Chevrolet Division of General Motors Company
Fabricantes de Estados Unidos

Chevrolet fue fundada por Louis Chevrolet, piloto suizo, y William C. Durant, fundador de General Motors y que había dejado la empresa en 1910, General Motors adquirió posteriormente Chevrolet en 1917. La empresa comenzó fabricando modelos muy parecidos a los de la competencia hasta el Chevrolet Superior de 1925, coche que le permitiría vender por primera vez mas que Ford. En las décadas siguientes, Chevrolet y Ford compitieron continuamente por el primer lugar en las estadísticas de ventas de los Estados Unidos. En 1953 se presentó el Chevrolet Corvette, el primer auto deportivo de la marca y más tarde seguiría la tendencia del resto de los fabricantes estadounidenses hacia los motores V8.

En los años siguientes, la fuerte presión competitiva llevaría a Chevrolet a fabricar automóviles cada vez más grandes y formas de carrocería cada vez más extremas. La rivalidad entre Ford y Chevrolet continuaría en décadas posteriores con la marca del óvalo lanzando varios modelos que abrirían nuevos segmentos en el mercado y Chevrolet replicando los productos de su competidor. Así por ejemplo, la respuesta al compacto Ford Falcon sería el Chevrolet Nova, al Ford Fairlane de gama media le seguiría el Chevrolet Chevelle y el cupé deportivo Ford Mustang tendría que competir con el Chevrolet Camaro.

La Crisis del Petróleo de 1973 cambiaría el enfoque de clientes, que deberían hacer frente a un combustible más caro, y de fabricantes dispuestos a cubrir la demanda de modelos más pequeños y de menor consumo y Chevrolet añadiría a su gama los modelos Vega y Chevette, que eran significativamente más pequeños que los automóviles ofrecidos anteriormente. En años posteriores, la división estadounidense de General Motors introduciría varias series de modelos nuevos con tracción delantera continuando con la tendencia europea de este tipo de tracción desde el final de la Segunda Guerra Mundial, manteniendo la tracción trasera en los modelos de alta gama como el Caprice y los deportivos Camaro y Corvette.

Durante este tiempo, la presión competitiva generada por los fabricantes japoneses, llevaría a General Motors a introducir las marcas Geo y Saturn para poder competir contra los importadores con vehículos económicos y que tendría como resultado para Chevrolet de la pérdida de su posición durante décadas como la marca más asequible del grupo General Motors, puesto que recuperaría en 2009 tras la desaparición de ambas marcas. De forma paralela, la demanda de los consumidores americanos viraría hacia los todoterrenos y Chevrolet ofrecería los Blazer y Tahoe que se convertirían en modelos muy populares y de gran importancia para el éxito de Chevrolet que reduciría la producción de automóviles en alrededor de un 30% en ese tiempo.

Fuera del mercado americano, Chevrolet vendería entre 2005 y 2015 vehículos en el mercado europeo como Chevrolet los modelos que anteriormente se vendían bajo la marca Daewoo. Además del logotipo de Chevrolet, estos vehículos todavía se basaban en los productos de Daewoo y posteriormente, junto a los modelos Chevrolet estadounidenses, serían reemplazados gradualmente por nuevos modelos desarrollados en los EE.UU., Alemania y Corea del Sur.

Asimismo en otros mercados, el nombre de Chevrolet sería utilizado por GM como estandarte de los vehículos producidos por las distintas filiales del grupo como Opel, cuyos modelos tendrían una fuerte representación en Brasil donde los Opel Rekord C serían vendidos como Chevrolet Opala, el Opel Astra G como Chevrolet Astra Mk I o el Opel Corsa B como Chevrolet Celta. En otros mercados como el argentino serían vendidos modelos basados en la producción estadounidense como Chevrolet 400 basado en el Chevy II y en Méjico sería una mezcla de ambas producciones como el Chevrolet Captiva basado en el Opel Antara o el Cheyenne recreado a partir del Chevrolet Silverado entre otros modelos, manteniendo la marca a día de hoy presencia en más de 140 países.

Más miniaturas e información de Chevrolet en las siguientes secciones


Chevrolet Bel Air (GM A Body)

El vehículo
El Chevrolet Bel Air sería producido desde 1953 hasta 1981 durante siete generaciones diferentes y en su momento, representaría la gama de equipamiento medio de la filial de General Motors. El primer modelo con la denominación Bel Air, el nombre proviene del lujoso barrio de Los Ángeles, sería la versión convertible de lujo del Chevrolet Two-Ten y a partir de 1953 el Bel Air se convertiría en un modelo propio.

En el momento de su aparición, el Chevrolet Bel Air fue el mejor modelo que se podía comprar en los concesionarios del fabricante y en su equipamiento incluiría aire acondicionado, dirección asistida, servofrenos, transmisión automática y desde 1955, un motor V8. El vehículo estaría equipado con un motor delantero y contaba con tracción trasera, suspensión independiente con muelles helicoidales en la parte delantera y un eje rígido con muelles en la parte trasera.

Además de las carrocerías sedán de dos y cuatro puertas, también se ofrecerían un cupé y una camioneta, versiones de techo rígido con dos o cuatro puertas, descapotable y una versión familiar de tres y cinco puertas, llamada Chevrolet Nomad la variante de tres puertas y Townsman la de cinco, todos ellos ofrecidos en una variedad de equipamiento y acabados para satisfacer cualquier bolsillo.

En 1955, llegaría la segunda generación del Chevrolet Bel Air con un diseño nuevo y mayor potencia. El modelo de ese año llegaría con características disponibles en automóviles de las gamas más bajas, así como tapetes, bandas de techo cromadas en el techo rígido, lanzas cromadas en los guardabarros delanteros, molduras de ventanas de acero acero inoxidable y cubre ruedas completos. Estos modelos fueron posteriormente identificables con las letras de Bel Air en dorado.

En el apartado mecánico, el modelo de 1955 contaría como opción con un motor V8 así como el cambio automático Powerglide automático de dos velocidades o una transmisión manual estándar de tres velocidades con la opción de sobremarcha. El nuevo motor V8 de 4.3 litros de desplazamiento, contaría con un carburador doble y una potencia de 162CV, estando como opción un carburador de cuatro barriles que permitirían producir 180CV y más adelante hasta 195 con una relación de compresión aumentada.

Un año más tarde, el Chevrolet Bel Air recibiría una parrilla de radiador más amplia y convencional y pintura de dos tonos junto a arcos de las ruedas delanteras y traseras serían los cambios más significativos de un modelo que en 1957, vería la capacidad del motor V8 aumentada hasta los 4.6 litros y una potencia según versiones de hasta 283CV y una segunda caja de cambios automática (Turboglide) como opción. De 1955 a 1957, la producción de la versión Chevrolet Nomad se uniría a la serie Bel Air, aunque su cuerpo y molduras eran específicos del modelo. Antes de convertirse en modelo de producción, el Nomad apareció por primera vez en 1954 como un estudio de estilo basado en el Chevrolet Corvette.

Los modelos del Chevrolet Bel Air producidos entre 1955 y 1957 tendrían una gran aceptación en el mercado, incluso hoy en día son muy buscados por los coleccionistas de clásicos en especial el del modelo de 1956, y durante su periodo de producción, serían exportados a Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica los modelos con volante a la derecha que se fabricarían en la planta de GM en Oshawa (Canadá) desde donde se enviarían para su montaje a las respectivas plantas locales.

1957
Chevrolet Bel Air
Universal Hobbies/Delprado
Colección: Car Collection - Nº 33/70

La miniatura
En 1999, la editorial española DelPrado publicaría la primera colección de miniaturas vendida en kioscos conjuntamente con un fascículo. De aparición semanal, la llamada Car Collection incluiría 70 modelos, en otros países también sería publicada con un número de 85 modelos en Francia (con el mismo nombre que la colección española) y el Reino Unido (como Car Collection Series), que repasaban la historia del automóvil desde la década de 1900 hasta la de 1990. Las réplicas, realizadas en China, contarían con moldes fabricados por Universal Hobbies que utilizaría tanto los suyos propios como de otros fabricantes como Kyosho, Anson o Biante entre otros fabricantes. La colección, sería reeditada en España en el año 2003 con un primer número doble al precio de 5,95€, costando el resto de entregas 8,95€, y que incluirían los 70 modelos anteriores de la primera edición con algunos pequeños retoque como antenas o cambio de color. Las miniaturas incluidas en la obra contaban con un buen nivel de acabados en sus moldes y una aceptable calidad general habida cuenta su bajo precio, hasta tres veces inferior en productos similares disponibles en tiendas, y que como punto a favor tenía el poner en manos del coleccionista réplicas nunca antes realizadas en escala 1/43.

