Ferrari S.p.A.
Canadian-American Challenge Cup

De no haber sido por el pedigrí competitivo de los coches fabricados por Enzo Ferrari, su presencia en la Can-Am hubiera pasado totalmente desapercibida. No es que Ferrari no se tomara en serio el campeonato o prefiriera otras competiciones donde sus vehículos brillaban con fuerza, de hecho dedicaría recursos suficientes para fabricar dos prototipos exclusivos para el mismo, simplemente los motores de gran desplazamiento que se usaban en la Canadian-American Challenge Cup, y a los que Ferrari era ajena en esa época, se probaron demasiado complicados para ponerlos a punto por parte de los ingenieros de la marca del caballo rampante.

Los primeros pasos de Ferrari en la Can-Am los darían el mejicano Pedro Rodríguez y el estadounidense Charlie Kolb en la carrera de Bridgehampton de 1966, segunda prueba puntuable del recién estrenado campeonato, uno presentado por el equipo oficioso de Ferrari en el país, el North America Racing Team (N.A.R.T.) del triple vencedor de Le Mans Luigi Chinetti y el otro por el equipo del expiloto de Fórmula 1, Rob Schroeder. Ambos disputarían la carrera con un Ferrari Dino 206 S y ninguno llegaría a ver la bandera a cuadros, Rodríguez porque perdería una rueda durante la carrera y Kolb porque rompería el motor de su Dino.

El mejicano regresaría ese mismo año a Laguna Seca, carrera que se disputaría a dos mangas, y, aunque terminaría la segunda en la 14ª plaza, la suma de sus tiempos le dejaría fuera de la clasificación al haber abandonado en la primera ronda. N.A.R.T., inscribiría el coche de nuevo para la última carrera del año en el circuito de Las Vegas, pero Pedro Rodríguez no lograría el tiempo suficiente para calificarse para la prueba.

Accidentes aparte, el motor del Dino 206 S, el Ferrari V6 de 2.0 litros, nada podía hacer frente a los V8 de mayor desplazamiento de Ford y sobre todo Chevrolet por lo que para la campaña de 1967, y N.A.R.T. pondría en pista un Ferrari 412 P para Ludovico Scarfiotti, vencedor con Ferrari de las 24 Horas de Le Mans de 1963, con el que sería séptimo en Bridgehampton y abandonaría en Mosport tras un accidente causado por un pinchazo.

Este nuevo abandono supondría el fin del apoyo del equipo de Chinetti a la Can-Am, cuyas operaciones serían tomadas por Bill Harrah, empresario de casinos en Las Vegas y multimillonario aficionado a los coches además de importador de Ferrari para la Costa Oeste, que montaría el equipo Modern Classic Motors para seguir compitiendo con Chris Amon, también vencedor con Ford de la prueba de resistencia francesa en 1966, y Jonathan Williams, para los que prepararía un Ferrari 330 P4 con el que Chris Amon sería quinto en la carrera de Laguna Seca de 1967, octavo en Riverside (donde Williams sufriría un accidente en su primera carrera con el coche) y ambos abandonarían en la última carrera del año, Amon tras sufrir una colisión con otro coche a falta de cuatro vueltas y Williams después de una piedra se colara en los colectores de admisión durante la vuelta de formación.

Durante el resto del año y hasta bien entrado 1968, los ingenieros de Ferrari trabajarían a destajo para poner a punto el primer prototipo exclusivamente fabricado para la Can-Am, el Ferrari 612 CanAm, también conocido como 612 P, que albergaría un motor de 6 litros y doce cilindros, de ahí su nombre, para hacer frente a los V8 de Chevrolet. La puesta a punto del motor sería más complicada de lo esperado y esto haría que durante la primera parte del campeonato, la única presencia de Ferrari sería con un reconvertido 330 P4, llamado 350 CanAm en la serie, que Ferrari construiría para N.A.R.T. en 1967 antes de que el equipo decidiera abandonar el campeonato.

El equipo de Chinetti inscribiría el coche en las dos primeras carrera del año pero a pesar de las mejoras introducidas por el fabricante italiano y de contar de nuevo con Pedro Rodríguez al volante, el coche solamente sería bueno para ocupar la 15ª plaza de la clasificación a cinco vueltas de distancia de los McLaren, absolutos dominadores del campeonato, en Road America y sufrir un nuevo accidente en Bridgehampton. Para ver al 612 CanAm en pista habría que esperar hasta la última cita del calendario, el circuito Stardust de Las Vegas, donde Chris Amon calificaría noveno y durante la carrera no llegaría ni a completar la primera curva pues tras ser empujado por el Chaparral 2G de Jim Hall, los colectores de admisión se le llenarían de arena haciéndole imposible arrancar el coche de nuevo.

En 1969, Ferrari introduciría varias mejoras en el 612 que finalmente comenzarían a hacer del coche un aspirante a ganar alguna carrera. De nuevo con Chris Amon al volante, Ferrari lograría los mejores resultados de su breve historia en la Can-Am con un segundo puesto en Edmonton y sendos terceros en Watkins Glen y Mid-Ohio. No sería este el único Ferrari en la pista, pues N.A.R.T. volvería a contar con Pedro Rodríguez para la carrera de Bridgehampton en la que esta vez sí llegaría a ver la bandera a cuadros después de terminar en la séptima posición.

