtió en Ha Dong-hwan Automobile Industry Co. (el predecesor de SsangYong Motor Company), en 1963 se funda Saenara Automobile, establecida con la cooperación técnica de Nissan Motor Co. Éste fue el primer fabricante de automóviles en Corea en contar con instalaciones modernas de ensamblaje y fue posteriormente adquirida por Shinjin Industrial Company en 1965 conjuntamente con Toyota, compañía que en 1972 vende su participación a General Motors y se crea la división coreana de esta compañía que sería renombrada como Saehan Motors en 1976. Asia Motors Company fue establecida en 1965, Daewoo Group en 1967 y Hyundai Motor Company en 1968, ésta con la cooperación técnica de Ford Motor Company. Sin embargo, todas estas empresas eran simplemente montadoras de las piezas de sus socios extranjeros.

En 1975. Hyundai produce el primer coche enteramente desarrollado en Corea del Sur, el Hyundai Pony. En 1982, Daewoo Group adquiere Saehan Motors y cambia su nombre a Daewoo Motors. Tras un periodo de nacionalizaciones y privatizaciones, adquisiciones y ventas de otras compañías extranjeras, hoy la industria de Corea del Sur es la quinta más grande del mundo en producción de unidades de automóviles y por volumen de exportación. Corea del Sur está hoy entre los países productores de automóviles más avanzados en el mundo. En la década de 1990, la industria manufacturó numerosos modelos no sólo para consumo interno sino también para el mercado exterior, demostrando no sólo sus capacidades en términos de diseño, rendimiento y tecnología, sino también como prueba de su mayoría de edad.