1957
Chevrolet Nomad
Yat Ming
Referencia: 94203

La miniatura
Yat Ming comenzaría la producción de modelos a escala a mediados de los años 70 en China con especial dedicación a las escalas 1/18, 1/24 y 1/43. A finales de la década de 1990, comenzaría a fabricar clásicos americanos a escala 1/43 que posteriormente serían utilizados en distintos coleccionables editados en Europa con esta temática como eje de la colección. Posteriormente, Yat Ming vendería bajo la denominación Road Signature muchos de estos modelos con diferente color pero con los mismos acabados y ampliaría su gama a otros fabricantes e incluiría camiones de bomberos antiguos que estarían en producción hasta que la compañía cerrara sus puertas en 2013, siendo comprada entonces por Lucky Die Cast que vende desde 2015 los mismos coches que en su día vendía Yat Ming. En general, las miniaturas están bien detalladas y terminadas sobre unos moldes correctos considerando su bajo precio, tanto en versión de coleccionable o de tienda y ofrece una buena oportunidad para los coleccionistas, sobre todo a los aficionados a los exuberantes modelos americanos posteriores a la Segunda Guerra Mundial, de tener buenas reproducciones a un precio insuperable.


Chevrolet Corvette

El vehículo
Después del final de la Segunda Guerra Mundial, muchos soldados que retornaban a los Estados Unidos regresaban con los populares en Europa pequeños deportivos fabricados por MG o Jaguar bajo el brazo. Harley Earl, el Diseñador Jefe de General Motors en la época vería en estos modelos la oportunidad de construir un vehículo de similares características para el mercado norteamericano.

Tomando como inspiración el Jaguar XK 120, con un diseño limpio y futurista, construiría un prototipo, el EX-122, junto al Ingeniero Jefe de Chevrolet Ed Cole. Para mantener el coste de producir un nuevo automóvil, el prototipo sería construido sobre la base estructural y mecánica de los sedanes de Chevrolet de entonces como el Chevrolet Deluxe o el Special con un motor de seis cilindros en línea de 3.8 litros y 137CV y una carrocería de plástico endurecido con fibra de vidrio.

El coche tendría su presentación en 1953 durante la celebración del Salón Motorama organizado por General Motors en Nueva York con tres variantes de carrocería, el roadster Corvette, el Fastback Corvair y una ranchera de dos puertas llamada Chevrolet Nomad pero el proyecto no sería acogido con el agrado esperado por el público presente pero seis meses más tarde, las primeras unidades del Chevrolet Corvette saldrían con destino hacia los concesionarios de la marca.

Como era costumbre en ese periodo, el Corvette recibiría mejoras cada año y en 1955, llegaría la que situaría al coche como un icono de la industria automotriz: el motor V8. Esta sería una decisión tomada por el emigrante ruso Zora Arkus-Duntov, ingeniero que entraría a formar parte del plantel de Chevrolet en 1953 y que cambiaría el motor de seis cilindros por un V8 de bloque pequeño que pasaría a formar parte de las señas de identidad del modelo en las siete generaciones que seguirían a la primera, la última encarnación del modelo es hasta la fecha el Corvette C8 presentado en 2019.

El Chevrolet Corvette C1 estaría e producción durante nueve años hasta agosto de 1962 con su carrocería de plástico reforzado con fibra de vidrio, otra de las características del modelo que se conservaría con el paso del tiempo, pero el coche resultaría bastante pequeño para los gustos de los consumidores de los Estados Unidos de la época y en los diez años de su construcción, el automóvil se revisaría varias veces y se haría cada vez más grande pasando de los 4,25 metros del modelo inicial a los 4,5 de los modelos fabricados a parir de 1958.

El apartado mecánico, también cambiaría con el paso de los años y, además del mencionado motor V8 de 4.3 litros y casi 200CV de potencia de 1955, se pasaría a otras unidades mejoradas de 4.6 y 5.4 litros que irían, a su vez, siendo actualizadas para aumentar su potencia pasando de los 218CV en 1957 a los 365 de 1961 del bloque más grande con inyección de combustible, acoplados en cualquier caso a cajas de cambios manuales de tres y cuatro velocidades y una automática Powerglide de dos.

En 1962, llegaría el Chevrolet Corvette C2 basado en el coche conceptual Corvette Sting Ray que diseñaría Bill Mitchell en 1959 y que eventualmente tendría una breve carrera deportiva. Su estilo sería replicado por Larry Shinoda posteriormente en el Corvette C2 dando lugar a la denominación Sting Ray que debutarían con esta serie y regresarían en los modelos de 1969, de manera puntual en 1992, 2009 como un nuevo coche conceptual, y en la séptima y octava generación presentadas en 2014 y 2020 respectivamente.

Con sus formas aerodinámicas, con el Corvette C2 llegarían los los faros traseros redondos que permanecerían en toda la gama desde entonces y los faros delanteros emergentes, presentes en los Corvette hasta la sexta generación. En esta serie, por primera vez y a diferencia del Corvette C1 habría un modelo cupé y una amplia gama de motores para elegir desde los V8 de 5.7 litros a los grandes bloques de 6.5 y 7.0 litros de 425 y 450 caballos de fuerza y con la misma oferta de cajas de cambios.

En esta generación, aparecería por primera vez el paquete de opciones denominado Z06 con un precio que representaba el 50% del valor de un Corvette básico. El C2 Z06, que no se podía distinguir de los modelos regulares externamente, tenía entre otras cosas, un motor V8 de 5.3 litros y 360CV con inyección de combustible mecánica, un chasis más deportivo, un tanque de combustible más grande y cierre centralizado pero su alto coste haría que apenas 200 unidades con este paquete fueran encargadas y la designación Z06 ya no volvería a aparecer en la gama hasta los Corvette C5, Corvette C6 y Corvette C7.

Por otra parte Zora Arkus-Duntov, apasionado de las carreras y piloto ocasional, de hecho ganaría su categoría en las 24 Horas de Le Mans de 1954 con un Porsche 550/4 1500 RS Spyder, continuaría con su intento de desarrollar un vehículo de carreras utilizando el Corvette y tras el fallido intento del Chevrolet Corvette C1 SS (Super Sport), construiría una versión ligera basada en el nuevo Corvette de 1963 con planes para construir 125 unidades del llamado Corvette Grand Sport para permitir que el modelo fuera homologado para carreras internacionales de Gran Turismo. Sin embargo, y como ocurriera con el Corvette C1 SS, General Motors rechazaría el proyecto y solamente se construirían cinco unidades, una de las cuales ganaría con Dick Thompson la prueba de Watkins Glen de 1963.

En 1967, la segunda generación daría paso al Chevrolet Corvette C3 que se convertiría en la serie más longeva de todos los Corvette manteniéndose, con los correspondientes cambios dentro de la gama cada año, en producción hasta 1982. El diseño del coche sería obra de David Holls obre la base del prototipo Mako Shark II diseñado por Larry Shinoda y mostrado en el Salón de Detroit de 1965. Cuando el coche se puso a la venta definitivamente, lo haría con versiones cupé y descapotable con el mismo chasis y la transmisión eran los mismos del modelo anterior de la variante Sting Ray L88 Coupé, fabricada en serie limitada sobre el Corvette C2 en su mayor parte para la competición.

La versión descapotable de la musculosa carrocería, sería una versión de techo desmontable en dos mitades, que se conocerían como T-Bar-Roof, T-Top y más comúnmente como techo Targa, tras lo cual quedaría una barra central, esta opción desmontable estaría presente incluso para la ventana trasera en los vehículos de los primeros cinco años de producción. Debido a las regulaciones de seguridad más estrictas, el convertible solo se vendería hasta finales de 1975, estando desde entonces únicamente disponible el cupé.

Por otro lado, de 1969 a 1976, la inscripción Stingray aparecería en el guardabarros delantero, pero en una palabra, en contraste con el C2 en la que el nombre estaba escrito de forma separada, contando también como novedades un nuevo eje trasero, un nuevo sistema de ventilación interior, nuevos frenos de disco delanteros y traseros y la caja de cambios automática Turbo-Hydramatic de tres velocidades que vendría a reemplazar a la Powerglide. Asimismo, para cumplir con la nueva normativa sobre protección contra impactos a baja velocidad, el Corvette montaría un parachoques delantero de poliuretano a partir de 1973, mientras que el trasero de acero cromado permanecería por un año más antes de ser sustituido por otro del mismo material que el delantero.

En cuanto a la mecánica, el Chevrolet Corvette C3 llegaría a utilizar hasta 35 motores V8 desde 1968 a 1982 en sus diferentes modelos anuales, ediciones especiales y paquetes de opciones, siendo el motor de entrada a la gama el V8 de 5.7 litros que en 1969, sustituiría al 5.4 de 1968 y que vería su potencia desde los 305CV en su primer año hasta los 375 caballos en 1970, decreciendo su potencia hasta los 200CV del modelo de 1982, si bien estas reducciones fueron debidas a un cambio normativo que cambiaba la potencia bruta por potencia neta y también por la política aplicada por General Motors de reducir el tamaño y prestaciones de los coches.