1970 sería un año de transición para el constructor italiano mientras ponía a punto su segundo prototipo de la Can-Am, el Ferrari 712 CanAm, siendo ese año la representación en la parrilla de salida sería un Ferrari 512 S pilotado por Jim Adams para un equipo privado y el que pondría en pista la propia Scuderia para Mario Andretti en Watkins Glen donde terminaría quinto, mientras que Adamas lograría el mejor resultado del año después de terminar cuarto en Donnybrooke.

El esperado Ferrari 712 CanAm, el prototipo de Ferrari con el motor de mayor desplazamiento nunca antes construido por la compañía, sería en realidad una modificación del chasis del 512 S de Adams, y tendría un prometedor estreno con un cuarto puesto en las manos de Andretti en la prueba de Watkins Glen en un campeonato en el que varios 512 M disputarían varias carreras siendo el mejor el del suizo Herbert Müller que colocaría su Ferrari en la cuarta plaza de la prueba de Mid-Ohio.

Ambos modelos, el 712 CanAm y el 512 M, continuarían participando esporádicamente en varias pruebas del campeonato hasta 1974 sin llegar nunca más alto del cuarto puesto y sin poder calificar en varias carreras. De esta etapa, solamente otro cuarto puesto logrado por el francés Jean-Pierre Jarier con el 712 en la carrera de Road America de 1972 y otro conseguido por Herbert Müller en su Ferrari 512 M en el circuito de Road Atlanta en 1974, verían a un Ferrari con relativas opciones a la victoria y de manera última servirían como punto final a la historia del fabricante italiano en la Canadian-American Challenge Cup.

Más miniaturas e información de Ferrari en las siguientes secciones


Ferrari 612 CanAm

El vehículo
Como parte de su implicación en el mundo de la competición que tantos éxitos y renombre le daba a sus productos, Enzo Ferrari pondría también sus ojos en la Can-Am. Tras participar con sus ya conocidos prototipos con los que competía en el Campeonato Mundial de Automóviles Deportivos (WSC), en 1968 el fabricante italiano daría un paso más allá y comenzaría el diseño de un prototipo especialmente diseñado para el nuevo campeonato, el Ferrari 612 CanAm también conocido por 612 P, significando la P un prototipo al igual que aquellos construidos para la WSC, y que vendría a sustituir al 350 CanAm basado en el P4.

El 612 CanAm sería esencialmente una versión más potente de su predecesor obteniendo su nombre del motor: seis cilindros y 12.0 litros de desplazamiento con disposición V12 con doble árbol de levas y cuatro válvulas por cilindro, capaz de enviar 620CV al tren trasero mediante una caja de cambios de cuatro marchas, estaría montado en la parte trasera sobre el mismo eje y que resultaría en un gran quebradero de cabeza para los ingenieros de Ferrari que no tendrían el coche a punto hasta la última carrera del año, la del circuito Stardust de Las Vegas.

El coche estaría fabricado con un chasis tubular de acero con refuerzos de aluminio remachados a la estructuras principal sobre la que se montaría una carrocería de fibra de vidrio. Las suspensiones del 612 CanAm serían independientes en las cuatro ruedas montando trapecios transversales con muelles helicoidales, amortiguadores telescópicos y barra estabilizadora rematando el conjunto que unía el coche a la carretera con frenos de disco en las cuatro esquinas del coche además de un enorme alerón situado por detrás del piloto.

Para la única carrera en la que el Ferrari disputaría en 1968, Ferrari contaría con su piloto estrella en la Fórmula 1, el neozelandés Chris Amon que no pasaría mucho tiempo en el coche, pues tras darse la salida sería golpeado por el Chaparral 2G de Jim Hall acabando en la arena. Mejor resultado ofrecería el coche en 1969 donde de nuevo con Amon al volante, éste lograría una segunda plaza en el circuito canadiense de Edmonton precedida por un tercer lugar en la carrera de Watkins Glen y otra tercera posición que lograría más tarde en Mid-Ohio, abandonando en cinco carreras debido a fallos del motor y siendo descalificado en Riverside por adelantarse en la salida, siendo el coche sustituido a partir de 1970 por el nuevo Ferrari 712 CanAm.

1968
Ferrari 612 CanAm #23
Chasis: 0866
Motor: Ferrari 6.3L V12
Modern Classic Motors
Chris Amon
Canadian-American Challenge Cup
-/0 Puntos
IXO Models/Fabbri
Colección: Ferrari Racing Collection Nº 37/70

La miniatura
Esta miniatura pertenece al coleccionable italiano publicado por la editorial Fabbri y vendido a través del periódico deportivo italiano La Gazzetta dello Sport. Esta colección se puso a la venta en septiembre de 2011 y ofrece los modelos más representativos que han hecho de Ferrari uno de los mayores triunfadores en los circuitos de todo el mundo. Los modelos son fabricados en China por IXO Models, bajo licencia de Hot Wheels. Como muchos de las miniaturas que se venden en este tipo de coleccionables, ofrece una muy buena relación calidad/precio, aunque tiene menos detalles que los mismos modelos vendidos en tienda y que son, lógicamente, más caros.