En 1969, se ofrecería el paquete ZL-1 que constaría entre otras cosas un motor V8 de 7.0 litros totalmente de aluminio y con una potencia bruta de 430 caballos de fuerza. Un año más tarde, se introduciría el paquete de mejora ZR-1 destinado esencialmente al mundo de la competición con mejoras en el bloque de 5.7 litros, mejores frenos, un radiador de aluminio y una suspensión completamente revisada. En 1971, se pondría a la venta la versión ZR-2 con un motor V8 de 7.0 litros más todas las opciones del ZR1.

Hasta la llegada del Chevrolet Corvette C5-R, esta generación sería la más exitosa de los Corvette en el mundo de la competición, anotándose múltiples victorias en los campeonatos americanos, en su mayoría con versiones mejoradas por John Greenwood, y tres en las 24 Horas de Le Mans dentro de su categoría: en 1972 con Dave Heinz y Robert R. Johnson al volante y en dos ocasiones, 1973 y 1974 por el dúo compuesto por Henri Greder y Marie-Claude Charmasson.

Tras su larga permanecía en el mercado del Corvette C3, en 1984 llegaría el momento para el estreno de la cuarta generación del deportivo de Chevrolet que se mantendría en el mercado hasta 1996. Los modelos de esta serie, tendrían un perfil de lineas rectas y limpias que vería en 1986 el regreso de la carrocería descapotable para unirse al cupé y al Targa. Asimismo, con el Chevrolet Corvette C4, se introducirían como parte del equipo estándar del modelo frenos ABS, airbags de conductor y pasajero, tercera luz de freno, control de clima electrónico y sistema antirrobo con código de llave.

Mecánicamente, la oferta de motores se quedaría en los V8 de 5.7 litros con distintas variantes que producirían desde los 205CV en 1984 a 300 en 1996, sin contar los modelos especiales tanto de la propia Chevrolet como de otros preparadores como Calloway cuyos bloques de la misma capacidad ofrecerían potencias en el entorno de los 400CV. Con esta serie, regresaría también el paquete ZR-1 y se ofrecerían ediciones especiales como el 35th Anniversary, 40th Anniversary o el Grand Sport, un guiño al modelo de 1963, y que contaría con 330CV de potencia con el mismo bloque V8 de los demás modelos de la gama.

El legado del Chevrolet Corvette continuaría en 1997 con la presentación de la quinta generación del modelo. El Corvette C5, supondría un cambio total respecto a la serie anterior contando con un chasis completamente rediseñado de acero más liviano y más resistente que el de su predecesor. Para su construcción se emplearía un proceso llamado hidroconformado, que utiliza presión de agua y calor para convertir tubos de acero en raíles laterales que aumentaban la resistencia del mismo.

Otro gran avance que incluiría el Chevrolet Corvette C5, sería el uso de un eje transversal trasero, que movió la transmisión a la parte trasera del vehículo en lugar de la posición tradicional ubicada detrás del motor. El túnel entre el motor y la transmisión estarían encerrado en un subchasis de acero que contribuía a la resistencia y rigidez del coche sujetado al suelo mediante la nueva suspensión de horquilla de brazos asimétricos en las cuatro ruedas.

De nuevo bajo el capó se encontraría un V8 de 5.7 litros para las tres carrocerías que estarían disponibles hasta el cese de su producción en 2004. Con el Corvette C5, Chevrolet retornaría al paquete de opciones Z06, ya utilizado en el Corvette C2, y que vendría a ocupar el lugar de los ZR-1, que incluiría el mismo bloque motor de la gama básica pero ajustado para entregar una potencia de 390 caballos. Además de esta opción, la quinta generación tendría otros modelos especiales como el 50th Anniversary Edition y el 24 Hours of Le Mans Commemorative Edition, construido como el último modelo de esta generación para festejar las victorias en Le Mans del Chevrolet Corvette C5-R, y que estaría disponible para las versiones cupé, Targa, descapotable y Z06

El Corvette C5-R, estaría construido por Pratt & Miller e incluiría en el chasis monocasco de acero una celda de seguridad para el piloto y del que fabricarían 14 unidades, sometiendo al coche a exhaustivas pruebas en el túnel de viento hasta lograr un 0.29 de coeficiente de resistencia, permitiendo un mejor rendimiento, velocidad máxima y estabilidad a altas velocidades ayudado además por una relación de pesos prácticamente del 50% gracias al eje transversal y que contrarrestaba el peso del motor sobre el eje delantero. Las primeras unidades del C5-R llevarían el bloque motor LS1 de 5.8 litros con una potencia de 345CV.

Desde su debut en las 24 Horas de Daytona, el motor sería mejorado a una versión de 7,0 litros capaz de ofrecer una potencia cercana a los 570CV y en años posteriores irían incluyendo mejoras que harían del coche el modelo a batir en todo tipo de competición y que le llevarían a ganar en su categoría las 24 Horas de Le Mans en 2001, 2002 y 2004, ocupando además en esas mismas ediciones la segunda plaza, que forman parte de un récord de 107 victorias entre 1999 en campeonatos de la IMSA, las American Le Mans Series (ALMS), el FIA GT y otros.

Con la introducción del Chevrolet Corvette C6 en 2005, los faros emergentes que se habían utilizado desde la segunda generación desaparecieron después de más de 40 años. El motor V8 de 5.7 litros en el C6 básico fue reemplazado inicialmente por una versión de 6.0 litros y en 2008 por una versión de 6.2 litros para las versiones cupé, Targa y descapotable con una capota eléctrica opcional por primera vez desde 1962, con mejores características de conducción en comparación con sus predecesores. Tanto externamente como internamente, el modelo se modernizaría y se mejoraría la calidad general.

Todos estos modelos del Corvette C6 también se beneficiarían de la tecnología de carreras con el que tanto éxito tendría su predecesor. De hecho, la versión C6 Z06 se desarrollaría conjuntamente con su homólogo de competición, el Chevrolet Corvette C6.R Z06 del que de nuevo se encargaría Pratt & Miller con un nuevo chasis, ligeramente más corto que el Corvette C5-R pero con una batalla algo más larga, que seguiría siendo de aluminio hidroconformado con una carrocería de fibra de carbono que daba al conjunto un mejorado índice de resistencia frente al C5-R. Como unidad de potencia, ambas versiones contarían con el mismo motor de 7,0 litros con sistema de lubricación por cárter seco, nuevas válvulas de titanio y biela y cigüeñal facturado en acero forjado con especificaciones diferentes para el coche de calle y la versión de carreras y ambas contarían, asimismo, con una suspensión compuesta de doble horquilla con muelles helicoidales sobre amortiguadores ajustables y barra estabilizadora en ambos ejes.

En la gama básica, como equipación estándar habría cambios manuales y automáticos pero en las versiones especiales como el C6 Z06 y el ZR-1 solamente estarían disponibles cajas de cambios manual convencionales. El paquete ZR-1, incluiría paneles de carrocería modificados y una sección de capó transparente que mostraría el motor V8 de 638 caballos de fuerza, el más potente montado por cualquier Corvette, así como frenos cerámicos de carbono Brembo. Además de estos dos acabados, también habría una versión Z51 únicamente disponible para la versión cupé, similar en rendimiento al Z06 pero con una suspensión más dura, barras estabilizadoras más grandes y discos de freno mejorados para un rendimiento óptima tanto en circuito cerrado como en carretera, proporcionando una conducción cómoda y controlada.

El Chevrolet Corvette C6.R Z06, seguiría la estela ganadora de su predecesor ya ganaría en otras tres ocasiones en su categoría en las 24 Horas de Le Mans: 2005, 2006 y 2009, además de lograr numerosas victorias en los campeonatos en los que participaría como el IMSA, el FIA GT o las American Le Mans Series. En 2009, Corvette Racing decidiría abandonar su exitosa carrera en GT1 para pasar a competir en la serie basada en deportivos de producción GT2. Basado en el ZR-1, el nuevo Corvette de la clase GT2 perdería el motor de 7.0 litros para ser sustituido por el de serie de 5.5 y reciclando el paquete aerodinámico del C6.R para ajustarlo a la reglamentación de la clase GT2, quedando el nuevo Chevrolet Corvette C6.R ZR1 con la mayor parte de los elementos originales de la versión de calle a excepción de unos pasos de rueda más grandes así como la sustitución de los discos de hierro de los frenos por otros de carbono más adecuados para la competición. Este modelo, también alcanzaría la fama producto de sus victorias como la de 2011 en el circuito de La Sarthe, sus doce triunfos en las ALMS entre 2009 y 2013.

A finales de 2007, General Motors, al igual que varios fabricantes de automóviles estadounidenses, se enfrentarían a serias dificultades financieras, y el proyecto de la séptima generación del Chevrolet Corvette se paralizaría. detuvo durante casi seis meses debido a los problemas financieros de GM. el gobierno intervendría y General Motors sería rescatada de la bancarrota. Aun así, todos los presupuestos se canalizarían hacia proyectos que presentaran las mejores oportunidades para que Chevrolet, y todo GM, comenzaran por un camino de recuperación económica.

Como resultado, el nuevo Chevrolet Corvette C7 no haría su presentación hasta 2013, poniéndose a la venta un año más tarde con las versiones cupé, Targa y descapotable y los modelos especiales Z06 como cupé y descapotable, ZR-1 únicamente como cupé, el Grand Sport, situado en la gama entre el modelo básico y el Z06 y como éste con variantes cupé y descapotable y el Z51 por mencionar algunas además de la versión de competición, todos ellos con motores de 6.2 litros con distintas especificaciones para los Z06 y ZR-1 y tres cajas de cambios: una manual de siete relaciones y dos automáticas, una de seis y otra de ocho marchas con levas en el volante que vendría a reemplazar en 2015 a la de seis, a excepción del Chevrolet Corvette C7.R que monta una caja X-Trac secuencial de seis velocidades.

Estructuralmente, el Corvette C7 constaría de componentes de aluminio y magnesio con una carrocería realizada en polímero reforzado con fibra de carbono (CFRP) con una distribución del peso 50:50 entre los dos ejes con el motor en la parte delantera, en contra del proyecto original de colocarlo en la parte central trasera, con la caja de cambios instalada en el eje de atrás en disposición de transeje.

La versión básica del motor de 6.2 litros podía desarrollar una potencia máxima de 466CV, lo que convierte al modelo en el Corvette básico más potente que jamás haya existido. Este motor, sería el primero de la quinta generación de motores de bloque pequeño de GM que combinaría varias tecnologías como inyección directa, desactivación de cilindros (sistema Active Fuel Management) que permite que cuatro de los ocho pistones funcionen al ralentí con cargas bajas y sincronización variable de válvulas.

En competición, el Chevrolet Corvette C7.R conquistaría numerosas victorias en el campeonato IMSA y los títulos de pilotos en la clase GT Le Mans en 2016 con Oliver Gavin y Tommy Milner al volante, y 2017 y 2018 con el dúo compuesto por el español Antonio García y el danés Jan Magnussen, ganando Corvette Racing asimismo el campeonato de equipos en esos mismos años y Chevrolet el de constructores en 2016 y 2017, así como el título de 2015 en la Michelin Endurance Cup que se llevarían García y Magnussen y en 2016 Gavin y Milner junto a los correspondientes trofeos de equipos y constructores.

La octava generación del Chevrolet Corvette se presentaría en julio de 2019 y, por primera vez en el modelo, tendría un motor central trasero situado detrás de los asientos, durante seis generaciones desde el Corvette C2 el motor siempre estaría instalado en la parte delantera del vehículo por detrás del eje. El motor V8 de aspiración natural seguiría teniendo una capacidad de 6.2 litros pero ahora entregaría 495CV de potencia que se transmiten al eje trasero por primera vez a través de una transmisión de doble embrague de ocho etapas.

Con un capó más corto y una trasera más larga, el Chevrolet Corvette C8 se presentaría al público por primera vez a finales de julio de 2019 en el Concours d'Elegance of America en Plymouth y la versión descapotable junto al modelo de competición se presentarían el 2 de octubre de 2019 en el Centro Espacial Kennedy en Merritt Island (Florida). Tanto la versión cupé como descapotable tendrían tres líneas de acabados: 1LT, 2LT y 3LT e incluyen como equipamiento básico aire acondicionado automático de dos zonas, una pantalla de 12" que sustituye a los clásicos relojes en el tablero de instrumentos, una pantalla táctil de 8 pulgadas para operar el sistema de información y entretenimiento y un volante ajustable electrónicamente. Las variantes 2LT y 3LT tienen detalles de equipamiento adicionales como complemento. Asimismo, estaría la versión Z51, disponible en dos paquetes de rendimiento, que difieren en términos de configuración de suspensión y opciones.

1957
Chevrolet Corvette C1
Yat Ming
Referencia: 94209

La miniatura
Yat Ming comenzaría la producción de modelos a escala a mediados de los años 70 en China con especial dedicación a las escalas 1/18, 1/24 y 1/43. A finales de la década de 1990, comenzaría a fabricar clásicos americanos a escala 1/43 que posteriormente serían utilizados en distintos coleccionables editados en Europa con esta temática como eje de la colección. Posteriormente, Yat Ming vendería bajo la denominación Road Signature muchos de estos modelos con diferente color pero con los mismos acabados y ampliaría su gama a otros fabricantes e incluiría camiones de bomberos antiguos que estarían en producción hasta que la compañía cerrara sus puertas en 2013, siendo comprada entonces por Lucky Die Cast que vende desde 2015 los mismos coches que en su día vendía Yat Ming. En general, las miniaturas están bien detalladas y terminadas sobre unos moldes correctos considerando su bajo precio, tanto en versión de coleccionable o de tienda y ofrece una buena oportunidad para los coleccionistas, sobre todo a los aficionados a los exuberantes modelos americanos posteriores a la Segunda Guerra Mundial, de tener buenas reproducciones a un precio insuperable.

1959
Chevrolet Corvette Sting Ray
AUTOart
Referencia: 51001

La miniatura
AUTOart comenzaría a fabricar modelos a escala a finales del Siglo XX, siendo las miniaturas a 1/18 su mayor campo de actividad y con las que alcanzaría la reputación de la que goza hoy en día como unos de los productores más detallistas y fieles a los coches que reproduce. Más tarde, comenzaría también la fabricación a otras escalas incluyendo modelos a 1/43 y cuya gama se basa principalmente en modelos deportivos de constructores como Chevrolet, Lamborghini o Mercedes entre otros. Precisamente del constructor alemán, AUTOart sería la responsable de fabricar los modelos promocionales que se vendían entre 2000 y 2002 en los concesionarios del constructor alemán.

Las miniaturas en 1/43 reflejan el mismo nivel de cuidado en sus moldes y acabados que los ejemplares a 1/18, incluyendo en muchos caso detalles como ruedas direccionales, pero al contrario que estos, su valor de mercado se devalúa rápidamente en una buena parte de sus modelos, lo que llevaría a la compañía a reducir su producción de ejemplares a 1/43 a prácticamente testimoniales comparados con la elevada cantidad que otras empresas como Minichamps o Kyosho fabrican a esta escala.

1963
Chevrolet Corvette C2 Sting Ray Coupé
Universal Hobbies/Delprado
Colección: Car Collection - Nº 43/70

La miniatura
En 1999, la editorial española DelPrado publicaría la primera colección de miniaturas vendida en kioscos conjuntamente con un fascículo. De aparición semanal, la llamada Car Collection incluiría 70 modelos, en otros países también sería publicada con un número de 85 modelos en Francia (con el mismo nombre que la colección española) y el Reino Unido (como Car Collection Series), que repasaban la historia del automóvil desde la década de 1900 hasta la de 1990. Las réplicas, realizadas en China, contarían con moldes fabricados por Universal Hobbies que utilizaría tanto los suyos propios como de otros fabricantes como Kyosho, Anson o Biante entre otros fabricantes. La colección, sería reeditada en España en el año 2003 con un primer número doble al precio de 5,95€, costando el resto de entregas 8,95€, y que incluirían los 70 modelos anteriores de la primera edición con algunos pequeños retoque como antenas o cambio de color. Las miniaturas incluidas en la obra contaban con un buen nivel de acabados en sus moldes y una aceptable calidad general habida cuenta su bajo precio, hasta tres veces inferior en productos similares disponibles en tiendas, y que como punto a favor tenía el poner en manos del coleccionista réplicas nunca antes realizadas en escala 1/43.

1982
Chevrolet Corvette C3
IXO Models/Altaya
Colección: Dream Cars - Nº 38/50

La miniatura
La miniatura se puso a la venta como parte de la colección Dream Cars que la editorial Altaya puso en los kioscos españoles a principios del año 2006. La colección está dedicada a coches deportivos sólo al alcance de unos pocos bolsillos. Como muchos de los modelos vendidos por esta editorial en sus colecciones, son fabricados por IXO Models en China y ofrece una buena relación calidad/precio, además del ingrediente añadido de representar a esta escala algunos coches que no habían sido reproducidos anteriormente o de los que solamente exitían versiones de competición.

1999
Chevrolet Corvette C5
Vitesse
Referencia: V98037

La miniatura
La compañía portuguesa Vitesse fue uno de los fabricantes mejor valorados por los coleccionistas antes de entrar en bancarrota en el año 2001. Produciendo una amplia gama de modelos a escala 1/43 desde 1980, las miniaturas de Vitesse son fieles reproducciones de los modelos que representan con un buen número de detalles y un excelente acabado, especialmente tras el traslado de su producción a China a comienzos de la década de 1990, lo que a la vez redundó en unos precios más contenidos para el coleccionista medio. Tras su desaparición, muchos de sus moldes fueron utilizados por otros fabricantes de miniaturas como IXO Models y Sun Star, esta última revivió la marca unos años después realizando una serie de modelos de rally y miniaturas para la venta en concesionarios, especialmente del fabricante japonés Mitsubishi.

El vehículo

2005
Chevrolet Corvette C6 Z51
IXO Models/Altaya
Colección: Dream Cars - Nº 5/50

La miniatura
La miniatura se puso a la venta como parte de la colección Dream Cars que la editorial Altaya puso en los kioscos españoles a principios del año 2006. La colección está dedicada a coches deportivos sólo al alcance de unos pocos bolsillos. Como muchos de los modelos vendidos por esta editorial en sus colecciones, son fabricados por IXO Models en China y ofrece una buena relación calidad/precio, además del ingrediente añadido de representar a esta escala algunos coches que no habían sido reproducidos anteriormente o de los que solamente exitían versiones de competición.


Chevrolet 400

El vehículo
El Chevrolet 400 es un automóvil sedán compacto de cuarto puertas fabricado por Chevrolet en Argentina entre 1962 y 1974 y basado en el Chevrolet Nova, presentado en los Estados Unidos ese mismo año. En ese periodo, la división de General Motors produciría versiones con los nombres de Chevrolet 400, Super, Special, Super Sport y Rally Sport, todos ellos equipados con motores de seis cilindros con 3.2 litros y 107CV en el 400, Special y Rally Sport, de 3.8 litros y 129CV en el Super, Special y Rally Sport y de 4.1 litros con una entrega de 157 caballos en el Super Sport y Rally Sport.

La combinación de la potencia de sus motores y la ligereza del automóvil haría del Chevrolet una opción muy popular entre los pilotos de automovilismo deportivo como sería el caso de Carlos Alberto Pairetti que en 1967 resultaría vencedor del campeonato argentino Turismo Carretera con un coche equipado con el motor de 4.1 litros.

El coche se mantendría prácticamente sin cambios hasta 1967, año en el que recibirían faros delanteros dobles después de que en 1965 se actualizara el frontal con una nueva parrilla de ancho completo y faros integrados. También se rediseñarían las luces traseras y las de marcha atrás. En 1971, llegaría a la gama un motor diésel de cuatro cilindros de 2.0 litros de origen Peugeot con 70CV que se montaría en la versión básica del modelo hasta el final de su producción con un total de unidades fabricadas de más de 106.000 copias entre todas las variantes.

El Chevrolet 400, sería la respuesta por parte de General Motors a los modelos compactos Ford Falcon y Plymouth Vaillant con un chasis semimonocasco con la sección delantera atornillada a la cabina y la parte trasera al maletero. Mecánicamente, todos los motores de gasolina estarían equipados con un árbol de levas en cabeza que transmitirían su potencia al tren trasero a través de una caja manual de tres velocidades a la que en 1967 acompañaría una de cuatro relaciones fabricada por ZF.

En 1969, Chevrolet presentaría en los Estados Unidos la tercera generación del Nova que también se fabricaría en Argentina con los nombres de Chevy, Deluxe, Super, Super Sport y Malibu que contarían con los mismos motores que el Chevrolet 400 con la excepción del 3.2 litros, fabricándose en paralelo los dos modelos durante cuatro años. La ventas del 400 decrecerían en favor del Chevy y, finalmente, Chevrolet pondría punto final a la fabricación del 400 en favor del Chevy.

1962
Chevrolet 400
PCT Collectibles/Salvat
Colección: Autos Inolvidables Argentinos - Nº 5/-

La miniatura
En agosto de 2016 llegaría a los puntos de ventas de periódicos y revistas argentinos una nueva colección exclusiva para ese mercado publicada por la editorial española Salvat con el nombre de Autos Inolvidables Argentinos. Con un plan de la obra previsto a 40 miniaturas, el éxito de la colección, no sólo en Argentina, sino también en otros países, llevaría a la editorial a ampliar la colección en otras 40 entregas. Los modelos que se incluyen ofrecen un exhaustivo repaso a los coches vendidos en el país sudamericano a lo largo de su historia y comprende tanto marcas propias como SIAM, IKA o IAME como otras de los principales fabricantes globales manufacturadas en sus propias fábricas del Cono Sur como de importación. Las miniaturas están realizados por PCT Collectibles, matriz de marcas como IXO Models, J-Collection o IST entre otras, y tienen la calidad de acabados acostumbrados en este tipo de réplicas vendidas quincenalmente en los kioscos.


Chevrolet Corvair

El vehículo
A mediados de la década de 1950, en el mercado estadounidense automóviles como el Volkswagen Beetle con motor trasero refrigerado por aire suponían un gran éxito de ventas en el segmento de los coches de tamaño medio, prácticamente inexistente como tal en el país. Pronto, los fabricantes norteamericanos comenzarían a desarrollar este tipo de vehículos expandiendo sus gamas hacia este nicho de mercado y llegarían automóviles como el Ford Falcon, el Studebaker Lark, el Nash Rambler o el Plymouth Valiant. Para competir con estos modelos, Ed Cole, entonces Ingeniero Jefe de General Motors, pondría todo su empeño en construir un vehículo de estas características, naciendo así en 1959 el Chevrolet Corvair.

El diseño comenzaría en 1956 con su designación tomada de un prototipo que se presentaría en la feria Motorama de 1954 que utilizaría un acrónimo usando el nombre de dos de los modelos de Chevrolet: el Corvette y el Bel Air. A diferencia de sus principales rivales en el mercado, el Chevrolet Corvair sería único en su especie al montar un motor trasero de tipo bóxer refrigerado por aire, el diseño estándar de la mayoría de los coches fabricados en los Estados Unidos tenían un esquema de motor delantero refrigerado por agua y tracción trasera, elemento éste que sería la única similitud mecánica entre el Corvair y el resto de modelos.

El coche se ofrecería durante sus dos generaciones, y sus respectivos cambios anuales, en una amplia gama de carrocerías y acabados que incluirían sedanes, cupés, descapotables, rancheras con la designación Lakewood, camionetas, llamadas Corvair 95, y furgonetas con el nombre de Corvan y minibuses denominados como Greenbrier. La primera serie del modelo, estaría construida sobre la plataforma Y-Body de General Motors, mientras que la segunda en la plataforma Z-Body del mismo grupo. Inicialmente, las distintas versiones del Corvair compartirían un motor de aluminio de seis cilindros opuestos, refrigerado por aire y 2.296 cm³ de capacidad y 80CV de potencia.

En su primera serie, el Corvair se pondría a la venta como cupé de dos puertas y sedán de cuatro puertas con los acabados 500 Standard o 700 Deluxe con una transmisión Powerglide automática con dos marchas o caja de cambios manual con tres o cuatro marchas para elegir. En 1961, la gama se ampliaría para incluir el 900 Monza, la camioneta, la furgoneta y el minibús y al mismo tiempo se aumentaría la cilindrada a 2.4 litros manteniendo la potencia sin cambios. A partir de 1962, el modelo básico solamente estaría disponible como cupé y convertible y con el acabado Monza Spyder que incluía un motor con turbocompresor con una potencia de 150 caballos. En 1963, los motores aumentarían su desplazamiento a 2.7 litros y la versión atmosférica produciría 95CV y la turbo se mejoraría hasta los 2.9 litros y 180 caballos de fuerza.

En 1965, llegaría la segunda generación del modelo con una mejora drástica en la suspensión del Corvair debido a la publicación del libro Unsafe at Any Speed (Inseguro a cualquier velocidad en español) escrito por Ralph Nader, que trataba de la seguridad en el campo de la automoción, y en la que los Chevrolet Corvair producidos entre 1960 y 1963 serían vilipendiados por su tendencia a volcar. Más tarde en 1972, cuando el modelo ya no estaba en producción, un estudio de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de los Estados Unidos publicaría un documento oficial en el que declararía que los Corvair no eran menos seguro que sus competidores en ese momento, pero el libro de Nader, publicado en 1965, provocaría una fuerte caída en las ventas del modelo.

La segunda serie del modelo, tendría una carrocería ligeramente más grande con el modelo base, el Corvair 500, ofertados como cupé y sedán, el Corvair Monza mejor equipado como cupé, sedán y descapotable y, como nuevo modelo superior deportivo, el Corvair Corsa, que estaría disponible como un cupé y convertible, por lo que toda las variantes de rancheras, camionetas, furgonetas y minibuses ya no estarían en esta generación. El Corsa estaría propulsado por una versión de alto rendimiento del motor de 2.7 litros con 140CV y la opción turbo como opción con la misma potencia, mientras que el resto de versiones de motorizaciones se mantendrían sin cambios.

Las suspensiones serían similares al sistema utilizado en el Chevrolet Corvette, reemplazando el cuestionado sistema de eje de transmisión oscilante utilizado anteriormente. Con las ventas en declive y Chevrolet más centrada en la producción de su nuevo modelo, el Chevrolet Camaro, en 1968 el sedán de cuatro puertas y el Corsa se retirarían de la gama y únicamente quedarían el modelo básico como cupé y el Monza como cupé y descapotable hasta el final de la producción del modelo en 1969. Con solamente 6.000 unidades ensambladas ese mismo año, la producción total del Corvair alcanzaría más de un 1,4 de copias en sus apenas once años en el mercado, 1,3 millones sólo de la primera generación, lo que da una idea primero de lo popular que sería el modelo y segundo del daño que haría a su prestigio el libro de Nader.

1969
Chevrolet Corvair Monza
Yat Ming
Referencia: 94241

La miniatura
Yat Ming comenzaría la producción de modelos a escala a mediados de los años 70 en China con especial dedicación a las escalas 1/18, 1/24 y 1/43. A finales de la década de 1990, comenzaría a fabricar clásicos americanos a escala 1/43 que posteriormente serían utilizados en distintos coleccionables editados en Europa con esta temática como eje de la colección. Posteriormente, Yat Ming vendería bajo la denominación Road Signature muchos de estos modelos con diferente color pero con los mismos acabados y ampliaría su gama a otros fabricantes e incluiría camiones de bomberos antiguos que estarían en producción hasta que la compañía cerrara sus puertas en 2013, siendo comprada entonces por Lucky Die Cast que vende desde 2015 los mismos coches que en su día vendía Yat Ming. En general, las miniaturas están bien detalladas y terminadas sobre unos moldes correctos considerando su bajo precio, tanto en versión de coleccionable o de tienda y ofrece una buena oportunidad para los coleccionistas, sobre todo a los aficionados a los exuberantes modelos americanos posteriores a la Segunda Guerra Mundial, de tener buenas reproducciones a un precio insuperable.


Chevrolet Camaro

El vehículo
Tras la irrupción y éxito en el mercado norteamericano del Ford Mustang, el grupo General Motors (GM) lanzaría a través de su marca Chevrolet el más directo rival del deportivo de la marca del óvalo, el Chevrolet Camaro que a través de seis generaciones se convertiría en un representante típico de los llamados Pony Cars (generalmente distinguibles por su largo frontal y corto maletero y con grandes posibilidades de personalización mediante el uso de piezas de alto rendimiento), sin embargo, los modelos más potentes de la gama, los SS (Super Sport) y Z/28, también se catalogarían como Muscle Cars, vehículos de estética similar pero con mayores prestaciones equipados en su mayor parte con motores V8 y tracción trasera.

La primera generación del Chevrolet Camaro se basaría en la plataforma X-Body desarrollada para el Chevrolet Nova de 1968 de la que surgiría la llamada F-Body, que también compartiría con el modelo de otra de las marcas de GM, el Pontiac Firebird. La F-Body, era una plataforma universal que incluía el grupo inferior de parabrisas y mamparo de la parte trasera. El frontal se realizaría con un marco de acero adicional para que el compartimento de pasajeros estuviera separado del conjunto del motor y soporte de la transmisión que estaría atornillado al cuerpo por medio de bloques de goma o bloques silenciosos). Desde su puesta a la venta, el Camaro se podía pedir como cupé o convertible, siendo el primero una versión de techo rígido ya que no contaba con el pilar B.

La lista de accesorios para el Camaro incluía casi 80 opciones, tres paquetes principales de acabados y varios tipos de motores, estos últimos y a lo largo de su vida serían V8 pero también se incluirían unidades V6 y motores de seis y cuatro cilindros en línea con volúmenes que iban desde 3.8 a 6.5 litros y potencias superiores a los 200CV con la configuración mecánica típica de los deportivos de la época con el motor instalado en la posición delantera y tracción en las ruedas traseras.. El comprador podía elegir entre cuatro interiores, que estaban disponibles en ocho colores y, por lo tanto, conducían a 17 variantes. Además, había 15 colores exteriores que se combinaban con los colores interiores para permitir 62 combinaciones diferentes complementado todo ello por un techo cubierto de vinilo y diferentes formas y colores de rayas que crearían muchas más variantes individuales.

Todos los Camaro de la primera generación incorporaban un parabrisas hecho de vidrio laminado de seguridad (LSG) y ventanas laterales y trasera de vidrio de seguridad endurecido (ESG). De la amplia gama de versiones de la primera generación, destacaría la opción SS que incluiría una suspensión diferente, un sistema de escape de doble flujo y un motor exclusivo de 5.7 litros y 295CV, siendo el coche reconocido externamente por los emblemas con las letras SS situados en los guardabarros, en la parrilla y en la tapa del tanque en el panel posterior.

Tras la primera generación del Chevrolet Camaro, que debutaría en 1967 con versiones cupé y descapotable, GM sometería a un drástico cambio de imagen al modelo en un intento de contrarrestar las ventas del Ford Mustang. Los ingenieros y diseñadores de GM se inspiraron en el Ferrari 250GT Berlinetta Lusso para esta segunda generación de la que habría cerca de veinte versiones disponibles con ocho motores para elegir de los cuales los más potentes serían los montados por las variantes comerciales COPO 427 junto con la Yenko. Estas estarían equipadas con un motor V8 de 425CV con carburados de doble cuerpo y una caja de cambios manual de cuatro velocidades. Cabe destacar que más potentes que estos dos sería la versión ZL1 del que se construirían 69 unidades para carreras de aceleración y que montaría un motor Chaparral V8 que suministraría una potencia cercana a los 500CV.

Por debajo en prestaciones se situaría la versión Z/28 con un motor de 360CV que montaría un solo carburador Holley y, al igual que los modelos superiores de la gama, incluiría una transmisión manual manual de cuatro velocidades y un diferencial de deslizamiento limitado, aunque como opción se podía instalar una caja automática de tres relaciones. Con su mecánica, el Z/28 ofrecía una aceleración de 0 a 100 km/h de tan sólo 7,5 segundos, alcanzando los 400 metros desde parado en 15 y llegando hasta los 210 km/h de velocidad máxima. Para mejorar el control, las suspensiones delanteras serían independientes mientras que en el eje trasero se montarían ballestas. Así mismo, el nuevo Camaro podía estar equipado con cuatro frenos de disco (como equipamiento básico solamente se ofrecían discos delante y tambores detrás) mientras que la dirección asistida era estándar en todas las unidades.

Durante los años 70, GM redirigió más su atención a las características de confort interior incluyendo en el Camaro ventanas y cierre de puertas eléctricos, cubierta de techo de medio vinilo, aire acondicionado, llanta de repuesto y señal de advertencia del cinturón de seguridad. En 1978, se introduciría la línea de techo T-Top, esto es, un techo con dos escotillas de vidrio tintado con una barra en forma de T en el medio. Este diseño estaba destinado a simular la libertad y la sensación de conducción al aire libre ofrecida por la versión convertible de la primera generación y que desaparecería en la segunda.

En 1982, llegaría la tercera generación del Chevrolet Camaro que en sus 10 años en producción ofrecería motores con inyección electrónica, cambios manuales de cinco velocidades y automáticos de cuatro y un nuevo estilo de carrocería de tipo hatchback, es decir de portón trasero. Esta tercera generación ofrecía suspensión delantera MacPherson con muelles helicoidales traseros y motores estándar de 2.5 litros de cuatro cilindros hasta un V8 de 5.0 litros de capacidad, situándose entre ellos el probablemente más popular de todos los modelos Camaro fabricados hasta la fecha junto al Z/28, el IROC-Z con un motor que ofrecía más de 200 caballos de fuerza.

A partir de 1993 se pondría a la venta la cuarta generación del Camaro que estaría en fabricación hasta 2002, año en el que debido a las bajas ventas, el modelo sería retirado del catalogo de Chevrolet. Con una línea que enfatizaba las líneas elegantes y suaves, la versión con techo T-Top seguiría siendo la opción más popular, y en esta generación se reintroduciría la versión descapotable ausente de la gama desde la concepción del modelo original a finales de la década de 1960. Los Camaro de la cuarta generación sería de tamaño más grande que sus antecesores e incluirían motores V6 de serie y V8 como opción.

Tras 10 años de ausencia de las listas de ventas de Chevrolet, en 2010 llegaría la quinta generación del Camaro con claras señales de estilo retro que rememoraban al modelo original y con grandes mejoras de rendimiento gracias a sus nuevos motores V6 de 3.6 litros y 312CV con transmisiones manuales y automáticas de seis velocidades. Al igual que en el Camaro original, con la quinta generación las versiones más potentes serían la SS y la Z/28. La primera presentaría un motor V8 de 6.2 litros y 426CV mientras que el segundo, introducido en 2014, llevaría un bloque V8 de 7.0 litros de capacidad capaz de generar más de 500 caballos de fuerza.

Coincidiendo con el 50º aniversario del modelo, en 2016 llegaría la sexta generación del Chevrolet Camaro más ligero que la generación anterior y con el que Chevrolet ofrece el característico excelente rendimiento del coche junto a una mejorada eficiencia en el uso del combustible. El motor estándar en el nuevo Camaro es un motor turboalimentado de cuatro cilindros en línea y 2.0 litros con 275CV y un consumo medio de menos de 10 litros a los 100 kilómetros en carretera. Así mismo, también se encuentra disponible un motor V6 con 335 caballos de fuerza y un V8 de 6.2 litros con 455 caballos de fuerza que cuentan con la opción de desactivación de cilindros para mejorar la economía de combustible.

1969
Chevrolet Camaro SS
Universal Hobbies/Delprado
Colección: Car Collection - Nº 24/70

La miniatura
En 1999, la editorial española DelPrado publicaría la primera colección de miniaturas vendida en kioscos conjuntamente con un fascículo. De aparición semanal, la llamada Car Collection incluiría 70 modelos, en otros países también sería publicada con un número de 85 modelos en Francia (con el mismo nombre que la colección española) y el Reino Unido (como Car Collection Series), que repasaban la historia del automóvil desde la década de 1900 hasta la de 1990. Las réplicas, realizadas en China, contarían con moldes fabricados por Universal Hobbies que utilizaría tanto los suyos propios como de otros fabricantes como Kyosho, Anson o Biante entre otros fabricantes. La colección, sería reeditada en España en el año 2003 con un primer número doble al precio de 5,95€, costando el resto de entregas 8,95€, y que incluirían los 70 modelos anteriores de la primera edición con algunos pequeños retoque como antenas o cambio de color. Las miniaturas incluidas en la obra contaban con un buen nivel de acabados en sus moldes y una aceptable calidad general habida cuenta su bajo precio, hasta tres veces inferior en productos similares disponibles en tiendas, y que como punto a favor tenía el poner en manos del coleccionista réplicas nunca antes realizadas en escala 1/43.

1970
Chevrolet Camaro Z/28
IXO Models/Altaya
Colección: American Cars - Nº 2/

La miniatura
A finales de septiembre de 2019, la editorial Altaya ponía a la venta mediante suscripción en su página web la colección American Cars con los modelos más emblemáticos producidos en los Estados Unidos a lo largo de los años. Las miniaturas, como en la mayoría de las colecciones ofrecidas por esta editorial, son fabricados por IXO Models y cuentan con un excelente nivel de detalles y acabados habida cuenta el bajo precio de venta: 2,99€ el número uno, 7,99€ el segundo y 14,99€ a partir del tercero con una colección prevista a 80 ejemplares.


Chevrolet Chevelle

El vehículo
La gama Chevelle de Chevrolet aparecería en el mercado en 1964 para competir con el Ford Fairlane, de tamaño similar a éste, y complementar el catalogo de Chevrolet con un modelo de tamaño medio ocupando el área intermedia entre los compactos Corvair y Nova por un lado, y los sedanes grandes como el Impala y el Caprice por el otro. A lo largo de sus tres generaciones y hasta su final de su producción en 1977, el Chevrolet Chevelle sería ofrecido en diferentes versiones tanto de carrocería como de acabados en una serie de modelos que se llamarían Chevelle 300, Chevelle 300 Deluxe, Chevelle Malibu, Chevelle SS, Chevelle Concours y Chevelle Laguna, siendo las versiones deportivas del modelo las denominadas como Chevelle SS (Super Sport) pertenecientes al floreciente segmento de los Muscle Cars.

Tras una primera generación producida entre 1963 y 1967 en la que los Chevrolet Chevelle se verían como un automóvil familiar económico y asequible, en 1968, el modelo sufriría su primera gran transformación. La gama recibiría un diseño completamente nuevo alejado de las líneas habituales de los compactos familiares con una distancia entre ejes más corta y una parte delantera más alargada y una trasera truncada que le daría un aspecto más deportivo.

Esta renovación del Chevrolet Chevelle llegaría también a la versión SS, que en la primera generación sería una versión deportiva de la variante Malibu, y que pasaría contar con su propia línea de motores y accesorios como la unidad de potencia V8 de 6.6 litros (396 pulgadas cúbicas) con una potencia cercana a los 375CV. Este motor daría paso en sucesivas revisiones del modelo al bloque más potente jamás montado en un Muscle Car: el Chevrolet LS6 de 7.4 litros (454 pulgadas cúbicas) y 450CV de potencia que montaría el modelo de 1970.

La instalación de este motor V8 de 454 pulgadas cúbicas convertiría en leyenda al Chevrolet Chevelle hasta la introducción de las primeras regulaciones sobre emisiones y posteriormente con el encarecimiento de los combustibles tras la Crisis del Petróleo de 1973 que rebajarían la potencia del SS 454 hasta los 270 caballos de fuerza, aunque continuaría siendo uno de los coches más populares de su tiempo gracias a su alto rendimiento y precio razonable.

1970
Chevrolet Chevelle SS 454
IXO Models/Altaya
Colección: American Cars - Nº 6/

La miniatura
A finales de septiembre de 2019, la editorial Altaya ponía a la venta mediante suscripción en su página web la colección American Cars con los modelos más emblemáticos producidos en los Estados Unidos a lo largo de los años. Las miniaturas, como en la mayoría de las colecciones ofrecidas por esta editorial, son fabricados por IXO Models y cuentan con un excelente nivel de detalles y acabados habida cuenta el bajo precio de venta: 2,99€ el número uno, 7,99€ el segundo y 14,99€ a partir del tercero con una colección prevista a 80 ejemplares.


Chevrolet Astra MkI

El vehículo
Coincidiendo con la aparición del Opel Astra G, también conocido como Vauxhall Astra Mk IV en el Reino Unido y Holden Astra TS en Australia, el compacto familiar Chevrolet Astra llegaría al mercado brasileño en 1998 siendo producido íntegramente por General Motors de Brasil, los primeros modelos del Astra que se comercializarían en el país serían importados desde Europa. El Chevrolet Astra Mk I, se pondría a la venta en los concesionarios en versiones de tres puertas con portón trasero y la sedán de tres volúmenes de cuatro puertas con dos versiones de acabado: GL que contaría con un motor gasolina de 1.8 litros y ocho válvulas de 110CV y GLS que sería ofrecida con unidades de potencia de 2.0 litros con 8 y 16 válvulas de 114 y 150CV respectivamente.

Externa e interiormente es similar a sus homólogos de otros países, con los que comparte equipamiento con la única diferenciación de un tablero de instrumentos con fondo blanco en algunas versiones e incluye transmisiones de cinco velocidades manuales y automáticas similares a estos. En 2003, el coche sería sometido a una revisión estética y llegaría al mercado la versión GSi con un nuevo motor gasolina de 2 litros y 134CV, así como una variante de cinco puertas y la opción de un motor de 1.8 litros alimentado por bio-etanol, al que más tarde se añadiría otro de 2 litros. Tras estrenar en 2010 la segunda generación del modelo en Brasil, el Chevrolet Astra Mk II, que incorporaría de serie equipamiento solamente disponible como opción en las versión anterior del modelo y mejores prestaciones en su gama de motores, el coche sería sustituido a partir de 2011 por el Chevrolet Sonic, basado en la segunda generación del Chevrolet Aveo.

1998
Chevrolet Astra Mk I
PCT Collectibles/Salvat
Colección: Chevrolet Collection - Nº 43/70

La miniatura
En 2015, la editorial española Salvat a través de su delegación en Brasil lanzaría al mercado de este país una colección inédita basada en los modelos que Chevrolet vendería y produciría en el mercado brasileño desde los años 50. Las réplicas están fabricadas por PCT Collectibles y como muchos otro productos de la casa matriz de IXO Models, tienen unos acabados muy buenos sobre unos moldes correctos habida cuenta su precio. Como otros productos de este tipo, la miniatura viene en una peana expositora con urna de plástico acompañada por un fascículo en el que se describen datos técnicos del automóvil con detalles de su historia así como la de la trayectoria de Chevrolet en Brasil ilustrados con imágenes históricas, información detallada y curiosidades de la compañía.


Chevrolet Celta

El vehículo
El Chevrolet Celta, sería el primer modelo fabricado en la nueva planta de General Motors en la ciudad brasileña de Gravataí y sería presentado en el año 2000. Basado en la plataforma GM4200 del Opel Corsa B, el Celta sería concebido como un coche económico y bajo coste de mantenimiento de tres puertas con un motor delantero transversal de 1.0 litros y 60CV y tracción delantera con cuatro niveles de acabado: el básico Life que ni siquiera tendría dirección asistida o calefacción, Spirit que llevaría como elemento diferenciador los paragolpes pintados en el color de la carrocería, Super que incluiría entre otras cosas limpia parabrisas trasero con luneta térmica y Energy que montaría de serie frenos ABS entre otras características, incluyendo todas las versiones amortiguadores MacPherson y barra de torsión trasera. Para potenciar el carácter urbano del coche, la relación de marchas de la caja de cambios manual de cinco velocidades sería muy corta asegurando aceleraciones rápidas pero escasa velocidad punta.

Aun así, el Chevrolet Celta, o Suziki Fun como sería vendido en Argentina, sería un éxito con más de 100.000 unidades producidas en su primer año que llegarían hasta las 560.000 en 2005 después de que dos años antes se instalara un versión mejorada del motor que entregaría 70CV, se añadiera a la gama otro de 1.4 litros de 85CV y se incluyera una versión de cinco puertas. Tras su primer lavado de cara, en el que se modificarían los faros delanteros, la rejilla de l radiador y se cambiaría la posición de la matrícula trasera colocándola en el portón en vez de en el paragolpes, también se agregaría a la gama una variante sedán de cuatro puertas a la que se llamaría Prisma. También coincidiendo con esta renovación, se incluiría un nuevo motor de bio-etanol en la versión de menor desplazamiento y un kit todoterreno que se podía instalar en las distintas versiones del modelo.

A partir de 2011, y como parte de la política de Chevrolet a nivel mundial, las distintas variantes de acabado del Celta se sustituirían por la nomenclatura de letras combinadas: LS o básica, LT de rango medio y la LTZ como tope de gama. El pequeño compacto estaría en producción hasta 2015 después de vender más de 1.5 millones de ejemplares y sería remplazado por el Chevrolet Onix, basado en la plataforma de GM Gamma, o GM4300, común al Opel Corsa C, Opel Meriva A o el Chevrolet Montana entre otros coches producidos por las filiales de General Motors.

2000
Chevrolet Celta Super
PCT Collectibles/Salvat
Colección: Chevrolet Collection - Nº 34/70

La miniatura
En 2015, la editorial española Salvat a través de su delegación en Brasil lanzaría al mercado de este país una colección inédita basada en los modelos que Chevrolet vendería y produciría en el mercado brasileño desde los años 50. Las réplicas están fabricadas por PCT Collectibles y como muchos otro productos de la casa matriz de IXO Models, tienen unos acabados muy buenos sobre unos moldes correctos habida cuenta su precio. Como otros productos de este tipo, la miniatura viene en una peana expositora con urna de plástico acompañada por un fascículo en el que se describen datos técnicos del automóvil con detalles de su historia así como la de la trayectoria de Chevrolet en Brasil ilustrados con imágenes históricas, información detallada y curiosidades de la compañía.


Chevrolet Tahoe

El vehículo
El Chevrolet Tahoe es un SUV (Sport Utility Vehicle) de lujo hermano del GMC Yukon y el Cadillac Escalade que se estrenaría en 1994 como reemplazo del Chevrolet Blazer, fabricado hasta entonces como un modelo de tres puertas y que con el Tahoe, nombre tomado del lago del mismo nombre situado en la cordillera de Sierran nevada situada entre los estados de California y Nevada, pasaría a tener la opción de cinco puertas también, con la versión más larga denominada como Chevrolet Suburban, y equipados con tracción trasera o tracción en las cuatro ruedas.

Al estar fabricado como el Yukon y el Escalade sobre la misma plataforma, las distintas generaciones por las que pasaría el modelo serían exactamente las mismas y en los mismos años. Así la primera serie del Tahoe estaría en producción sobre la base de la plataforma GMT-400 hasta 1999, la segunda hasta 2006 utilizando la plataforma GMT-800, la tercera con la base GMT-900 hasta 2013, la cuarta saldría al mercado un año más tarde utilizando la plataforma GMT K2XX y en 2019 tendría su estreno la última serie empleando la plataforma GMT1YC, comunes para los próximos Cadillac Escalade ESV, Chevrolet Suburban y GMC Yukon XL.

A diferencia del Escalade, el Chevrolet Tahoe contaría con una oferta algo más amplia de motores y cajas de cambios en su primera serie. Entre los motores, estaría el V8 de 5.7 litros común con el modelo de GMC y Cadillac, así como una unidad diésel de 6.5 litros de capacidad con cajas de cambios automáticas de cuatro relaciones y una manual de cinco suministrada por ZF. En otros mercados como el mejicano o el brasileño, la oferta de motores sería distinta incluyendo motores de seis cilindros en línea de gasolina y diésel. A finales de 1999, la gama del Tahoe tendría una versión limitada más deportiva solamente disponible en color negro con los parachoques, los faldones laterales y la parrilla del radiador en el color de la carrocería y un sistema de frenos mejorado para subrayar el carácter deportivo del modelo.

La segunda serie del modelo llegaría en 1999 manteniendo la forma básica de la carrocería pero más redondeada. En esta generación, el cambio más notable estaría en un interior revisado para remarcar el aspecto de lujo del vehículo y los nuevos motores gasolina V8 de 4.8 litros con 275CV o un motor de 5.3 de 285 caballos, revisados posteriormente en 2004 para una potencia de 285 y 295CV de manera respectiva.

La tercera serie del Tahoe, presentada en otoño de 2005, sería mucho más angular y aerodinámica que la segunda generación. El interior también se modificaría con un tablero rediseñado, nuevos asientos y nuevos paneles de puertas, contando la versión básica con espacio para cinco pasajeros ampliables hasta siete con un tercer asiento trasero opcional. En el aspecto mecánico, los tres motores V8 que habría disponibles, dos de gasolina y un híbrido, contarían con la tecnología Active Fuel Management que activa y desactiva los cilindros de acuerdo a la carga de trabajo que sufre el motor, y como transmisiones habría para elegir cajas de automática de cuatro y seis velocidades para los modelos de tracción trasera y tracción total.

A partir del modelo del año 2007, la gama de motores quedaría en el conocido V8 de 5.3, que en esta serie elevaría su rendimiento hasta los 300CV, y el nuevo de 6.2 litros de 395 caballos de fuerza. De manera significativa, el nuevo sistema de gestión de combustible traería una mejora en los consumos a pesar del aumento de potencia, llevado el consumo medio de 12,4 litros a los 100 kilómetros a 11,2, unas cifras más que aceptables para un motor de gasolina que mueve un vehículo de casi dos toneladas y media en servicio.

La versión híbrida del vehículo ofrecería un motor V8 revisado con una cilindrada de 6.0 litros una potencia máxima de 332CV con dos motores eléctricos de 60 kW que son alimentados por una batería de 300 voltios colocados debajo del banco del asiento trasero. Hasta una velocidad de 45 km/h, el Chevrolet Tahoe solamente funcionaría con energía eléctrica y arrojaría un consumo medio de 10,7 litros cada 100 kilómetros. A partir del modelo de 2010, el motor V8 de 5.3 litros con una potencia máxima de ahora 326CV, 320 desde el primer modelo de la serie se ofreciera para ser utilizado con combustible E85, mezcla de etanol y gasolina.

En 2013, se presentaría la cuarta generación del Chevrolet Tahoe que, hasta 2018, se ofrecería con los V8 de 5.3 y 6.2 litros con la tecnología EcoTec3 con 355 y 420 caballos de potencia respectivamente con cajas de cambios automáticas de seis y ocho velocidades y un rendimiento excepcional para un vehículo de estas caracterizaras. Por ejemplo, la unidad de 5.3 litros acoplada a una caja de seis relaciones acelera de 0 a100 km/h en tan sólo 7,7 segundos, mientras que la de 6.2 litros y la transmisión de ocho marchas lo hace en 6,8, estando la velocidad máxima limitada en los dos casos a 180 km/h.

Estos dos motores pasarían a formar parte también de la quinta serie del Chevrolet Tahoe que traería como novedad el regreso de una motorización diésel, en este caso un motor de seis cilindros en línea de 3.0 litros con turbocompresor e inyección por raíl común que entrega 277CV, siendo para las tres opciones de motorización la opción de única transmisión automática de diez velocidades. Asimismo, y por primera vez en el Tahoe, la suspensión de eje rígido en la parte trasera se cambiaría por un sistema multibrazo, creando de esta manera una menor distancia al suelo e incrementando el espacio para pasajeros y carga.

2000
Chevrolet Tahoe
Cararama
Referencia: 51050

La miniatura
Cararama es la línea económica del grupo chino Hongwell, quien también fabrica las miniaturas de Abrex (Škoda) y Motorart (Volvo). Las reproducciones vendidas como Cararama son tremendamente populares entre los coleccionistas de todo el mundo muchos de los cuales se organizan con en clubes repartidos a lo largo y ancho de los cinco continentes. A escala 1/43, la producción de Cararama es muy variopinta e incluye modelos clásicos de los años 50 y posteriores hasta modelos más recientes de diversos fabricantes mundiales como Alfa Romeo, BMW, Peugeot o Toyota entre muchos otros, además de coches todoterreno, furgonetas y las enormes camionetas americanas. También ofrece a escala 1/43 multitud de vehículos de servicios de emergencias de diversos países europeos, algunos de los cuales posteriormente serian utilizados en varios coleccionables dedicados a esta temática en Italia y Rusia. Entre las miniaturas de bajo precio, sin duda Cararama es la que ofrece una mejor calidad general en sus acabados con unos moldes muy correctos con terminaciones y detalles suficientes como para rivalizar en ocasiones con miniaturas mucho más caras lo que las convierte en una gran adición a cualquier colección.